7 de julio de 2020

Underground Cap 316


Un día de paz, un día sin aventuras. Josef quería darse ese lujo. Había escuchado en las tertulias de contén que cada persona del barrio tenía sueños. Uno quería unos tenis NIKE que él ni sabía que era eso. Zapatos, eran zapatos, todos tenían suela y cubrían el pie, pero esta persona decía que tenían que ser de una marca, otro quería una cadena de oro ¿Para que servía eso? En su mente analógica pensó que tanto luchar para quitarse cadenas y algunas personas querían ponérselas. Otros soñaban con irse de Cuba y poder vivir normalmente como cualquier otra persona del mundo, de su trabajo, esto sí llamó la atención de Josef. Tampoco sabía lo que era esto. ¿Resulta que en algunos lugares uno iba a trabajar de lunes a viernes y con eso cubría sus gastos vitales? ¿Como podría ser posible? No le pasaba por la cabeza, ¿Sin policías decomisándote las herramientas? ¿Sin tener que meterse en lugares de manera ilegal? ¿Sin tener que robar cosas de empresas del estado para sobrevivir? No le cabía en la cabeza. Incluso habiendo sobrevivido de sus habilidades como pescador, chapista o mecánico, siempre tuvo que ser ilegal todo. Siempre mirando por encima del hombro los vecinos frustrados que eran miserables y desnutridos, pero aún así le llamaban a las autoridades, siempre esperando algún policía corrupto buscando su mordida, que a veces tuvo que pagar sin remedio y tragar la bola de espinas de la soberbia y los instintos criminales.

Por unos breves momentos voló su mente a otro país, seguro hablarían un idioma distinto y a él que ni le gustaba ni podía hablar, eso sería un problema, pero quizás a cambio de vivir en paz estaba bien. Aunque un susto terrorífico le vino a la mente. ¿Y si todo era monótono por el resto de sus días? ¿Y si no podía ir a respirar el mar cuando quisiera?

- Josef ¿y a ti que te gustaría tener?...

¿Y si tenía que dejar de soñar porque ya todo estaba resuelto? Le era difícil imaginarse como esas familias estables, muy escasas en Cuba, que tenían hijos, carro y perros. Conocía un médico que era así, le vendía pescado regularmente. El médico era una entrañable y cariñosa persona que a veces se portaba con Josef como un padre y esto a el no le gustaba mucho. Una vez, ya de noche lo invitó a comer a su casa y fue tan insistente que Josef accedió. En una larga mesa de una de esas casas lujosas de Miramar se sentaron varios familiares. Una señora mayor, tres niños de diferentes edades y el médico y su esposa. Cuando Josef vio copas y varios cubiertos comenzó a sentirse como si se ahogara, dijo que se sentía mal y que tenía que irse. Nunca sabe por qué, pero hasta el sol de hoy, sentarse en una mesa a comer con más personas lo agobia enfermizamente y por más que trate, siempre termina sufriendo una ansiedad descontrolada en la que se la pasa mirando las ventanas y las puertas como vía de escape urgente.

- ¿Josef? ¿Y a tí que te....?

A veces agradecía a las personas que fueran frías con él. No le gustaba que lo cuidaran o se preocuparan mucho. Agradecía en silencio que sus padres ni se preocuparan mucho aun cuando él se desaparecía a veces por semanas en sus campañas aventurezcas en selvas a muchas horas de camino de casa. Ni siquiera consideraba la casa, su casa. Dormía más feliz en el frío muro de la costa de la calle 12, poco después del teatro Karl Mark y el ruido de las olas de los yakis que eran un somnífero encantador. Dormía a veces sobre la tierra, dentro de barcos destartalados. Se escondía y camuflaba como una especie defensiva y confiada a la vez. No había nada que robarle, no hay nada por lo que no hubiera pasado ya.

- ¿Josef? ¿A ti...?

Sin embargo, no podía imaginarse sin vivir el lujo de ver el amanecer, no tenía explicación ni creía en nada pero cada día daba gracias. El olor de lluvia, no importaba si estaba entripado en agua, el olor de la hierba, de la tierra. No podía imaginarse sin nada de eso. Es como si hubiera vivido una eternidad sin estos privilegios y ahora fueran vitales. Podía estar horas mirando y contando olas, cada una distinta, cada una vista por una sola vez para siempre como una huella digital marina, una sola entre millones de años.

- ¡Josef COJONES!!!

Subirse a una mata a comerse un mango, ¡que premio! Mirar desde la mata como pasaban las personas por debajo como hormiguitas en formación. Nunca supo por qué las personas cuando caminan no miran arriba. El siempre estaba mirando a todos lados, arriba y abajo, en su eterna exploración había descubierto tantas cosas. Cuando hablaba con alguien no dejaba de mirar en derredor, la gente se molestaba, pero el podía oír y seguir grabando con su memoria, su escasa y quemada memoria que aun no sabía lo que le esperaba, no sabe por qué la gente al hablar necesitaba que los miraran, en unos segundos ya el reconocía el rostro. ¿Por qué no usar ese penoso momento de estar oyendo algo que no le interesaba, para seguir explorando aunque fuera un lugar conocido? ¿Por qué la gente quería ser observada mientras hablaba? Nunca entendió la gente, ni el planeta, ni nada.

- ¡Josef asereeee!!! ¿Que cojones quisieras tener? ¡Estamos hablando de eso!
- Un día de paz...

Los aseres quedaron desencantados. desperdiciar un sueño era como tener la llave de un cofre y tirarla al mar sin haberlo abierto. Ya que en la vida real nadie tenía ningún sueño cumplido, ¿Cómo desperdiciar tenerlo en la ilusión colectiva? Lo miraron como si hubiera sido irrespetuoso, pero Josef siguió sin contacto visual alguno como si hablara a seres transparentes.

- Un día de paz... un día sin tener miedo, sin pensar que me van a meter preso...
- ¡¡O sin morirte!! - Espetó uno de la audiencia con más gesticulación que palabras.
- ¡Na! Morirme me da igual, lo que me aterra es volver.

De mala gana se disolvió el grupo casi culpando a Josef de haber roto la nube de ilusiones colectiva con su laconismo maleducado y fuera de entorno. Pero en su mente, seguía sobre esa mata de mangos, era una mata de mangos bonitos, amarillos y redondos. Era de un patio de su casa imaginaria, por lo que no tenía que estar asustado de perros ni de dueños. Estaba en paz y no quería bajar de ahí. No había sido maleducado, solo que en su ilusión estaba solo, sin cargas ni tensiones, solo debería comerse unos mangos e irse a una costa imaginaria también, infinita y solitaria. A lo lejos habría centellas pero no habría frío. Las olas eran acompasadas y la arena tibia, no impecable. Con caracoles y piedras que explorar sus fórmulas geométricas mágicas, con maderos secos a cada rato, esculpidos por las olas en sus días malos. Con ese olor de algas descompuestas en oleadas de un viento suave y cálido también.

- ¡ Ya sé que quiero!! - Dijo de manera explosiva, pero estaba solo en el contén, ya había anochecido y todos se habían largado a sufrir por sus ilusiones. Josef se incorporó y decidió irse a la cama, a ver si tenía suerte y esa ilusión que había tenido le venía en sueños. Revisó su cartera y tenía 15 dólares estrujados que habían visto mejores días. - ¡No voy a hacer ni cojones mañana! ¡NADA! ¡Mañana voy a tener un día de paz!- Se juró a sí mismo como si en ello le fuera la vida. - ¡Un puto día de paz!

A lo lejos oyó la voz de su madre despertándolo. Pensó que era el otro día ya y no sabía por qué absurda razón lo despertaban, pero por las persianas no entraba luz. Deseó por todos los medios que lo estuvieran despertando dentro de un sueño para caminar por su mar figurado, pero el vapor de las cazuelas de agua que la madre ponía a hervir cada noche para tomar agua al otro día y su olor a magnesia y calcio, le arrancó la ilusión como la página de un almanaque. Se incorporó de un tirón pero trató de controlar su voz. Siempre respetaba a su madre por encima de todo y además no le gustaba tensarla, ya bastante tenía con lidiar con las cosas diarias. Ella si que nunca había tenido un día de paz.

Al mirar su reloj CASIO, vio que no era poco más de la medianoche. Se lamentó de haber ido a dormir a su cama. Como siempre, hubiera estado mejor en algún bote o en la costa de la puntilla. En su aturdimiento aun no sabia que pasaba pero la madre le susurró bajito que lo buscaba un tipo sin nombre que le decían el Animalayo. Le decían así porque una vez, usando una herramienta le había caído una limalla de metal en un ojo y el fue gritando hasta el hospital que le había caído una animalaya, así que se le quedó el nombre, nunca se supo su nombre real.

El Animalayo era un hombre con una cara horrible de criminal, tenía el pelo castaño y largo por los hombros y una nariz de garfio, era el representante de la fisonomía de un pirata sanguinario y siempre andaba sin camisa. Los policías le temían y no se metían con él. Pasó muchos años en prisión, nunca nadie preguntó, pero se veían esos tatuajes irreconocibles hechos con cordón de zapatos y tinta china, no obstante, el Animalayo era una buena persona. Albañil, siempre estaba trabajando y su sueño era poder comprar un cuarto en un solar, para poder traer a sus hijos de Camaguey a vivir con él. Siempre estaba trabajando y no bebía, apenas comía, no paraba en su meta. Se llevaba bien con Josef como todos, estaba loco como todos y era un salvaje noble como la mayoría.

- ¿Pingaeh Animalayo pa que me despiertas a estas horas!

El Animalayo también tenía los ojos muy redondos y prominentes como el Igor de la película del joven Frankestein. Quien no lo conociera se asustaba de verlo, una mole de músculos con su cara de loco y nariz de garfio. También era difícil entenderlo, porque era tan efusivo y desesperado hablando, que generalmente balbuceaba o ladraba como si estuviera insultado. Por muy amable que fuera, siempre parecía insultado.

- ¡¡Josef!! ¡¡Coge tus caretas y tus tanques que encontré un tesoro!! ¡¡VAMOS!!!

Josef frunció el ceño con desconfianza, trató de oler a ver si era alcohol, siempre había escuchado que quienes no bebían nunca, cuando lo hacían se ponían peor que todos, pero no detectó nada. El Animalayo lo sacudía por el hombro como si hubiera visto un diablo y aunque Josef en su abstracción comunicativa de oído selectivo ya no oía nada, le seguía impresionando a cámara lenta la efusividad y los ojos queriéndose salir de las órbitas del Animalayo.

- ¡A la mierda el día de paz!...-  pensó - Y este día empezó temprano -  se dijo muy bajo mirando el reloj que parecía detenido en poco después de la medianoche. A lo lejos se oían los televisores de algunos vecinos en el mismo canal viendo algo que se llamaba Prismas y ponían a la medianoche una música tétrica acompañada de algún cortometraje interesante. Su madre seguía en la cocina, así que agarró un equipo de buceo y las llaves del carro, el Animalayo al fin se calmó un poco de su efusividad incómoda y tenía una sonrisa de placer.

- ¿Sabes cual es mi sueño Josef? Encontrar un tesoro. Con un tesoro me compro un cuarto y puedo traer a mis hijos conmigo, mi niña ya tiene 6 y el varón 11 quiero enseñarlos a trabajar y ser buenos, no quiero que hagan lo que yo hice... - Hizo una pausa pero Josef no preguntó, normalmente la gente preguntaba, pero Josef solo lo miró de reojo y frió un huevo de mala gana. Le había arruinado su día de paz. Para un día que tenía una ocurrencia no peligrosa, para un día que decidió lo que nunca había tenido, pero estaba a su alcance y ni habían avanzado 3 minutos de ese nuevo día y ya estaba metido en una aventura en rumbo desconocido y sin explicación más que la ausencia de cordura de cualquiera a la que él estaba condenado a unirse sin protestar. Haber pedido un día de paz era como haberle dicho al universo lo contrario, pero tampoco podía resistirse. Su Huckleberry Finn interno no le permitía abstraerse de ninguna posible aventura y más si estaba involucrado buceo, tesoro! ¡Maldito Samuel Langhorne Clemments!

El Animalayo le indicó doblar por línea, dirección este, en la calle 12 hacer una izquierda y parar en la esquina en un edificio en construcción que llevaba pendiente de ser terminado por más de diez años y abandonado. Unos guardias de seguridad vestidos de pantalón marrón y camisa mas clara abrieron unos portones y el Animalayo indicó que debía entrar a esa obra. Josef dudó y de paso maldijo, porque rayos cualquier persona a cualquier hora podría arrastrarlo a alguna cosa descabellada, surrealista e impredecible, porque era tan débil o por qué lo deseaba tanto.

Miró por el retrovisor a los guardias cerrando el portón con candado y no imaginaba porqué se habían detenido ahí. Pensaba que quizás el Animalayo habría ido a comprarle la merienda a los guardias que la vendían a 20 pesos, o a comprar gasolina para el viaje, pero nada cuadraba. Este estaba tan excitado que daba brincos cual niño llegando a una tienda de juguetes, decía los nombres de sus hijos una y otra vez y si no fuera por el laconismo de Josef ya aquello hubiera acabado mal. Nada encajaba.

- Es aquí! - Dijo el Animalayo en una sonrisa de oreja a oreja. Se bajó del carro como un resorte y fue por la puerta del conductor lleno de alegría - ¡Bájate Josef! Es aquíiiii  !!!

Josef bajó sin decir palabra, no se movió hasta que no regresaron los guardias del portón. Ambos eran de raza taína, altos y delgados. Parecían muchachos recién emigrados del oriente de Cuba, pero con sus ropas impecables y una educación no acostumbrada por los locales.
Le dieron la mano a Josef sin mucho protocolo y le señalaron sin hablar, un agujero redondo en la piedra caliza amarillenta de una excavación, al parecer por la obra del edificio, que parecía una especie de cráter gastado de la luna. Por el ancho, probablemente cabría un carro si se cayese por ahí de nariz. Josef miró al Animalayo sin expresión en la cara y este a lo lejos gritaba - ¡Un tesoro Josef! ¡Un tesoro!!

Josef miró a los muchachos guardias e iba a comenzar un pensamiento del tipo, o me cuentan esto desde el principio o me voy pal... Pero los guardias se adelantaron y comenzaron la explicación.

- Él trabaja aquí... - Dijo señalando al Animalayo que hacía un baile tribal, a saber de que planeta, alrededor del agujero - Esta obra lleva parada como 10 años porque piensan que el edificio se va a hundir, después que descubrieron ese hueco y dicen que es el techo de una caverna...

La palabra caverna, despertó a los demás Josef interiores que comenzaron una conversación inesperada

- Ves porque te digo que hay que venir a las aventuras sin preguntar tanto, estos son los momentos por lo que vale la pena.
- Bueno, no siempre sale bien, según mis cálculos, mas del 70% acabamos heridos, presos, a punto de ahogarnos, disparados etc etc etc
- ¡No sea zoquete! Un momento de aventura vale por todos los pesares!!

Josef no sabia a quien de las voces darle la razón. En los milisegundos que eso sucedió, ya el Animalayo le estaba sacando los equipos del carro como un ayudante serio y profesional, se dispuso a ayudar a Josef a ponerse el traje isotérmico, pero Josef le pidió que se sentara tranquilo y lo dejara concentrarse.

En pocos segundos los guardias habían traído varias lámparas múltiples de esas de la construcción y alumbraban el boquete que en serio era algo completamente anormal.

Una fina llovizna adormecía la noche con sus gotas a través de los focos amarillentos y potentes que iluminaban el extraño agujero. En menos de 20 minutos ya Josef parecía un explorador marciano, con sus tubos y su traje de neopreno. Unas cuerdas embarradas de cemento seco le sirvieron para descender hasta lo que el pensó que era un charco de agua común y corriente pero al esta dentro y encender su linterna de 8 pilas descubrió que en realidad se encontraba en un universo fluvial, ya que el agua era dulce e impecable. Trató de no moverse mucho pues tenía experiencia en cuevas, cuando uno levanta el sedimento, se queda con visión cero, pero hasta lo largo que alcanzaba el rayo de luz de su linterna se veía que había mucha más distancia para explorar.

Enseguida, una de las voces interiores comenzó a repasar medidas de seguridad, por suerte, no tomó el mando la voz aventurera e irresponsable. Parece que todos sus seres interiores sabían lo que hacían, si no, no hubiera llegado a contarlo.

Tenía un carrete de nylon de pesca de dos milímetros de grosor y le dijo al Animalayo que le amarrara una punta en uno de los grupos de cabillas de la obra incompleta. Abrió su tanque y se dispuso a explorar aquella inusual piscina, tenía hermosas paredes y techos de proyecciones cársicas cristalinas, como diamantes. Josef pudo comprobar que en efecto, era un gigantesco salón probablemente de 50 metros de diámetro por unos 4 metros de altura que transcurrían por debajo de la base donde se estaba construyendo el edificio. Pero al acercarse a las paredes de este salón notó que cerraban con columnas de prehistóricas estalactitas gigantes y entre ellas se podían ver salones contiguos, probablemente más grandes aún. Entre las rendijas de las estalactitas metió su linterna y a la primera ojeada, se dio cuenta que en dirección norte iba profundizando, como al contrario, en dirección sur llevaba hasta una especie de bóveda, campana donde se podía respirar una burbuja de aire que probablemente estuviera atrapada ahí por millones de años. Josef no notó ningún ser vivo en el interior de esa cueva ni nada de salinidad, por lo que es probable que estuviera por encima del mar y no comunicada con este. Las luces daban un espectáculo interesante entre el amarillo de la caliza, el verde del musgo y los cristales colgando. De pronto se dio cuenta que se le había acabado el carrete de nylon y estrictamente se prohibió a sí mismo seguir un metro más sin cuerda guía. El sabía que, en menos de un segundo podría desprenderse alguna placa del techo con las mismas burbujas de su tanque y se quedaría ciego si hubiese un levante de sedimento o podía perder el rumbo si alguna corriente lo sacaba de su camino así que decidió regresar.

En el boquete, el Animalayo y los dos guardias estaban muertos de curiosidad. Entre los tres, ayudaron a Josef a salir del cráter y no hablaban esperando por lo que Josef les pudiera contar. El animalayo no cesaba de dar pequeños brincos pero también mantenía el silencio denso, unido al silencio total de la ciudad sin combustibles. La noche lluviosa y rojiza, dejaba de vez en cuando que unas centellas iluminaran el paisaje lunar. Josef, sin decir palabra, metió todos los equipos en su carro, se secó como pudo y se puso su ropa de vuelta. Se sentaron en una especie de oficina abierta en la construcción y seguían todos en silencio.

Josef decidió romper el sonido de los grillos. Le quitó un cigarro al Animalayo y lo encendió a lo Humprey Bogart. Tenía frío y pensó que esto lo ayudaría en algo, cuando en realidad empeoró todo con el sabor horrible, no obstante siguió adelante entre calada y calada soltaba algunas frases.

- Este edificio no se lo ha tragado la tierra porque dios es grande...

Los guardias abrieron los ojos y se pararon fuera del techo, no les importaba mojarse, si que les cayera una obra a medio hacer en la cabeza.

- ¿Que más viste? ¿Cuán profundo es? - El Animalayo estaba serio y fascinado a la vez.
- Debajo del edificio hay una salón abobedado, pero alrededor hay mas y más salones así. Solo llegué hasta donde se me acabó el nylon y ese carrete tiene unos 200 metros creo.
- Ñó pinga Josef, y que más!
- Si crees que había una tesoro, no lo hay. Es solo una burbuja fluvial paleolítica típica del oeste de Cuba.
- ¡Como que no? ¿Cuanta agua había ahí Josef?
- No lo se, bastante, ni a jodía llegué a verlo todo, me hace falta más aire, más cuerda y más luces. Voy a buscar todo eso y mañana le caemos.

El Animalayo tenía cierto brillo en los ojos, por el contrario, a Josef se le habían caído las alas del corazón. Hubiese preferido que fuera cualquier charco pluvial pequeño, pero había descubierto una obra de arte prehistórica en medio de una ciudad donde esas cosas no importan porque la gente está centrada en la supervivencia.
Se fue a su casa y no tuvo el día de paz. Ni siquiera pudo dormir. Al otro día intentaría ir a la academia de ciencias a ver si recababa algún apoyo para la investigación de ese tesoro geográfico, pero perdió su día. Todo estaba paralizado en Cuba, las cosas vitales no sucedían, menos iban a suceder las pasionales. Al volver a su casa el Animalayo lo estaba esperando. Josef al verlo desde lejos estaba preparando una excusa. No quería investigar más ni ser cómplice de la destrucción inminente que le vendría a ese tesoro natural. Aun recordaba, en playa Girón, cuando por casualidad había descubierto una corriente subterránea de la cual emergían unos Artrópodos que ya se creían extintos en Cuba, llamados cacerolas o Horse Shoe Crab en inglés él (Limulus polyphemus). Su alegría al encontrar esos especimenes que la gente confundía con crustáceos marinos duró poco cuando los locales, en menos de tres segundos ya los habían metido a hervir en cazuelas y se los estaban comiendo pensando que eran un tipo de cangrejo.

El Animalayo se veía feliz y le entregó un sobre a Josef con euforia. Josef preguntó y este estaba que reventaba por contarle.

- ¡El tesoro Josef! ¡El tesoro que descubrimos!
- ¿Que tesoro?
- ¡El agua asere, en la Habana no hay agua!

Josef quedó más anonadado aun, hizo el gesto de no entender, pero el Animalayo ya tenía eso previsto.

- ¡El agua! Desde aquel día las pipas (Camiones cisternas) no dejan de sacar agua de ahí. Nos pagan a 100 pesos cada pipa entre tu, yo y los dos guardias de la obra vacía, aquí te puse 1500 pesos y vendrá más y el agua ni baja asere!! ¡Esa agua es infinita!!
- ¡¡PERO!! - Josef se estaba escandalizando por lo que parecía una gran locura- ¿Qué hacen con esa agua Animalayo? ¿La gente se está tomado eso? ¿Y Si esta contaminada? - El animalayo ya había pensado en eso, y en tener una respuesta lista para Josef.
- ¡Asere! ¡Que contaminación de que pinga! Si el agua que te sale de la pila está inundada de aguas negras del basurero de Cayo Cruz que se filtró a la cuenta hidráulica del acueducto y por eso todo el mundo tiene dengue y cólera y el diablo y la capa. ¡Estamos mil veces más seguros que el agua de ese pozo es más limpia que la que te sale del la pila!!

Eso pudiera tener lógica, pensó Josef. La gente que bebía de los pozos por lo general era agua más saludable que la del acueducto. No conocía  nadie que bebiera agua de la pila que no estuviera inundado en parásitos, recordó que su mamá cada noche hervía sendas cazuelas de agua para tener para tomar al día siguiente. Eso si, quedó anonadado de la explicación que le dio el Animalayo, jamás pensó que pudiera articular una idea así tan seriamente, además de asombrarse por su creatividad empresarial.



- ¡Coge el dinero Josef! que niño que no llora, no mama!
- ¡Asere!..
- ¡Que coja el dinero cojone! Ya tu parte está hecha. Ni pases por ahí, porque cuando se den cuenta de donde los piperos están sacando el agua limpia va a pasar algo malo, tu sabes que aquí con cada buen paso, viene una mala consecuencia.
La frase se le grabó a Josef como un tatuaje en la memoria " tu sabes que aquí con cada buen paso, viene una mala consecuencia" Tenía que irse en algún momento. No es posible vivir en un sitio donde cada buen paso sea penado, sea blanco de represalias. Ese sitio no era normal, pero dejaría la angustia de planificar su emigración para más tarde. Contó el dinero, esos 1500 pesos le vinieron de maravilla, por lo pronto, cada noche veía una fila de pipas desfilando y extrayendo agua de la esquina de 12 y línea. Decidió irse al Río Canímar en Matanzas a vivir unos días aislado en la selva, necesitaba conectarse a tierra, descargar las tensiones, las paranoias y las tristezas.

Al volver a los diez días mas o menos, el Animalayo le contó que los habían descubierto, los habían metido presos una semana y habían vertido mas de 200 hormigoneras de cemento en ese sitio hasta que consiguieron hacer firme debajo del edificio y reiniciar su construcción, trató de darle a Josef más dinero pero no lo aceptó, prefirió que lo usara en su propósito de traer a sus hijos. Josef con un poco de comida estaba bien y techo no necesitaba. Era feliz y rico, aunque angustiado por la persecución constante de toda forma de subsistencia, Josef se sentía afortunado de tener sus necesidades cubiertas, y si no, Ahí estaban sus equipos de buceo y su training. Nada iba a detenerlo de resolver su simple y básico problema. Sentía lástima por el amor que el Animalayo tenía por sus hijos y su meta única y final de tenerlos consigo. Se sintió mejor ayudando a esa causa que a la suya propia. Por lo pronto, el breve oasis de agua que hubo en el Vedado en unos días terminó y los vecinos empezaron a matarse de nuevo por seguir explotando motores eléctricos de agua que les llamaban ladrones y succionaban hasta la última gota de la contaminada y escasa agua que venía del acueducto de la ciudad seca y enferma.

7 de enero de 2007

The Goonies


Cuando vi esa película por décima vez en el cine Riviera de la calle 23, salí pensando que nunca iba a tener una historia así. Quedé enamorado por desgracia de la de los aparatos en los dientes, la que decían que era la más fea. Y las historias de mi abuelo que el venía de sangre pirata me hacían pensar que algún día encontraría un mapa entre sus cosas. Nunca lo encontré, cuando se fue solo dejo a mi abuela triste que se fue poco después junto con el. Me quedé pequeños recuerdos de que había vivido en una isla que era un desierto inmenso con playas interminables y se llamaban islas canarias. Cuando me enteré de que las canarias eran islas españolas y le pregunté se ofendió mucho. Nunca mas le toqué el tema si era español, el no era español y a la pregunta de donde tu eres decía, no se, soy guanche. Nadie sabe de donde salieron los guanches, al menos no se tiene claro. Eran los nativos de algunas islas de las canarias pero no eran africanos tampoco. Se piensa que eran restos de tribus vikingas que en sus tribulaciones fueron a dar a esos lugares en el medio del mar. Dicen las malas lenguas que nunca revelaron su procedencia porque fueron echados de sus tierras y los primeros pobladores no tenían lengua porque se las habían cortado para que su descendencia nunca su supiese como volver ¿de ahí vengo yo? ¿De desterrados deslenguados que no les pueden contar a sus hijos el origen de su gente?

El domingo había visto los goonies otra vez. Me metía por dentro de la pantalla y formaba parte de ellos. Corría ante cacho y el gigante bueno y soñaba con los frattelli si es que se escribe así. Los ríos de oro, el barco hundido. Todo eso alimentaba mi imaginación sin límites hasta el punto que soñaba desmedidamente con eso todas las noches. Al salir de la escuela del fanguito que estaba en un barranco del vedado miraba a las paredes de piedras con pequeñas grutas y pensaba si ahí estaba mi cueva de los goonies, me metía en una que tendría un par de metros de profundidad por medio de alto y lo único que encontraba era un nido de avispas dormido que quiera dios que nunca se haya despertado porque el día que lo hiciera iban a morir los testigos.

Meses después la cogimos con ir a barquear (verbo cubano) al parque buró que esta en 23 entre 30 y 32 en el fin del vedado antes de la entrada del puente Almendares. Ahí, si el guarda parques se mareaba nos montábamos en los aparatos siempre cercados de los parque de cuba. Es una antigua pregunta ¿Por qué los aparatos de los parques están cercados y casi siempre cerrados y hay que brincar una cerca para usarlos? Para que no los rompan me dijeron una vez, bueno la verdad es que están muy pintaditos pero ningún niño los usa. También nos poníamos a jugar pelota. Con una despeluzada pelota de tenis que ya no se veía que había sido verde en algún momento o quizás un “casquito” rojo de los que valían 40 centavos en la ferretería de 15 y 26. Ese día la pelota se nos fué por un hueco de un registro de hierro de la calle 30. Como no nos íbamos a quedar así de tranquilos buscamos entre las basuras de por ahí un pedazo de cabilla. Habíamos visto como los que limpiaban las alcantarillas metían la cabilla por un agujero y al doblarla se levantaba la enorme tapa.
.
Lo hicimos pero al levantarlo aquello no era una alcantarilla era un túnel, nos miramos ¿el túnel Goonie? Ya está. Dejamos la pelota y nos fuimos a casa por linternas chinas de aluminio con las pilas yara. Volvimos enseguida. En un rato ya estábamos descendiendo por la escalera. Al poner la tapa nos embargó una sensación de grandísimo miedo pero a la vez curiosidad. Había tardado en llegar, ya estaba en 7º grado pero ese era nuestro túnel Goonie. Ya estábamos ahí.

El oxido de las escaleras por las que bajábamos una vez quitada la tapa que estaba en medio de la calle 30 entre 23 y 25 y el olor a humedad le daba más tenebrosidad al asunto. Intentamos desde dentro cerrar la tapa pero fué imposible ya que con palanca fue fácil pero tirando de ella con las manos ya era otra cosa. La dejamos medio cerrada, de todas maneras –pensamos- la gente está acostumbrada a que por las calles hayan cloacas destapadas así que nadie iba a notar una tapa destapada valga la redundancia. Craso error, en lo que intentábamos encender las linternas de aluminio chinas, llenas de letras chinas y con un elefante pintado alguien de “arriba” cerró la tapa entre protestas y nos asustamos un poco más de lo que estábamos. A H (por llamarlo de alguna manera) le entraron ganas de ir al baño inmediatamente a hacer el 2, a mi dejaron de responderme los pies por un momento ¿Dónde nos habíamos metido?
En lo que la tenue luz de las linternas y la vista se nos acostumbraban pudimos divisar una parte de un largo pasillo por el que corría algo de agua con un color casi negro de moho o tierra. El olor era bastante irrespirable pero familiar. Como el de las cuevas del fanguito pero más, mucho mas acentuado. Cuando comenzamos a andar por los pasillos ya había pasado bastante rato y el ruido del goteo mas la humedad nos eran familiares. Yo imaginaba que estábamos caminando por una suerte de tuberías pero al mirar al techo este era plano y casi se podía asegurar que era el techo de una casa, en las esquinas tenía una especie de adornos y se veía a ratos unas cajas eléctricas como si de ahí hubieran estado colgadas lámparas alguna vez.
Llegamos a un lugar donde este extraño pasillo se abría en forma de habitación y se oían ruidos de carros del exterior, también de agua corriendo y eso nos ponía más nerviosos. Unos bultos negros estaban tirados por todo el piso, me atreví, a pesar del asco que ya estaba sintiendo, a pasarles la mano queriendo rememorar al gran Indiana Jones cuando le pasaba la mano a cualquier cosa y se destapaban jeroglíficos. Pero no se destapaba nada. Solo oxido y más oxido. Al alejarnos nos dimos cuenta que eran una especie de archivos de hierro muy corroídos con gavetas. No se les veía el color por ningún lado pero estaban tan podridos que con el dedo se le abrían huecos como si fuera de cartón. Intentamos tirar del asa de las gavetas pero nos quedamos con ellas en las manos aunque tampoco nos fue difícil romperlos para ver que tenían dentro. Algunas gavetas estaban vacías y otras tenían muchos papeles en files de cartón. Por más que intenté coger alguno todos se deshacían en las manos como si fuera de una galleta mojada. No pude ver ni uno y la curiosidad ya había desplazado por completo al miedo y a la sensación de tiempo o peligro. Desesperadamente los dos nos pusimos a buscar más cosas que nos hablaran de ese lugar adonde habíamos entrado pero nada nos decía nada. Unos platos en el piso, casquillos de balas, y una pulpa terrible y apestosa que pensábamos que podía ser los papeles hechos pasta por la humedad reinante. H entró en lo que parecían más puertas y me llamaba en cada hallazgo nuevo, yo pasaba desde una habitación a otra y todo era lo mismo de patético y asqueroso. En la última habitación ya si encontramos lo que parecía algo como una camisa, desecha por supuesto, unas botas, un teléfono, también unas esposas que se hacían polvo en las manos y muchas cosas que parecían ser velas, muchos pedazos de velas. Fue una pena no haber llevado fósforos, quizás hubiesen mejorado la iluminación del lugar. De pronto H se petrificó, se quedó en silencio con esa cara que se queda en la gente que está pasando por un mal rato pero no sabe que hacer para salir de el. Me acerqué a su lado pero no quise ver que el estaba mirando tan fijamente. Busqué a mí alrededor algún palo o algo que sirviera de defensa en caso de que lo que hubiera dejado a H así fuera algo que pudiera agredirnos, le cogí por el brazo y lo zarandeé un poco pero seguía sin reaccionar ahí con los ojos y la linterna clavada en un punto.
Yo estaba demasiado ocupado descubriendo cosas como para darme cuenta que podía estar en un lugar que me podía dejar traumatizado de por vida. Como si estuviera en mi casa adelanté a H y me quedé solo en un pasillo que la escasa de luz de nuestra linterna me hizo recordar que aquello no era un lugar normal. Lo que había dejado a H en esa forma era una carabela con todas las de la ley. No miento si digo que no me asusté mucho. Enseguida la relacioné con cosas de piratas, pero segundos después vine un poco a la realidad y me di cuenta que eso había pertenecido alguna vez a un ser humano y que a saber porque estaba ahí. Quise cogerla en mis manos pero H me dió un grito desesperado y empezó a repetir hasta el infinito, ya fuera de si, que nos fuéramos de ahí. Intenté calmarle. Recordaba en todo momento la película de los goonies y eso me daba fuerzas pero H dijo una frase terrible – ¿y si nos aparece un espíritu?- ahí se perdieron los ánimos. Medio que cerré los ojos para si aparecía el espíritu no verlo bien. Pero por desgracia ya la vista o bien estaba un poco acostumbrada o el miedo la había mejorado mucho, porque casi veíamos todo el local con claridad, además para colmo esa penumbra que en contra de nuestra voluntad nos ayudaba también parpadeaba como algo vivo y ya nos estábamos poniendo nerviosos. Al coger por uno de los corredores vimos un hueco con luz al final. Y se me ocurrió que eso tenía cara de salir al exterior directamente y no tendríamos que atormentarnos desandando lo andado otra vez. Sin decir una palabra me metí en ese túnel y a lo lejos oía la voz entrecortada de H pidiéndome que saliéramos por donde mismo habíamos entrado, pero yo iba hacia la luz como una libélula. Cuando me asomé al hueco, vi perfectamente la calle 23 y respiré tranquilo, le avisé a H y sin mediar palabras como presa del sonambulismo H salió por el estrecho agujero que daba exactamente a una escalera de la entrada frontal del parque.
agujero de la escalera.

Yo me quedé un rato, de espaldas a la luz y mirando nuestra cueva goonie. La verdad que no había sido gran cosa, ni remotamente como la película, aunque el haber visto una carabela le daba sus puntos. Quizás me hubiera gustado que en esta expedición hubiera habido una chica, aunque fuera la de los aparatos en los dientes y besarla. O que hubiera habido un barco. Pero solo fueron pasillos y corredores con una mísera carabela que igual podría ser hasta de mentira. Cuando decidí abandonar mi sueño que salí por el agujero ya H estaba con varias personas y un policía gritando que adentro de ese hueco había muertos. En silencio me repetí los nombres de toda su familia acompañado de palabras que no debiera poner aquí. El policía nos regañó fuertemente y nos dijo que claro que eso estaba lleno de muertos. Que eso era el Buró de represión anticomunista conocido como el BRAC y que estaba lleno de velas porque antes las familias de la gente desaparecida entraban ahí a poner velas a sus muertos pero que un día en una lluvia muy grande empezaron a salir restos de personas por las alcantarillas como una película de poltergeist y por eso lo tapiaron. Nos quedamos de una pieza. Nos fuimos derrotados a casa. Pero no tardó nada en que yo consiguiera pilas de nuevo y de paso invitara a las niñas de mi aula a “un pasadizo misterioso lleno de carabelas y fantasmas” pero claro, cuando levantamos la tapa de alcantarillado ya estaba cerrado con cemento y la parte del escalón de 23 tapiado meticulosamente con piedras y concreto. Nos quedamos ahí como mentirosos y tontos con las linternas chinas de aluminio que tenían a relieve un elefantico y no pude besar ni siquiera a la de los aparatos en los dientes. Que 13 años aquellos.
.
Parque Buró

30 de octubre de 2006

Los Navegantes




No podía ser de otra manera, a dos metros del mar no jugábamos pelota. Nuestro deporte era el Wind Surf. Viejas tablas pegadas a pedazos con Fiberglass y resinas de poliéster. Poliuretano de relleno. Los mástiles eran garrochas hábilmente hurtadas del CVD (centro deportivo) donde Jiscler, cuyo nombre aun no he explicado la procedencia, se las agenciaba sin ser visto. Las velas no les cabían un parche más. Pero al final todo ese engendro se armaba y navegábamos cientos de millas.

Mi tabla se llamaba pink panter. Es que no me alcanzaba la pintura blanca como debe ser y tuve que estirarla con un poco de pintura roja y ya se sabe el resultado. De todas maneras como para dejarlo bien claro, en la proa iba una orgullosa pantera rosa fumándose un cigarro con clase. Nuestro día consistía en pasárnoslas más que bien pasando por todas las playas de la parte oeste de la Habana. Una por una recorríamos en nuestra obsesión por hacer millas. La puntilla, El Cristino, doce, dieciséis, ferretero, veinticuatro, Tritón, casa central de las Far, la Concha, Jaimanitas, Santa Fe por decir unas cuantas. Al principio éramos tres navegantes, yo jiscler y Daniel al que le conocíamos por el Bujío. Solo queríamos navegar más y más y romper nuestro propio record de distancias. También era agradable estar en el bochinche con las muchachas de las playas. Más de una historia de amor salió de esas tribulaciones. Todavía recuerdo con impresión como se veía la ciudad desde el mar. Algunas veces perseguíamos delfines, otra tiburones y otras simplemente veíamos en el horizonte un barco mercante que apostábamos quien llegaba primero a el. A eso de la una de la tarde jiscler siempre decía – me voy a comer- y se perdía mar adentro dejándonos muertos de curiosidad con esa frase y esos hechos, un día decidimos seguirle a ver que hacía pero desde la distancia y cuando vimos que tumbó la vela a unas 5 millas de la costa nos dejamos caer furtivamente para enterarnos como organizaba su festín. Resulta que se iba a donde la corriente costera se unía con la corriente del golfo y al haber diferentes velocidades de la masa de agua y densidades producto de las temperaturas desiguales se hacían en ese lugar una línea de remolinos donde incluso podía notarse el cambio e color del agua. Ahí iba a parar toda la basura del océano que pasara cerca de cuba. Nosotros no frecuentábamos ese (hilero) porque ahí te podías encontrar de todo, de todo literalmente hablando. Estaban frescas las historias de pescadores que se habían encontrado gente ahogada ahí flotando, además que era el lugar mas frecuentado por todo tipo de peces, peces malos incluso.
Pues el jiscler siempre conseguía una caja de cerveza vacía de las que flotaban en ese limbo marítimo y la ponía encima de su tabla como un mesa e iba recogiendo platanitos, naranjas, mangos y todo tipo de frutas que no sabíamos si era que las tiraban de los barcos o eran brujería desatadas. Estuvimos mucho tiempo riéndonos de la táctica empleada, además jiscler al vernos fingió estar comiendo en una grandiosa mesa de lujo, con la mímica hacia como si usara cubiertos y usaba una servilleta imaginaria para limpiarse la boca, no parábamos de reírnos, tanta libertad era lo mejor que podía pasarnos. Podíamos ver un punto en el mar y decir ¡la peste del último! y llegar rallando los tres juntos porque también nos esperábamos por si alguien se quedaba atrás.
Algunos días nos encontrábamos con una manada de delfines que habitaban más o menos a 8 millas fuera de la calle 24 de Miramar. Nos situábamos por calles como si se extendiera cuba mar adentro infinitamente. Y nos pasábamos el día intentando tocar uno pero eran extremadamente especialistas en pasarnos cerca y con inmensa maestría esquivar nuestra mano con solo un golpe de cola. Habían unos pequeñitos que les daba por hacer volteretas en el aire de a veces hasta tres revoluciones, era genial, tan genial que nos cogía la noche con ellos. La ultima vez que los vimos fue unas horas antes de que hubiera unas de las penetraciones del mar mas grande que hubo en la habana hasta estos momentos, claramente no recuerdo en que año fue. Solo tengo la imagen fija de un delfín que le cogió la gorra a jiscler con habilidad de circo por la visera y la empezaron a tirar entre ellos, por más que jiscler se desgañitaba entre gritos y brazadas para intentar recuperar su gorra. Al final de la tarde se cansó y se sentó en la tabla derrotado y de mal humor. Cuando los delfines vieron que no había mas juego se la devolvieron tirándosela casi a la cara entre ruidos que supongo que serian sus risas. Jiscler cogió la gorra y gritó –les hemos domesticado- y yo pensé para mi- nos han domesticado a nosotros- después emprendimos viaje a tierra con el poco sol que quedaba atravesando los colores de nuestras velas y apurándonos no quedarnos ciegos en medio del negro mar una vez que se fuera su ayuda.
Ese día llegábamos muy tarde. Mª Caridad estaba molesta y preocupada con nosotros, en cuanto llegamos al muelle de madera que hacía de patio de su casa, entró su silla y desapareció sin decir palabra. Nos asomamos por una ventana de su cuarto y la vimos agradeciendo a sus santos que aun estábamos con vida.

26 de octubre de 2006

Maª Caridad



La lengua es el azote del cuerpo, decía Mª caridad tranquilamente, era o es su frase favorita, la lengua…. Es el azote del cuerpo. Corría el año 1982 y mientras la gente lloraba el dramatismo que pasaban por radio de la guerra de las Malvinas, yo me ceñía mi viejo pantalón amarillo recortado que antes había formado parte de un uniforme escolar. Sin más calzado que mis pies descalzos bajaba las escaleras apenas tocando dos o tres de los mas de 20 escalones que la formaban, una mano en la pared y otra en el pasamanos oxidado hacían que mi velocidad de aterrizaje fuera a veces mayor de la que soportaban mis pies y terminara como una piedra revolcado por el piso y con un ataque de risa, pero así soñaba que podía volar o al menos, saltar como un canguro. 

Con solo cruzar la calle, desviándome un poco a la derecha, pasando la puerta de los pescadores empujaba una vieja puerta de hierro y tablas que era el portal de la casa de mi hermano Jiscler, ¿vaya nombre no? Es romántico, la causa de su nombre os la explico mas adelante si llegan a soportar esta historia hasta el final. Siempre que entraba por la puerta Mamá Caridad, la negra mas linda del Almendares, estaba peleando con su esposo y padre de mi amigo, me sé su nombre por su apodo, le decían Boris karloff o Armando cara e crimen, es un hombre raro apenas hablé con el o le saludé, no se, es un hombre raro. Yo apenas vivía en mi casa. Me pasaba la mayor parte de mi vida en el mar en casa de Jiscler, me gustaba abrir una puerta y ver el mar, es algo que no tiene precio, es como si supieras que por ahí te podías escapar siempre, siempre, literalmente hablando, por ahí escaparon muchos amigos, perdí la cuenta, unos a los Estados Unidos y otros al fondo del mar o a solo dios sabe donde. En fin, que era genial abrir la puerta en una isla y ver tu vía de escape tan cerca.

Las tablas de windsurf nuestras, llenas de parches, inventos, apaños y colores estaban siempre listas. Era solo tirarlas al mar y salir, con la libertad que tienen los pece
s del mar azul, tantos años saliendo por ese puerto y nunca, nunca dejó de impresionarnos la unión del río con el mar, el río era un viejo enfermo de contaminación, de aguas calientes, reactivas casi, lento, triste, pesimista. Que se encontraba con la fría, azul y animosa agua de mar, este lo recibía como quien recibe a alguien que acaba de salir del hospital, le abrazaba, le hablaba… y el río….era hermoso ver como se animaba un poco y hasta intentaba hacer unas olas como recuperando su energía, claro, ayudado por el brioso y fuerte mar.

Cada vez que íbamos a salir teníamos que hacerlo en sil
encio, cada día era una tragedia cuando Mamá Caridad veía que nos íbamos al mar, daba gritos, blasfemaba y algún que otro día nos tiraba una de sus gastadas chancletas. Al final cedía por cansancio y nos dejaba irnos a navegar, no sin sacar su silla y plantarla en la orilla del río a esperarnos como hizo por siempre y obligarnos a pedirle a sus santos que nos dieran permiso para navegar, teníamos que ir ahí, arrodillarnos y tocar unas maracas pero los dulces de ofrenda siempre nos los comíamos. Eso era otro escándalo de Mª caridad pero ya estábamos acostumbrados y además nos venía bien. Los santos solían dejar que los dulces se secaran ahí o se llenaran de hormigas, seguro “ellos” entenderían que se aprovechaba mejor si nos los comíamos antes de una larga jornada de navegación.



El motivo por el cual
Mamá Caridad armaba esas broncas era porque según ella sus muertos le habían dicho que su hijo iba a morir en el mar y ella hacía lo que fuera por que no fuéramos a él, pero ¿como se podía vivir a menos de 50 centímetros de este, sin visitarlo? Una vez en el agua, en medio del río rumbo a la desembocadura no podía faltar al asegurarnos que estábamos lejos del alcance de toda piedra o chancleta y gritarle a Mamá Caridad -¡nos comimos los dulces!- a modo de venganza de toda la bronca de horas desde que llegábamos hasta que nos alejábamos y aun así, si era muy temprano le seguíamos oyendo las peores palabras que se pudieran decir para nosotros en castellano y yorubá, y gracias que no sabía mas idiomas porque si no hubiera utilizado todos los lenguajes posibles para esto. El viento a esta hora del día era suave y estable desde el sureste, salíamos directo en una sola maniobra, solo se oía el ruido de la proa de la tabla cortando el agua que era parecido al agua que cae de una cascada, un susurro suave, relajante que te hacía despreocuparte de que en el mundo había una guerra en unas islitas muy lejos de ahí. El mar y el río eran nuestro mundo, es aun mi mundo del que no logro escapar de una vez por todas para convertirme en un ciudadano normal de hipotecas y recibos, estoy jodido la verdad, con el mundo cayéndose y yo aun oyendo el susurro del la proa de la tabla cortando el aguas de mar, de río, el susurro, el siseo.


Un año antes me había fugado de mi casa, no quería ir a la escuela y mi padre sin querer sugirió a modo de probar fuerzas que si no iba a ir a la escuela me tenía que ir de la casa, que el no mantenía vagos, pero mi papá no me mantenía, de hecho yo con diez años, sin trabajar aun, ganaba mas dinero que el, pescaba y vendía pescado, y eso me daba margen para comprarme mis
cosas que además mi pobre padre nunca hubiera podido comprarme, tablas de windsurf, equipos de buceo, era un pobre niño de lujo con el error en la cabeza que estudiar era absurdo y una pérdida de tiempo. La discusión fue como a las nueve de la noche antes de comer, crucé la calle como siempre pero sin la alegría de que fuera a navegar, pensando todo el tiempo como explicarle a Mamá caridad que me quería quedar en su casa, que en la mía no podía estar tranquilo ni me dejaban hacer lo que quería ¿Como explicarle a Caridad que la quería a ella por familia aun así cuando se pasaba todo el tiempo blasfemando diciéndonos horrores por su miedo a la mar en cuanto a nosotros y obligándonos a saludar a unos santos que no se yo si de verdad existían o era un timo como otro cualquiera de fantasmas y muertos que andaban por la casa? llegué demasiado pronto como para tener elaborado un buen discurso y Mamá Caridad se fumaba un buen puro mirando como se iban los últimos rayitos de sol en el horizonte, las barras de hierro de la silla desvencijada ya tenían una marca en el suelo de madera donde se empujaban egoístas algunos botes discutiendo espacio entre si o acomodándose para pasar la noche cuando sonaron todas las tablas por las que pasé y me paré al lado de Mª Caridad sin decir nada. 


No me había preparado una buena excusa, Mamá Caridad me ignoraba, miraba su humo y el mar, a veces los cocoteros de la otra orilla hacían señales con sus vaivenes entonces Mamá Caridad habló sin sacarse el tabaco de la boca.
- ¿Que coño te pasa? ¿Por qué te quedas ahí parado?
- ¿puedo quedarme hoy contigo?
Mamá caridad me miró al rostro y después miró al cielo
para expirar su humo con fuerza con la intención de que llegara a algún lado.
- ¿Qué ha pasao?
- no quiero estar en mi casa, no quiero ir a la escuela.


Mamá se quedo pensando un minuto, ladeo la cabeza un poco y miro de nuevo al horizonte.
- Parece que ya empiezan los nortes, viene fresco, y frío. Se va a poner malo el tiempo…….. ¿Ya comiste?

- nop……..
- entra y comete lo que quede en las cazuelas ¡Y no me cojas aceite pal pan! ¡¡¡Mañana vas a la escuela!!! Estos blancos….. No saben cuidar a los hijos...


Entré como una flecha, de seguro dejé alguna tabla desencajada en mi arrancada feroz, de haber tenido zapatos los hubiera roto, tenía mucho mucho hambre y aunque no me gustaba la comida de Caridad porque todo lo hacía con pescado que aborrecía, comí bastante, Jiscler había estado oyendo detrás de las tablas de la puerta, entró a la cocina dando brincos y apagándose sus propios gritos tapándose la boca, aunque vivíamos a menos de 20 metros le daba mucha alegría que yo viviese en su casa y yo asombrado de que Mamá no me regañ
ara más. Me tranquilicé un poco no sin antes sentir muchísimo la discusión con mis padres, esa noche apenas dormí. En la madrugada salí al muelle con un tabaco robado de los santos y caminé por el muelle mas largo que encontré, me senté en un tronco que hacia de soporte y final del muelle del que tiraban sin conseguir nada, varios barcos, encendí el tabaco y vi la madrugada.

 Me alegré de no estar en mis paredes de concreto, amé las maderas que me rodeaban, las olí una a una, eché humo al cielo y me pregunté porque habría guerras si el mundo era tan simple como oler unas maderas y ver un río que corría forzando con su lomo verde los botes a pegarse unos con otros. 

El silencio era tan hermoso que solo era agredido por el frío que casi hacia imposible permanecer disfrutándolo. A lo lejos unas centellas rojas semejaban que el cielo se había convertido en un gran batido de mamey por segundos. Eso era el mundo, un tronco, maderas húmedas, un río y las centellas en el horizonte, eso era mi mundo.

Al cabo de unas horas, cuando ya me estaba dormitando en mi tarea de oír como saltaban los peces y el sonido de la brisa pasando por las cuerdas de los barcos oí unos crujidos en las maderas detrás de mí, era Jiscler que se acercaba tratando hacer el menor ruido posible y con la cara soñolienta a mas no poder, se acercó y sin ningún tipo de apuro después de unos minutos oteando toda la orilla del río como si fuera su última vez, cruzó su mirada con la mía y murmuró como si le costara romper el hermoso silencio.


- tu mamá estuvo aquí mientras dormías

- ¿y que dijo?
- nada……se aseguró de que estuvieras aquí y ya se fue tranquila.
- menos mal, mañana habrá que ir a la escuela ¿tu mama también te obliga?
- no mucho, pero si se entera de que falto la que me forma es terrible.
- mañana me voy donde pistolita, no voy a entrar a la escuela.


Pistolita era un custodio del teatro kars marx que para todo sacaba su pistolita, era incapaz de hablar con ningún intruso sin tener su pistolita en las manos, aun si este era un niño. Pero por desgracia el lugar que custodiaba pistolita era un buen lugar para entrar a una parte de la costa que debido a los edificios que ahí habían, iba poca gente y de paso no se porque era un buen lugar de pesca, quizás sería porque estaba lleno de escombros de construcciones antiguas o restos de derrumbes de muros y piscinas destrozados por el mar y que serví
an de refugio a una gran cantidad de peces.


- voy en surna.
- yo también.
- el equipo de pesca está donde tu sabes.


Jiscler se dio media vuelta con una lentitud pasmosa como si el muelle estuviera a cientos de metros de altura y se pudiera caer por sus pasos, se fue alejando hasta que salió del cono del foco de luz de mercurio que hacía un halo sobre una pequeña porción de la base de los pescadores. A lo lejos ya se oían algunas voces de gente que a esas horas saldría a pescar. Me alegré de
no ser uno de ellos, ahora habría mucho frío allá afuera y yo me iba a ir dormir a un hermoso cuarto de tablas por cuyas rendijas entraba el sol amable al amanecer cual perro domesticado que pide que lo saquen a la calle. 


Apuré en entrar un poco, no fuera a ser que como había sucedido otras veces faltara una pareja de pesca de alguien y me vieran ahí y me pidieran una sustitución. Me gustaba pescar pero en ese momento no me apetecía, solo quería que pasara ese triste día e irme a pescar en la mañana como había hecho cada día de mi vida desde que, casi había aprendido a andar.

La cama estaba hundida en el centro. Era un bastidor de tablas con una humilde colchoneta que en su día tuvo rayas azules. Entre velas de windsurf y tambores africanos llegué a ella, no sin antes tamborilear un poco con los dedos en uno de ellos, lo mas suave posible y oír su vibración solo para mi. El silencio de la madrugada lo hizo que sonara con el simple roce de mis dedos, muy alto, paré asustado y deje la idea para otro día. Me acosté tratando de contar las tablas del techo, oí el ruido de los cocoteros arropándose a si mismos y me quedé dormido con el sueño de que un día amanecería y mi río estaría cristalino y lleno de peces como debió ser en algún prehistórico momento de su vida.


Desperté por el ruido de los pescadores. A las seis de la mañana ya era normal ir con bromas y formando todo el escándalo del
mundo. A esa hora los que no eran supersticiosos se burlaban de los que lo eran. Salí sin decir nada. El resto de la gente de la casa aun dormía acostumbrados al barullo de esas horas, crucé mi calle y furtivamente entré a mi casa y me vestí de uniforme, así mi madre no se preocuparía. Después fui otra vez al río y en un viejo bote que estaba abandonado de lado en la puerta trasera de la casa de mi amigo, saqué no sin antes apartar con cierta dificultad unas tablas, mi mascara, las aletas y una escopeta de pesca casera de ligas hecha con el tubo de un autobús ya calcinado por las repetidas inmersiones a las que era sometido diariamente.


Emprendí camino a la otra parte de la ciudad, al otro lado del río, para esto tenía que cruzar el puente de hierro. Caminaba descalzo sintiendo aún el frío de la noche en el asfalto o la acera. El uniforme y la mayor cantidad de ropa se habían quedado en el escondite del barco, ahí estaban s
eguros. Apuraba el paso por el puente de hierro porque aunque fuera temprano, era el lugar de paso de casi la mayoría de los habaneros, mi padre pasaría por ahí dentro de poco tiempo para ir a su trabajo o cualquiera de sus compañeros y yo no podía ser visto. No obstante me detenía siempre en el medio del puente a ver algún pez saltar, ese era la señal de buen día y buena pesca. Nunca dejé de ver un pez aún con malos tiempos o ciclones, siempre de alguna manera veía un pez aunque fuera un diminuto guajacón de cinco milímetros de largo. El acero del puente estaba helado pero se agradecía sabiendo que a la vuelta del día estaría hirviendo. Al pasar el puente tiraba a toda velocidad rumbo norte, como si se acabara la oportunidad de llegar al mar si tardase un poco. Hasta que llegaba a los muros de la orilla, caminaba toda velocidad mirando solo al suelo. Una calle, la otra y llegaba al lateral del gran teatro de Miramar y ahi donde nadie se imaginaría que existiese el mar o que alguien podía pasar yo empezaba a escalar muros como si de tomarse un vaso de agua se tratase.


 Lo que hoy llaman parkour en mi tiempo era brincar todos los muros y obstáculos habidos y por haber para llegar a donde nos diera la gana por donde nos diera la gana, recuerdo hacer competencias de atravesar mi barrio entero por azoteas, muros y cercas, atravesábamos la manzana en diagonal, la que fuera, con los edificios que fueran y nos valíamos de tuberías de gas, barrotes, ladrillos cualquier cosa servía para escalar o bajar, era divertido amén de la preparación que nos daba para estos casos. 

Una vez subido al techo de un restaurante que hacia de frontera entre el teatro y un club militar que tenía forma de barco con la proa metida al mar era la hora de pistolita, le decíamos así porque en un paso más entraba en su campo de visión y solo de vernos nos soltaría su maldito perro que odiábamos y vendría con su pistola con toda suerte de gritos, insultos, amenazas e improperios lo mas rápido que le permitían sus años a intentar cogernos. 
Eran unos quince metros de azotea que había que correr a todo lo que daban los pies porque apenas iba a pasar a escasos cuatro metros del maldito guardián y su fiero perro pastor alemán tan agresivo y estúpido como el dueño. A veces era una broma cuando se mudaba un chico nuevo al barrio, lo llevábamos ahí y le explicábamos el tema de atravesar esos quince metros a toda velocidad en el aliento de un perro rabioso, pero no le contábamos que al final había que lanzarse al agua desde unos 20 metros mas o menos que daban la altura del techo del restauran al agua que tenía unos dos metros de profundidad y era tan transparente que parecía que apenas había un par de pies de profundidad, mas de uno en el último momento frenó en la punta del techo y eligió en milésimas entre el perro o lanzarse y eso nos hacia reír por meses, a veces por años, menos mi amigo Gaby que no sabia nadar y se lanzó y para pasar nosotros y tirarnos a sacarle tuvimos que darle un empujón a pistolita contra el suelo y dispararle al perro con la escopeta de pesca submarina. Ese día fue una desgracia y avergonzados no hicimos nunca más la broma, además de quedarnos como tontos mirando después a pistolita llorar por su perro con la varilla de acero atravesándole el tronco, en lo que sacábamos a Gaby y después de la ausencia del certero custodio nos quedamos sentados en la azotea sin mas, sin perro que nos ladrara, sin guardia que nos persiguiera y notamos su ausencia en el mundo. 
Además de aprender que todo esta en un lugar en esta tierra por algo, ese fue un día triste aunque olvidado porque el puto perro no se murió y a las pocas semanas estaba pistolita como nuevo y el maldito can creo que corría más aún porque ya casi nos alcanzaba al final del muro y se sentía el aire caliente de su boca medio segundo antes de dar el gran salto que te hacia volar por unos segundos hasta estamparte con un ensordecedor estallido en aquella costa hermosa y fría.

Había que hacer unas cuantas revisiones como cuando uno va a saltar en paracaídas. A ver…careta, patas de rana, escopeta cargada, cuerda curricán, snorkel y guantes. Todo listo, todo en su lugar, intentaba oír el mar a ver si estaba malo aunque no servía de mucho, porque a veces en medio del silencio nos tirábamos y casi nos ahogábamos del oleaje violento que tenía o bien sonaba a rompiente y había una calma increíble. De todas maneras era glorioso antes de caer en el, olerlo y oírlo. Eso por escasos segundos antes de la carrera mortal, me hubiera gustado estar con alguien
mas para sonreír antes de hacer o contar hasta tres pero como los niños de mi época todos iban a la escuela por lo general tenia que yo, mentalmente contar para mis adentros.


- Uno.


Huele a musgo de mar, no se oye a pistolita, quizás esté entretenido por ahí, o el perro este aun dormido, no se oye la rompiente, ¿estará la marea baja?


- Dos.


¿Y si cuando salto hay un estúpido ruso de los que a esta hora se meten en la playa como si fueran las doce del día? ¿Por qué coño los rusos se bañan al amanecer? Con el pestazo que después se mandan y lo blancos que son, porque no cogen sol coño si aquí eso se sobra, una vez casi reviento a uno le caí a escasos tres centímetros de distancia de hecho tragó agua el cabró
n con la onda expansiva, eso es otro de los riesgos que hay que correr, por si acaso caeré gritando si hay uno ahí que se quite o a ver que hace porque le voy a caer en tó la cabeza como la bomba de un avión.


-Tres.


Hice un amago pero paré, como estoy solo, puedo salir a la cuenta de tres o del numero que me de la gana, se me quedó en la cabeza la ultima frase de mi pensamiento, la bomba de un avión ¿Qué pasara ahora en las Malvinas? ¿A esta hora que estarán haciendo? 


-Seis ¡porque digo el numero que me de la gana!


Los pies resbalaron de tanta fuerza para romper
la inercia, el cuerpo en milésimas de segundo cogió su máxima aceleración y el cemento se desplazaba rápidamente en mis zancadas, no así el horizonte azul que era inamovible y corría junto a mi como si intentara que yo nunca llegara a el.


- ¡¡heee parate ahí………..parateeee!!!!! De lejos se sentía el ruido de pistolita corriendo como si hubiera estado esperando, pero sin señales del perro.


Mas velocidad, era extraño no oír al perro ya rugiendo, faltaban pocos metros, seis, cinco, cuatro...


- ¡párate ahí cacho e cabrón o disparooo! ¡altoooo!


Siempre era interesante voltear la cara un poco y ver a pistolita tan exasperado como se ponía y sus absurdos intentos de a
lcanzarnos, corriendo, eran unas pequeñísimas porciones de tiempo en las que vivía como en una película de las de siempre con una buena persecución o un dibujo animado, además que el frustrado custodio tenia una pinta caricaturesca inmejorable.


Dos metros.


Tenía que mirar hacia adelante, ya estaba justo en el punto en el que dejaría de correr y daría un salto muy calculado a la punta del techo para después como en un rebote, con todas las fuerzas de músculos y tendones coger el impulso que me permitiría volar esos escasos segundos en los que ¡PERROOOO! ¿Freno? Un error aquí al final y quizás caiga en el alero del edificio y no llegue al agua. ¡¡¡Frenooooo!!! un tercio de segundo. El maldito perro estaba husmeando en la punta d
el techo, aun no me había visto. En un instante, tuve que pensar de todo. Por suerte cuando le apunté con la escopeta al perro, este echó a correr alrededor mío chillando. Ya sabía lo que podía venir de ahí. Puse los pies en la misma punta del techo y di el gran salto. Eran segundos de gloria, ir cogiendo velocidad abajo hasta explotar el agua. El ruido por momentos era ensordecedor y la confusión llenaba toda mi existencia. Daba un par de vueltas al caer, lo primero que hacía era ponerme la careta y meter la cabeza en el agua. De pronto toda la tensión desaparecía milagrosamente para ser sustituida por el inmenso placer de las olas, el ruido del rompiente y los peces tan tranquilos a esa hora del día.


.
Haz doble click en el mapa para que lo veas a tamaño mejor

Era como pasar una etapa de un juego. Vencida esa misión automáticamente desparecían los peligros. Pistolita, el perro, la altura y lo que fuera. Aunque era más divertido hacerlo con más gente. Pistolita no ponía buen énfasis en su escándalo cuando era uno solo. Como si fuera la pequeña parte que te toca por ser una sola persona.

 Hasta las once de la mañana estaba yo dando vueltas por el litoral y capturando peces. Siempre con la mirada atenta a alguna barracuda hambrienta de esas horas que no se viniera a comer mis pescados. Salía justo por el faro de la puntilla y caminaba un poco hasta el túnel de calzada. A unas cuadras de ahí estaba la posada, donde los posaderos me compraban el pescado casi vivo para hacer croquetas y dentro de cajitas con arroz moro y platanitos fritos, vendérselas a los exhaustos clientes que salían como unas fieras aptos para devorar lo que fuera al precio que fuera, me ganaba unos 50 o 70 pesos en cada pesca vendiendo a 10 pesos los pescados. En aquel tiempo era una fortuna.

Después la rutina era diaria, lavarme en cualquier grifo que encontrara por ahí y esconder el equipo en el viejo barco, después ponerme el uniforme. El simple hecho de no haber ido a la escuela y haberme pasado el día haciendo lo que me daba la gana era motor de una sonrisa perenne que aparecía en mi cara como grabada sin posibilidad de variación. Así estaba el día entero, sonriendo y riéndome de todo. No cabía en mí de felicidad.


Era la hora del almuerzo. Iba con toda tranquilidad a línea y 18 y ahí comía helados o croquetas de esas que todos extrañamos, que eran de carne, pero eran blancas con algunos puntitos rojos que delataban que había posibilidad de que hubiera alguna sustancia orgánica dentro de ellas incluso que hasta podía contener algún tipo de proteína.


Ya en la tarde, en casa de mamá Caridad, me subía junto a Jiscler, que si iba a la escuela, en el techo de su casa a la sombra de un cocotero. Ahí nos comíamos un par de cocos que quedaban al alcance la mano. A veces las hojas de esta palmera nos acariciaban un poco en lo que veíamos con total relajación y con la ausencia de contadores de tiempo modernos que existen para todas las vidas, como entraban los pescadores uno a uno, diciéndose cosas entre ellos y riendo aún con sus caras saladas y llenas de arrugas, del color que le da el sol a la piel cuando osa no tenerle miedo y pasarse días y años bajo sus rayos sin la menor importancia.


El atardecer debería ser delito contarlo. Cuando el sol ya cansado decidía estrellarse con la desembocadura del río dejando parte de sus rayos en las piedras, todos nos quedábamos anonadados. 


La Habana entera se iba al malecón a ver ese fenómeno que era de las pocas cosas que no estaban prohibidas. El atardecer era un crimen, tantas luces rojas, naranjas y amarillas desperdigadas por ahí con tantas privaciones pendientes. Por lo general se hacía un breve silencio en el momento que el sol moría. El viento apretaba un poco como para llamar la atención sobre si, por tanta gente centrada en tamaña belleza, pero nadie le hacía caso. Era la hora del atardecer, del gran atardecer Habanero. Una vez que se empezaban a notar los tenues focos amarillos de los bombillos del muelle, que a esa hora alguien los encendía como si se muriera por estar unos minutos sin luz, ya era hora de bajarse. Se comenzaban a oír los televisores de la gente con las aventuras o el pitido insoportable de los noticieros o cualquier otra cosa terrible de la televisión. A esa hora me sobrevenía un poco la tristeza aunque no pensaba en nada. No tenia nada en que pensar. Quizás en coser una vela para ir a navegar este domingo y conseguir a la mas linda muchacha de la playa o en pasar por el malecón para comprar ligas para la escopeta o afilar la varilla de la misma, usando una vieja lima que parecía yo un preso escapando al limar con mucha calma como sabiendo que tendría largos años por delante.

Mi madre fue a casa de mamá Caridad y me preguntó si no pensaba volver a la casa, le dije que no con una autoridad adulta, entonces me dio un pozuelo con comida. Eran sus ricos chícharos que hice magia de mi para contenerme y no comérmelos ahí mismo delante de ella. Siempre tenía un hambre atroz, nunca se me quitaba. En la noche, cuando nadie me miraba. Me subía a cualquier techo de cualquier caseta de pescadores, donde solo llegaban los gatos y ahí, mirando las estrellas, lloraba un poco. Lloraba porque yo no quería ver a mi mamá con los ojos tristes. Porque no quería ver a mi papá molesto, gritándome y violento, porque era una basura perder el tiempo en una escuela donde te leían un libro estúpido que ya me había leído en los primeros 15 días y me lo sabía casi de memoria. Porque sin ir a la escuela sacaba buenas notas sin fijarme ni nada de eso. Porque un profesor me había gritado por pintarle un sombrero de Don Quijote a Ramiro Valdez en el libro “vida política de mi patria” -¡eso es contrarrevolución! – Decía – deberías estar con los gusanos de Miami que matan gente e incendian fabricas. A esa hora me venía la idea de un tipo muy malo, en una lancha inflable incendiando con fósforos y alcohol una fabrica para que nuestra economía no subiera. A duras penas le borré el sombrero a Ramiro pero las tetas que le dibujé a Vilma Espin, esas si no pude quitarlas, porque lo había hecho con pluma.


Ya entrada la noche siempre en la orilla del río hacia un poco de frío hiciera el tiempo que hiciera. Unas brumas empezaban a salir como si fuera la hora de escaparse, solo se oía a lo lejos la música de la tasca del 1830 como si de una aldea de caníbales se tratase. Un Pum-Pum que abatía el romanticismo de toda la noche, cuando las estrellas se adueñaban de todo el cielo en su inalcanzable sueño de no dejarnos ver más allá. Ya era hora de irme a la cama de mi colchoneta rayada, tamborilear con los dedos en los cueros que tantas fiestas de santos habían amenizado y tirado con los brazos cruzado debajo de mi cabeza esperar que llegara el 2000 a ver si cambiaban las cosas, la economía de cuba subía y podíamos andar en naves como las de la guerra de las galaxias.

Algunos personajes de esta historia real:
Jiscler: https://www.facebook.com/coloso.fernandes

Mamá Caridá: https://www.facebook.com/juliacaridad.fernandez

24 de octubre de 2006

La Naturaleza es sabia


Bueno sigo hablando de carros porque yo soy mecánico, y en estos días la poesía se me ha ido pal c….Resulta que como bien conté en un articulo anterior de este blog, mi primer carro en cuba fue un buick. Lo compré porque mi sueño era tener un carro y además por darle en cabeza a mi padre que siempre me decía que por no haber estudiado nada nunca iba a tener nada en la vida y menos un carro. Este carro era extremadamente grande y pesado. Para los entendidos el motor era un ocho en línea, imagínense que los ladas son cuatro cilindros en línea este llevaba ocho, aproximadamente dos motores de lada pegaos uno atrás de otro. Recuerdo que de mi casa a la playita de doce me gastaba casi dos litros de gasolina y habían unos pobres 4 kilómetros de ida y vuelta así que ni pregunten cuanto hacía por litro. La cosa curiosa de este carro era que al ser un carro de lujo, era en si muy lujoso, no se sentían los baches, corría mas que cualquier carro moderno y era todo muy suave hasta que un día se rompió la amortiguación.

En cuba, lo fabrican todo de los carros americanos. Decírmelo a mí, yo fabriqué y compré piezas de todos tipos y colores para todos los sistemas que pudiesen haber inventado los americanos. Aros hechos con tuberías, metales de aluminio de congelador de refrigerador ruso, carburadores de volga frenos de toyota, todo servía en todo, cualquier cosa que me trajeran pa que se la pusiera a tu carro yo se la ponía, de la marca o el modelo que fuera, pa colmo, había un tipo que hasta los cristales hacia ¿Cómo? Tenía un horno y cortaba el cristal a la medida de cada carro y después lo doblaba en el horno así que si alguien te dice que se pueden doblar los cristales no creas que se están burlando de ti, es en serio. Pues bueno, mi buick un día entró en problemas de amortiguación, como para mi todo estaba resuelto haciendo una adaptación me fui a (no se puede decir) a comprar unos amortiguadores de volga que le sirven a la mayoría de los carros americanos y cual fue mi sorpresa cuando el tipo me dijo que no servían, que los amortiguadores de buick eran especiales de un aceite especial y en ello iba la mayor comodidad de este tipo de carro, me dijo que si le ponía de volga iba ser un vulgar tractor que me rompería los riñones y uno de sus mayores y únicos encantos se acabaría. Entonces decidí tirarme abajo del carro para ver como eran estos amortiguadores que no había visto nunca y eran según el mecánico, especiales.

En efecto, no eran el tipo de amortiguador cilíndrico que se estira y se recoge como un telescopio antiguo de ahí su nombre, telescópico. Era una cosa rara como el amortiguador que llevan las puertas pa que se cierren solas, un cilindro doble con una patas rarísimas madre mía, los saqué a ver que hacía con eso y al abrirlos me di cuenta que llevaban un aceite que se les había salido y lo rellené con aceite, pero no amortiguaban nada, se quedaban blandos como si no tuvieran nada adentro, pregunté a los mecánicos viejos, caballero que volá con esto -es aceite muy fino- respondieron -tienes que ponerle uno más denso. Así lo hice pero entonces el efecto fue contrario, se pusieron tan duros que parecía que los había soldado. Uno por uno los mecánicos me fueron desahuciando, nadie sabía que pasaba con eso, en cuba no tenía google pa preguntar y casi ya había agotado a todos los mecánicos conocidos con más experiencia que la mía en cosas extrañas de carros extraños hasta que un día vi a un muchacho mecaniqueando por 22 entre 17 y 19 y le pregunté, pero me dijo que no sabía, cuando ya volvía la espalda para irme me sorprendió con un salto como si hubiera descubierto algo grandioso ¡Pero mi padre debe saber! ¿Y donde puedo ver a tu padre? Pregunté sin ánimos. Está borracho, tienes que preguntarle cuando esté claro ¿y cuando esta claro? Nunca… El muchacho bajo la cabeza e hizo un silencio de unos segundos en que se paró todo alrededor, -bueno yo vivo por aquí y paso mucho, si un día no está borracho me avisas y le pregunto, ¿esta bien? – OK- me dijo dándome la espalda y metiendo el cuerpo entero dentro del cofre del motor de un grandioso osmobile 99 del año 1958.

Como a los cinco días de eso se me perdió el carné de identidad así que tuve que madrugar para ir a la oficina que estaba en 19 y eso se iba por 17, pase por ahí y como ya se me había hecho costumbre saludé al muchacho de pasada, yo andaba en una moto así que justo a tiempo me pegó un grito, volví en redondo y el muchacho un poco alegre me dijo entusiasmado a esa hora de la mañana.

-Mi papa no se ha levantado, cuando se levante tienes media hora para hablar con el, que a la media hora ya se pierde- el (ya se pierde) sonó bajito y muy triste, yo dejé la moto y entré con el a su casa, las paredes estaban manchadas de manos de grasa de carro y había piezas y partes de carro por todo el piso, entré hasta un cuarto donde un ventilador de motor de lavadora emulaba a un motor de avioneta de fumigación y en una cama muy arqueada con patas de ladrillos dormía un viejo negro calvo y con una barba blanca –en media hora estará despierto- dijo el muchacho yéndose – oye, no me dejes aquí- si espéralo, yo me voy, no nos hablamos.

Pasaron infinitos minutos. Minutos que me dieron para pensar de todo, acompañado de las vibraciones del monstruoso ventilador, el olor a grasa penetraba como si estuviera en una fabrica, me entretuve en mirar las piezas del piso chevy, pontiac, buick, studebaker todas conocidas por mi. En aquellos tiempos me daba vueltas en la cabeza la idea de irme, si las cosas seguían así…-me decía- no me dejaban poner mi taller, la policía jodiéndome y pidiéndome dinero, no se podía botear, no había gasolina, perseguían a los que ponían gas, que si van a quitar los carros viejos….. un leve ronquido interrumpió mi meditación, el viejo empezó a despertarse, abrió un ojo, miro un rato alrededor suyo como si no conociera la casa, abrió el otro ojo y de un salto de gimnasta se incorporo, sentandose al borde de la cama- buenos días- le dije:

-buenos días-habló como quien se asusta de estar con vida después de una batalla infernal.
-hablé con su hijo paraaaa….
-dime que quieres
-Es que tengo un buick
-la amortiguación ¿¿no??
-si eso mismo-
-ya… esta en tus narices
- es que el aceite…….
- el aceite es valvoline para amortiguadores de doble pistón pero eso lo dejaron de fabricar en el año 1958
-¿y entonces?
-Ningún aceite conocido sirve, hace falta la viscosidad exacta, ¡perfecta!- Blandía las manos como el profesor que da una conferencia en una universidad a la vez que ponía un énfasis en las ultimas palabras como si me estuviera regañando por algo malo - ¡No existe un aceite que lo sustituya! los viscosos ponen la amortiguación dura hasta que la arrancan de cuajo y los menos viscosos hacen como si no tuviera amortiguación, no hay aceites pa eso, ¡¡¡¡pero está resuelto!!!
-¿y como va a estar resuelto?¿¿……….??
-La naturaleza es sabia………..yo probé todos los aceites posibles hasta que encontré un liquido perfecto
-¿Cuál?
-miel de abejas
-comoooo?
-miel de abejas, rellénalo con miel de abejas.

El viejo sacó de abajo del colchón una botella de nucay, era un aguardiente terrible que vendían en Pinar del Río, en La Habana no se veía, de hecho nadie lo conoce, es la misma botella gruesa de cuello fino donde venden lejía y productos químicos, en esa venden el nucay en Pinar del Río. Se metió un trago largo como si fuera café con leche, el estomago vacío enseguida hizo su función.

-¿¿no desayuna nada??
-este es mi desayuno.

Preferí no decir nada, callado di las gracias recibiendo por respuesta un ¡aprendan que no voy a se eterno! Salí con la idea, loco por probarla, le di las gracias al muchacho y este se despidió amablemente con un ¿resolviste? y al decirle que si, se le iluminó una gran sonrisa con la frase -¡¡ese es mi papá!! Que pena que no nos hablamos- Me fui pronto, me alejé mirando para atrás constantemente. El gran Oldsmobile, vaya carrazo, -un día tendré uno así, del 57, que son los que me gustan- la imagen se fue tornando blanca y negra y ahora solo es una pequeña sombra, pensé que yo raras veces le hablaba a mi papá, siempre estábamos fajados por la maldita política, total, para lo que sirvió.
De más está decir que mi carro fue el de la mejor amortiguación que tenía La Habana. Tiempo después lo cogí para hacer carreras con él en la monumental y ocho vías, pero eso el material de otra historia.