22 de abril de 2016

Promesa a un aparatico querido.

Nunca escribo sobre cosas materiales porque la verdad es que no me interesan mucho, pero a veces, uno desea dar gracias a esos pequeños y desconocidos logros de la tecnología que a pesar de pasar el tiempo siguen debatiéndose entre lo mas moderno y desarrollado.
Hablo en este caso de mi anticuada y obsoleta camarita de video Canon HV30 o Canon Vixia como se le conoció en USA, la mía es versión europea, comprada en España.
La curiosidad sobre este pequeño equipo es que no se vendió al por mayor, porque fue un proyecto especial de Canon para el cine profesional. En el cine, cuando se filmaban las escenas de riesgo, las carisímas cámaras se dañaban al engancharlas a carros y otros vehículos u objetos que por su desempeño podían destrozar fácilmente una cámara de mas de 20 000 dólares. Entonces Canon entró en competencia al construir una cámara muy pequeña, ultra compacta, con la calidad requerida para el cine de la época en que se hizo y relativamente barata. Esta cámara, a diferencia de muchas, tiene una opción bastante desconocida e imposible en las cámaras caseras que es la de filmar a modo cine, es decir a 24 cuadros por segundo con barrido progresivo en un formato, que al montarlo en escenas filmadas con cámaras de cine originales, cuela al ojo espectador con casi ninguna diferencia. Mas abajo pongo uno de mis videos filmados en modo cine.

Tomas en modo cine de Canon HV30 ver en full screen a 1080 pixels año 2009
-------

Poco después de salir esta cámara, comenzó la tecnología de almacenamiento sólido y Sony sacó las suyas con sus discos duros internos, pero tenían dos desventajas profesionales 1- El disco solo soporta X cantidad de sobreescritura con vida limitada y 2- Los videos tenían una compresión con formato .mts que restaban mucha calidad a la imagen y encima había que reprocesarlos con codificadores privados de SONY corp con la correspondiente pérdida de tiempo y calidad de nuevo en el banco de edición, por lo que se siguió usando cinta y material RAW para las cosas pro, hasta que llegó el siguiente paso tecnológico que son los nuevos almacenamientos que ya no solo tenían velocidad de datos para grabar en RAW, sino que se atrevían hasta a multiplicar la resolución hasta llegar al moderno y aun poco usado 4K que es casi la extensión máxima de calidad vista en cine digital hasta ahora.
Pero la muerte de estas Canon fue las GoPro, mezcla de alta velocidad de transferencia de datos y sensibilidad multiplicada en sus sensores de imagen, la GoPro, destruyó todos los engendritos que salieron en las primeras épocas del cine digital en 1080 pixels.
Aun así, la GoPro, se queda atrás en óptica y bueno, lleva una parafernalia para poder hacer tomas estables al ser de tan reducidas dimensiones y tan ligera, pero para eso fue hecha no? Para ponerla donde sea, llevarla a todos lados y sin piezas móviles, soporta cualquier embate y hasta se mete debajo del agua sin dispositivos ultra caros como son los blindajes especiales que se necesitarían para una cámara antigua como la mía.


La tuve tirada mucho tiempo, incluso la regalé pero a quien la regalé no le interesó, o no me creyó y nunca hizo por recogerla. Hoy la tomé de nuevo, llena de polvo, descargada, pero despertó como un perrito moviendo la cola. Esta cámara cuando la compré costaba 1800 euros aunque cogí una oferta en 750 porque tenía el terrible defecto en España que el manual solo estaba en inglés. Y cuando la tomé en mis manos, en la Gran Vía madrileña, me senté un rato a soñar con ella aun sin sacarla de la caja. Soñé hacer cine con ella, en hacer algo, algo que se recordara, algo que le gustara a otras personas tanto como a mi. También la destiné para servir de backup de mi memoria visual por si me fallase de nuevo. Hoy salí al patio con ella y su lente aun está limpio, aun funciona todo bien y le prometí a un aparato ¡ESO! le prometí a un aparato que aun no había muerto, que iba a seguir soñando y que ojalá un día, por mucha tecnología que exista si tengo la oportunidad de hacer algo de cine va a ser con ella, la HV30 fiel, golpeada, sumergida en agua salada, lavada bajo la pila, prestada, llena de todo el churre posible. No la voy a dejar irse sin hacer algo bueno, algo que se recuerde.

Tomas en modo HDV de Canon HV30 ver en full screen a 1080 pixels año 2016.
------ -

Aquí se pueden ver las especificaciones de este genial aparato:
https://www.google.com/shopping/product/11165404241423074023?site&q=canon+HV30&oq=canon+HV30

No hay comentarios: