24 de agosto de 2014

Concierto de Boris Larramendi en el teatro Trail de Miami (Mini crónica personal)

Imagen: ViLo & RN-ZN
Por suerte las tardes lluviosas de Miami este día descansaron para dejar una noche calurosa de verano y trópico, en un excelente lugar con una acústica muy agradable y un trabajo de sonido profesional. Comparando con otros conciertos de España, este tuvo la bomba de tener un público identificado y familiar, este tipo de público que baila en los pasillos, pide canciones y corea las letras. La banda pegó, repito, acompañada de un gran trabajo de la mesa de sonido con una perfección inolvidable, mostrando las largas horas de ensayos y la calidad de sus músicos. Boris se dejó su energía en el escenario al punto de pedir un descanso con la frase "déjame coger un diez que ya uno está mayor" con canciones de todas las épocas que fueron pasando una detrás de la otra hasta que el concierto se hizo corto de tan bueno. Después de la última, vinieron un par de temas mas con Ivette Falcón rematando la grandísima variedad de sonidos que regala Larramendi en cualquiera de sus modalidades desde guitarra sola hasta una banda completa que pasa por el rock hasta la timba y el guaguancó.
El momento mas emocionante de la noche fue quizás cuando Boris le contó al público que este concierto, por primera vez estaba siendo transmitido hacia Cuba de manera alternativa y saltando el bloqueo en todas sus formas posibles. En la pantalla apareció Antonio Rodiles y el team de Estado de Sats, quienes a través de streaming y la habilidad de los técnicos de Generación Asere estaban grabando para repartirlo de manera alternativa mas tarde en Cuba.
Este día no solo disfrutamos de la buena música, disfrutamos de la ilusión de romper muros y distancias. De trabajar en equipo y de lograr por encima de las trabas y dificultades, cosas que manos poderosas invierten sus recursos en prohibir o censurar. En lo que Silvio Rodríguez dentro de Cuba hace sus pataleta por algunas dificultades burocráticas que le recortan o retrasan sus ganancias personales, este pequeño team altruista ha logrado salvar las zanjas de las dos orillas, toda una maquinaria de aislamiento y censura real y llevar la música y el arte a su sitio, es decir, al alcance de todos sin reglas ni flujos de un solo sentido del mencionado y falso intercambio cultural.
Un servidor se alegra mucho de formar parte de ello y regala estas imágenes de su cámara dando las gracias por tanto tiempo pasándola bien con buena música y palabras con  acciones consecuentes, honestas y fuera de miedos represivos. Boris muestra que entre toda la masa de actores, músicos y demás personas de la cultura cubana actual de discurso ambiguo y complaciente, de silencios sumisos y respuestas ordenadas, existen aun personas que no transan con su manera de pensar y que van con sus ideas adonde sea como fue el caso reciente del viaje de Larramendi a Cuba, donde dio un miniconcierto en una casa sitiada por la represión militar cubana en la sede de Estado de Sats, con esos jóvenes que están tratando de cambiar a otra Cuba a través de acciones cívicas, culturales y de mucho trabajo y peligros en este lugar que dejamos atrás, donde la palabra cambio no se tolera y es altamente peligrosa para todos aquellos que decidan hacer público sus deseos e ilusiones de vivir en un sitio mejor algún día.

George Gautier
GautierProdVideos®

24 de agosto del 2014

1 comentario:

Anónimo dijo...

Que aburrimiento Miami, la verdad es que después de vivir en Europa uno va al campo con luz ese y se te queda chiquito. A Boris lo he visto en Madrid y sonaba bastante mejor.