7 de mayo de 2010

Sueños grises

Los sueños con La Habana suelen ser oscuros, la lejanía le quita el color a las imágenes de la memoria. Solo aquellas viejas grabaciones refrescan aquellos momentos que quizás fueron mejores. Lo malo que las grabaciones, como a la memoria también se le van los matices y las luces.

Vídeo realizado en el año 2000 y reeditado en el 2007.

Videos tu.tv

Déjame Habana….............


Se puede ver en HD en youtube

Como mismo escupiste mi cuerpo a un lugar diferente de la tierra
Como mismo te quedaste por la fuerza con mi alma
Como mismo te robaste todos aquellos sueños secretos
Ahora te ruego que me dejes, Habana.

Como siempre que me llenas las pupilas
Como siempre que las apagas con lágrimas
Como mismo las quemas con tristezas
Te pido que me dejes, Habana

Déjame estar sin mirar tus muros
Déjame no respirar tu atmosfera cansada
Aléjame de oler tu salitre lleno de porquería de la ciudad hundida
Solo te pido que me dejes, Habana.

Se que puedo morirme soñándote
Sin embargo no tengo el valor de ir a por tus besos
Como mismo me llevé mi cuerpo a tus espaldas
Como mismo te dejé mi alma, debajo de tu almohada.

Déjame por favor, Habana.

6 de mayo de 2010

La triste historia que nos tocó vivir

Es imposible llevar las cosas de peor manera cuando no se tiene la razón. Por respeto a mis padres, sobre todo a mi padre que ya no está entre nosotros, defensor del sistema cubano a ultranza, cuando manifiesto alguna idea en contra, me queda un poco de cargo de conciencia de que lo estoy haciendo mal. En lo mas lejano de mi mente existe algo que me dice que ojala yo esté equivocado en mi forma de pensar y de hacer y que los que gobiernan en Cuba tienen la razón. Pero los hechos contundentes me van golpeando a cada segundo que llega una noticia de Cuba. Esa lejana idea de pensar que quizás el sistema cubano tenga algo de lógica o razón se despedaza con cada golpe o grito que le dan a las madres cubanas que exigen en silencio y a través de rezos y plegarias la libertad de unos hijos y esposos encarcelados solo por escribir o pensar. 

Con estos hechos, no queda ni remota posibilidad de aunque sea preguntar cuales son las razones, si lo que te van a responder está escrito desde los años 60´s y recalcado en las nuevas generaciones por la fuerza que, alejándose de cualquier tipo de pensamiento o sentimiento humano, son capaces de salir a las calles a maltratar a mujeres que piden por sus familias.

 Ya, el colmo de la ridiculez es el argumento de que somos (y digo somos porque lo soy) mercenarios de la CIA, de que nos pagan y esas estupideces. Desde luego que alguien gana mucho dinero con lo que pasa en Cuba y no soy yo. Sería muy extensa esta entrada si enumero las cuentas y los negocios estatales tomados como privados por los “revolucionarios” para embellecer sus arcas personales. Sería absurdo repetir como, los supuestos logros del comunismo cubano en realidad, son una enmascarada rigidez capitalista aun peor, porque no solo son los propietarios de todos los medios de producción sino que se enriquecen con ellos e inclusive ostentan la propiedad sobre las personas y todo lo que conlleva al restringir todas las libertades de movimiento y pensamiento dentro de la isla, que no sea repetir cotorróneamente* el discurso del dueño de la finca. 

De mas está decir que la tesis comprobada del socialismo cubano que es “repartir las riquezas” pero no crearlas no funciona en este mundo algebraico. Aunque también les faltó agregar que era “repartir las riquezas” pero entre los dueños solapados y camuflados de uniformes militares de altos grados, los mismos que comerciaron drogas con Pablo Escobar o que son capaces de obligar a esa parte descerebrada de la población humilde, a golpear personas por sus criterios, por el temor de hacerlo abiertamente como quisieran con tropas y policías debido a la experiencia acumulada con las demás dictaduras homólogas. En realidad, la dictadura cubana es una tesis de cómo hacer las cosas aprovechando ciertas comodidades geográficas. Entre ellas, que en Cuba no hay frío, porque si con una bajada de temperatura caribeña se mueren 22 pacientes de un hospital desprotegidos ¿que pasaría si existiera el crudo invierno norteño? ¿Qué pasaría si las tierras bondadosas de la isla no dieran esos boniatos que se compran en el mercado negro? ¿Qué pasaría si no hubiera una frontera custodiada por feroces tiburones y peores y violentos guardas? Desde luego que no existiera y esta desgracia es la suerte que la dictadura cubana no sirva de ejemplo para otros países que están tratando de adaptarla con ridículos resultados en todos los sentidos.

  Desde luego que nuestros líderes dictatoriales no son grandes creadores. Aprendieron y calcaron de las dictaduras anteriores y su poca creatividad le ha dado solo para pequeños matices cubanos. El resto es metodología de Hitler (literalmente en el caso de los actos de repudio actuales) Stalin en las fabricas de fusilamientos instaladas en unidades militares, la mas productiva de ellas bajo la tutela del “carnicero” Che Guevara, Pinochet (de él se tomaron las redadas policiales y los arrestos en masa de manera sorpresiva) y una lista interminable de peligrosas máquinas contrarias a la libertad y la vida. Cuba actualmente es un compendio de todos estos cánceres sociales que han ennegrecido la historia humana a través del tiempo de la existencia.
Fidel en uno de sus cursos acelerados de dictador junto al sanguinario Pinochet.

Una  de las cosas mas horrorizantes es como el resto de la población mundial, a falta de criterios o esperanzas deja sus sueños ya sea por la incultura, la falta de información o la testarudez en defender este sistema, que superando las dictaduras anteriores ha invertido mas de los recursos con los que pueden contar en pequeñas victorias pírricas al exportar fuerza de trabajo esclava como medio de pago en lo que los optimistas ven una hermosa labor de ayudas médicas, o militares en el caso de las ayudas al terrorismo mundial y la desestabilización de los gobiernos democráticos en muchos sitios del mundo que aunque no sean perfectos, están ahí por vías electorales y nunca de fuerza o imposición como es el caso de el paraíso de ETA, o en su momento Sendero Luminoso en La Habana.

No queda más que esperar que esto cambie y llorar por los que no lo vieron. Muchas personas desde sus sitios cómodos o protegidos son incapaces de tender una mano a los que dentro de Cuba agonizan en persecuciones injustas, encarcelamientos, torturas y exclusiones. Actualmente Cuba es el reino del racismo de todo tipo, el apartheid, las mafias militares y la desprotección social en todos los sentidos. En lo que yo escribo esto, centenares de asnos uniformados están golpeando personas inocentes porque no quieren callar, o están contando sus retribuciones y mirándose con recelo entre ellos porque saben que el día donde va a haber una estampida de inmoralidad va a llegar y tienen listos sus arsenales para ajusticiarse entre ellos por conseguir ya no logros o dineros, si no una minima supervivencia ante tanta ignominia de la que ellos tienen conocimiento y control.
Queda decir que siempre se puede hacer algo por los que sufren. Se puede firmar por la libertad de los presos políticos. Incluso es de gran ayuda leer, estudiar y comprender antes de apoyar algo que incluso te puede hacer daño a ti mismo. Da igual que seas de derechas o izquierdas, con que seas un ser humano ya vale. Si desde tu posición cualquiera que sea, defiendes la libertad, los derechos de pensamiento y expresión ya eres de los nuestros. Da igual quien te pague o si vives debajo de un puente. Si quieres libertad, eres una persona libre y los que tenemos vagas esperanzas en mejorar la vida, contamos con personas libres para la reconstrucción de nuestra ultrajada islita en medio del mar..

Aquí está esta canción dedicada a los verdaderos mercenarios cubanos.


cotorróneamente* Me acabo de inventar esta palabra. Repetir como una cotorra algo sin sentido, mecánicamente o por obligación

2 de mayo de 2010

Josef y el 1º de Mayo (Capitulo 17)

Ni se había dado cuenta que era primero de Mayo. Día en que las calles se llenaban de policías y las costas de militares con relucientes cañones, temblando de que le pudieran aparecer unas manchas de ávido salitre. Cuando llegó a su sitio de trabajo estaba completamente vacío – claro, este día no se trabaja- se dijo a si mismo y volvió sobre sus pasos. A lo lejos solo se oía la voz del televisor de algún entusiasta vecino que quizás para justificar su ausencia al desfile lo ponía como para que quedara claro que al menos seguía la actividad por la tele. Gracias al canto de los pájaros, aquella ciudad no parecía un sitio desvastado por una guerra. Entre tantos edificios destrozados y ni un alma en un día tan soleado podía parecer que había arrasado alguna epidemia o que todos los pobladores habían emigrado de golpe. Ni siquiera padre o madre estaban en casa al despertar Josef, por suerte con la frase de, este no es de este mundo, no se habían tomado el trabajo de despertarlo para la marcha, nunca había ido a una, ni le encontraba el porqué, máxime cuando no cesaban de repetirlo por tantos días en todos los medios e incluso salir embarrado de las semi amenazas de sus compañeros de fechorías, llámese pescadores furtivos o como en estos tiempos, gremio de chapistas, mecánicos y demás trabajadores ilegales.
Hay que ir a la marcha- decía uno de los mas recalcitrantes que además se dedicaba a las peleas de gallos, perros y cuanto animal se pudiera apostar – Uno no puede foquearse*, uno tiene que estar en talla con la vorágine- las palabras le sonaban sublimes y meditadas. Josef volvió sobre sus pasos. Llegó a su edificio desierto y entró a su casa sin saber que hacer ¿A dónde ir? Desde que tenía uso de razón nunca había ido a ningún lado, a no ser las miles de millas marinas recorridas para buscarse el sustento pescando, o ahora, los sitios donde ilegalmente una vez más vivía de su trabajo. El único lugar que conocía en la Ciudad de La Habana era fuera de ella, el mar. Pero nunca había ido a él por entretenimiento o por no tener nada que hacer, pero en casa tampoco se podía quedar. A medida que avanzaba el día, mas y más televisores y radios se sumaban al volumen justificante de estar al menos en sintonía con la actividad. Se oían simultáneamente varios periodistas repitiendo las mismas consignas con un mar de gente de fondo. Josef tomó su máscara de buceo y se alejó mientras pudo.

Cuando llegó a la costa, unos militares le impidieron que se metiera en el agua. Sin decir nada se fue a la entrada siguiente con los mismos resultados. Así fue recorriendo una buena parte de la costa de Miramar oyendo las mas descabelladas excusas como que “hoy” la playa estaba cerrada, que no podía haber bañistas por si entraba algún infiltrado, que la costa era zona militar, que no podía entrar en perímetro armado, que no le daba la gana al teniente y la última y mejor de todas, que si no había ido a la marcha del primero de mayo tampoco tenía derecho a meterse en la playa.
Estuvo a punto de escalar cualquiera de los edificios conocidos y cruzar a la costa desprotegida como había hecho cientos de veces, pero la soberbia del mal día que estaba teniendo no le permitía esa especie de retirada. La costa era suya, y de todos los cubanos. No era propiedad de unos sujetos por muchos cañones que tuvieran, así que siguió explorando cada paso hasta llegar a la calle 16 donde vió lo que sin duda eran unos bañistas tomando sol plácidamente en las agresivas rocas costeras. Se acercó y comenzó a lavar la vieja careta en las pequeñas olas que saltaban un poco mas arriba de donde llegaba el nivel. Josef se sintió observado cuando miró estaban los supuestos bañistas preguntándose con curiosidad, parecía un ambiente cargado hasta que uno de ellos dijo, hablando por todos.
-¿tu no vas a la marcha?-
-No ¿y tu? – Respondió un poco receloso de los anteriores encuentros con los militares.
-Nosotras no somos bien recibidas en las marchas – dicho esto, estalló una risa generalizada. Josef sin entender, como siempre intentó analizar desde sus propias y confusas ideas el porque ni militares ni homosexuales iban a la marcha, quizás tenían algo en común pero al menos no se metían con ellos y gracias a eso él, pacíficamente iba a poder cumplir con su objetivo de darse un chapuzón en el hermoso mar que tanto añoraba constantemente.
-¡te cuidamos la ropa!- le gritaron ya cuando Josef se disponía a sumergirse del todo en el mundo en el que mas tiempo había pasado y alcanzó a escuchar a lo lejos
-Aunque hoy, todos los delincuentes se han ido a la plaza.

foquearse*: Se refiere en la jerga popular a destacarse de manera negativa ante las autoridades o los controles de cualquier tipo.