21 de abril de 2009

Y entonces me fuí a La Habana......



Después de 10 largas horas cuando ves tierra comprendes con la euforia que gritaría Rodrigo de Triana al ver un pedazo de esta isla que parece estar tirada como a nadie le importa en medio del Caribe. Solo que Don Triana no estaría pensando en tener problemas en una aduana impredecible y atroz, protegida por leyes absurdas prestas a expoliar a cualquier visitante entretenido. Ya estaba advertido. Aunque la aerolínea permitiera el transporte de dos equipajes de 23 kilos cada uno y uno de mano de 10 esta regla no servía de mucho, ya que como sabemos estos controles de pesos es para vigilar cuanto se carga el avión y cuanto tienen que soportar por cada bulto los trabajadores del aeropuerto que a veces tienen que cargar con ellos. Pero lo raro, lo inexplicable es que al terminar el viaje y recoger tus maletas solo puedes entrar al país 30 kilogramos de los mas o menos 50 que te dejan cargar en el avión (¡WARNING!) 30 kilogramos, deben saberlo si van a viajar a la isla del absurdo, solo 30 kilos. Quizás detrás de todo esto haya una buena intención. Pensemos positivo, quizás la isla se está hundiendo y haya que controlar todo el peso que se mete en ella. Quizás la aduana no quiere que tú, viajero ambicioso y conocedor de las carestías de las familias o amigos que tienes dentro te dañes las vértebras con tanto equipaje. Pero no he comprobado aun estas hipótesis por lo pronto, voy pensando en positivo y no me paso de los 30 Kilos porque te los cobran en Moneda fuerte y bastante caro, lo que me lleva a otra idea. Puedes hundir la isla o puedes joderte las vértebras si pagas, este mundo está muy mal, el dinero lo puede todo, incluso crear leyes de libre albedrío en contra de los bolsillos de los viajantes. Tengo que decir que el trato en la aduana fue excelente, correcto y muy rápido. Me quedé impresionado de cómo habían hecho algunos cambios para agilizar el cobro...Perdón los tramites de la aduana. Le pregunté al agente que me atendió que como habían logrado hacer esta mejoría me respondió mirando a todos lados…..
- Han llenao esto de cámaras…y los que miran las cámaras están siendo mirados por otras cámaras….no hay invento….
Por suerte no llevaba nada que les pudiera interesar. Llámese cositas tecnológicas, solo mi cámara en mano por la cual como siempre hago, haré que ustedes, visitantes de este blog vean por mis ojos lo mismo que vea yo.

4 comentarios:

Luis Antonio dijo...

Espero que tras los ingratos trámites aduaneros, te sea muy grata la estancia en tu país.
Un abrazo

Kerala dijo...

Sigo tu ruta, leyendo.

Aguaya dijo...

Ya etoy leyendo, ya estoy leyendo......
Un beso mientras!!!

Casanova dijo...

Leyendo su travesia por la aduana crei que era yo quien la estaba pasando, porque cuando lo hago, el que pierde tres kilos sudando soy yo..., y ni hablar de la misma al regreso, siempre aparecen las sorpresas! cAc