26 de abril de 2009

Cap05 Unos atardeceres mas y ya

Tranquila niña mía, en unos atardeceres mas, todo cambiará para bien.

1 comentario:

Lidia dijo...

¡Qué hermosura! No soy adicta a la nostalgia y cuando paseo por mis dos paisajes vitales de hoy (Asturias y Madrid) siempre encuentro alimento para los ojos y el alma. Pero escondido en algún rincón pervive el recuerdo de la isla y su mar: sinfonía libre de sonidos y olores, peculiar forma en que la luz se entiende con el polvo en la isla donde nacimos.
Gracias por este regalo.