27 de diciembre de 2009

Amanece en "La Puntilla"

Hay cosas en La Habana que pasan desapercibidas. Una de ellas, es este faro que lo que le llamamos “La Puntilla” donde se termina el histórico río Almendares llamado por los indígenas “Casiguaguas” Casi ningún Habanero sabe de el. Aunque es un punto visible de cualquier manera que se mire el mapa de La Habana, no puedes decirle a alguien de quedar en el Faro de La Puntilla, hay sitios insuperables donde quedar. El Coppelia por ejemplo, el Yara, 23 y 12, Línea y Paseo. No obstante por desconocido a pesar de estar siempre delante de nuestra vista es un sitio genial, romántico, poético que revuelve las sensaciones, máxime si se va de madrugada. Yo siempre acudo ahí. Es verdad que estoy ligado a el de manera especial, mas que cualquier transeúnte habanero porque ese faro era mi guía de llegar a casa después de días de navegación o agotadora jornada de pesca. Ver ese faro era saber que ya podía venir el mayor ciclón del mundo que con unas brazadas o unos remazos estaba tomándome un jarro de aluminio de café con leche y pan dentro de mi casa. En mas de una ocasión mis ojos no se apartaron de el por horas mientras entre olas terribles no dejaba de aletear sabiendo que a partir de ahí era CASA y que no importaba si no había mirado la meteorología y me había sorprendido una penetración del mar en medio de una pesca o de una jornada de WindSurf. A partir de ahí ya era casa, el río, sucio y olvidado abría su cauce cariñoso para recibir a sus hijos y protegerlos de cualquier furia vengativa marítima. Cada vez que vuelvo voy por ahí, preferiblemente de madrugada. Por más que se esfuercen todas las discotecas o chinchales de los alrededores no matan el ruido del mar en este sitio con su reggetón. Ver amanecer desde ahí es ver pasar a mi abuelo ya ausente en su viejo barco de tablas abandonadas, es volver a ser el niño de las trastadas dado por incorregible, es sentir los nervios del sitio de cita de los primeros amores alejados de la civilización citadina. Siempre amanezco ahí cuando la diferencia de horario y las tristezas de mi tierra no me dejan dormir en paz. Es una pena que a esas horas de la madrugada llegue la policía con malísima forma a preguntarme que estoy haciendo ahí. ¿Yo? filmando como amanece, ¿y ustedes que?

3 de noviembre de 2009

Josef comienza a volar (Capitulo 14)

Al cabo de un tiempo, a Josef le seguía pareciendo algo genial como su cerebro y su manera de pensar se iba adaptando a las situaciones que le rodeaban. Ya era capaz de entender el sentido del humor de personas que ni remotamente habían tenido la paz de la que Josef había disfrutado hasta hace unos meses. También era cuestión de alegría ver como iba despertando una habilidad resolutiva que ni por asomo se hubiera imaginado que existía, por ejemplo, hace unos días ni se imaginaba como era un vehiculo por dentro y ahora le era posible desmantelarlo y ensamblarlo si ningún tipo de ayuda. Podía ver una pieza y en su mente hacer la forma del recorte de metal necesario para hacerla, daba los golpes justos con el martillo y tanto era así que los demás chapistas del sitio se habían puesto de acuerdo para  dejarlo solo, ya que habían comprobado que se desempeñaba realmente bien. Josef era un chapista mas, lo único que lo diferenciaba con los otros era que Los demás consumían a toda hora del día incontables botellas de alcohol, ron o lo que apareciera que favoreciera un estado de embriaguez constante que los llevaba a un comportamiento típico que Josef pasó de no soportar a reírse con ellos. Desde luego que al cabo del Tiempo josef ya estaba mirando continuar su aprendizaje en otros sitios porque en este lugar había llegado muy rápido a un tope de conocimiento que le parecía fácil o al menos incompleto para la mente perfeccionista de su mundo distinto al de las demás personas.
Un día le preguntó a Fizz si podía hacer algún trabajo extra por ahí y este entre desconcertado y malhumorado le respondió que si quería hacer cosas extra que se las buscara el mismo, que bastante había hecho con enseñarle chapistería desconociendo que todo lo que Josef sabía lo había aprendido en una escuela y que al tener la posibilidad de ponerlo en practica no había hecho mas que superar con creces cualquier tipo de enseñanza primitiva de hombres que habían aprendido el oficio a base de ensayo y error. No obstante a la media hora Fizz regresó en su normal estado de alcoholismo crónico y le pidió disculpas, llorando a lagrima viva y contando una larga historia de desgracias, presidios, familias perdidas, traiciones de amigos y guerras entre hombres de difícil supervivencia a lo largo de su vida en lo que iba enseñándole a un Josef absorto toda una retahíla de cicatrices por el mismo orden y con la misma historia acompañada que hacía media hora como varias veces en cada día desde que se habían conocido.
-    Mira – dijo Fizz consumiendo un cigarro tan gastado que le quemaba la boca como si fuera lo mas importante de la vida en ese momento. Yo le estoy haciendo un carro a un medico ahí que me va a pagar 6 mil pesos, vamos conmigo los sábados y los domingos, matamos esa jugada y yo te doy parte del baro (dinero) porque de verdad lo tengo embarcado hace como seis meses y es que solo no lo puedo hacer pero tampoco puedo contar con estos borrachos – señaló al resto del grupo que daban cuenta de la tercera botella de ron de esa mañana.
Josef asintió, se animó al pensar que estaba dando un siguiente paso en su empeño por adaptarse a la tierra y esperó con ilusión ese fin de semana a ver como salían las cosas.

31 de octubre de 2009

Preparando los proximos videos.

Ya estoy preparando los videos que haré para el 2010, si hay alguna sugerencia será bienvenida.
Aqui en esta página estan todos mis videos del 2009.


El productivo saqueo de la emigración cubana:

Alguien pudiera catalogar como mucha gente ya lo ha hecho que las cosas que escribo en este blog no tienen sentido. Entre las narraciones de ficción que voy contando poco a poco y las noticias y comentarios que hago de Cuba, cualquier persona con sentido común puede decir que en esta página no existe absolutamente nada real ni lógico y eso me gusta. Pero poco después cuando ahondan en la información de los sitios libres, se dan cuenta que no soy de los más profundos en cuanto a análisis se refiere ya que como esto es un entretenimiento, tampoco me voy a deprimir contando cuanta anormalidad sucede a mi alrededor de aquí o de allá. Porque no pienso convertir esto en un trabajo. Prácticamente, si tengo que agradecer a este medio. Porque es una forma de aprender y responder preguntas, así cuando alguien me hace por 1768375 vez una pregunta de esas que la respuesta es completamente ilógica le digo que lo lean aquí, porque la verdad es que afecta contestar con palabras que puedan sonar completamente descabelladas porque descabelladas son las respuestas que llevan esas preguntas de esas cosas raras, sórdidas, ilógicas y fantasiosas que solo ocurren en Cuba. Este es el caso de este articulo que intentaré responder a continuación que como su titulo bien indica trata sobre el productivo saqueo de la emigración cubana.
Trataré de hacerlo lo mas sencillo posible, de  entrada para que la gente se quede con la idea. Que conste que ¡¡NO SOY PERIODISTA!! Así que todo dato viene de mis experiencias y lo que conozco en estos largos años de carrera como emigrante, la cual he desaprobado porque soy de los que piensan que si un día puedo volver a vivir en mi Cuba, de mi trabajo soy el primero en intentarlo con los ojos cerrados.

Pues bien. Seré breve.
Lo que puede llegar a gastar una cubano para salir del territorio nacional como emigrante es unas 200 veces el salario de una año entero.
Lo que puede ganar el estado cubano con la salida de un emigrante es 150 00 veces lo que puede ganar un cubano en un año entero.

¿Cómo?

Sin contar los trámites normales de salir de cualquier país, mencionando solamente los trámites anormales, prohibitivos y abusivos impuestos por el estado cubano de parte de su sección militar llamada Dirección de Inmigración y Extranjería esto asciende a una suma que para no poner cifras exactas solo pondré las causas, un valor aproximado y el que quiera que busque y haga la cuenta.

1º Hacerse el pasaporte. Valido por dos años, renovable pagando y a los seis años hay que empezar de nuevo el proceso. Más de 200 $
2º Permisos de salida o habilitación de viaje. Más de 150 $
3º Habilitación de títulos oficiales. Más de 400 $
4º Pérdida y traspaso de propiedades al estado cubano sin derecho a herencia o dejación de bienes a familiares cercanos, ni mantenimiento o custodia de bienes por parte de  terceras personas si se está mas de 11 meses fuera de Cuba. Más de 15000 $
5º Impuesto consular de viaje a Cuba para los cubanos por mes de estancia en el exterior que no quieran perder sus bienes. Más de 400$ si se viaja cada menos de 11 meses.
6º Varias etcéteras. Pago de habilitación, pago de registro consular, pago de antecedentes penales, pago de  registro de documentos en ministerios de relaciones exteriores etc, etc.
Desarrollar cada uno de estos temas conllevaría a una entrada infinita cuando el porqué es una única causa que es la de recaudar dinero. Han dado por hecho que las personas que emigran de Cuba tienen ayuda monetaria del exterior ya sea de amigos o familiares. Esta es una de las entradas económicas en Cuba que unido a las remesas familiares hacen una buena parte de la economía actual cubana, aunque por vergüenza no lo reconozcan como tal porque sería como decir que los traidores son los que están haciendo y manteniendo el actual sistema de gobierno de  la isla. Sería un poco humillante para los millones de cuadros inútiles y burócratas que hay dentro de Cuba que solo ocasionan gastos y no mueven un dedo por mejorar nada  de la pésima administración cubana reconocer que los que se fueron son los que mantienen la “revolución”.

Grosso modo. Conclusión 1: Nosotros los (escorias, gusanos, traidores, quedados, desertores) somos los que mas hemos hecho todo este tiempo por el gobierno de cuba aunque no estemos de acuerdo en la manera de tiranizar y desmembrar al pueblo de Cuba, por eso pido que cuando llegue a Cuba de visita me traten bien y como persona VIP ya que mantengo una buena parte de la “revolución cubana” pagando de mi trabajo aquí donde estoy el salario de miles de obreros y médicos cubanos cuando me pliego al saqueo que me exigen para poder visitar a mi familia.
 Conclusión 2: todos los cuadros de mando, del partido, los oficiales, los directivos, los ejecutivos y toda persona que está relacionada de alguna manera con el gobierno que a todas luces ha llevado a la Cuba que conocemos  a la crisis actual y el destrozo visible en todas las escalas, no hacen más que malgastar mi dinero que aunque me lo impongan por la fuerza, yo me siento como que soy contribuyente y exijo que a toda esa gente que solo ocasiona gastos con el mantenimiento de sus cargos, sus lujos, sus inmoralidades y su incompetencias sean cesados de sus funciones ahora mismo y sean puestos en sitios que conlleven alguna producción real, la construcción y reparación de viviendas y hospitales por ejemplo, la agricultura. Toda esa gente pueden aunque sea cargar ladrillos uno a uno. No estoy pidiendo nada malo para mi país, ni bombas, ni arrastrar a nadie solo pido que trabajen los improductivos y consumidores altos cargos del sistema inoperante cubano. Entonces ya llegado a este punto yo soy revolucionario y los directivos de Cuba son un ejercito de contrarrevolucionarios todos. Cada emigrante debe salir en la televisión como brillante aportador de bienes al servicio del estado cubano por más de 50 años y hacerle una fiesta cada vez que lleguen a su país y el estado cubano ser consecuente con su política de represión, persecución y exterminio de disidentes y contrarrevolucionarios y perseguir, exterminar y reprimir a esa larga lista de directivos que han hundido en la miseria a millones de cubanos, han empujado a la muerte en el mar a miles y han destrozado casi el 90% de  todas las familias con separaciones productos de la emigración y las guerras.
¿Que todo eso era evitable? Pues sí. El problema de Cuba no ha sido de bloqueo, no de enemigos, no de gusanos ni de otros países, el problema de cuba ha sido administrativo al 100 % y ello da cuenta que ahora Obama quiera quitar las obsoletas medidas restrictivas para con cuba y el gobierno de cuba esté horrorizado, sin saber que hacer si le quitan la fuente de (a quien echarle la culpa de nuestros destrozos) Por lo pronto no voy a seguir con esta entrada que ya me estoy embalando y esto es un entretenimiento ya tengo bastante con la vida diaria para también encenderme a mi mismo con un simple blog. De momento dejo claro mi posición, ¡Viva mi REVOLUCIÓN!, la que yo y millones de cubanos pagamos desde lejos, la que soñamos, por la que murieron nuestros padres engañados, por la que murieron nuestros antepasados y próceres de la historia de Cuba y ojala se acabe pronto la tremendísima contrarrevolución interna comandada por los quien tu sabes y seguidas por hordas de funcionarios y militares inútiles que cada día caen mas bajo como la ridiculez de temer y perseguir a una flaquita que escribe en su blog verdades como lanzas que se abren paso entre las oscuridades de la censura contrarrevolucionaria gubernamental cubana. Aclaración: Como mismo digo esto, sostengo que en Cuba hay militares y directivos honestos que aunque estén maniatados llevan dentro de si un nivel de preparación y ética que algún día les valdrá para desempeñarse seriamente en hacer algo positivo por Cuba desde el mismo momento que exista la posibilidad de ejercer un cargo constructivamente y no solo como ejecutor de deseos de una instancia superior caprichosa y torpe.


Ah... y de lo que se trataba este articulo. Cuando te vas de Cuba, el estado cubano se queda con todo lo que tengas. Como aves de rapiña hacen un inventario de tus pertenencias y estas no pueden ser dejadas a hijos o padres, el estado se las queda sin más. Hablamos de casa, carro, parcelas, terrenos, electrodomésticos. Todo. Una ley de saqueo no escrita pero que se ejecuta como un reloj. Menos mal que al salir de Cuba yo solo tenía un perro sato y por suerte para mi, no soy universitario que si no, esto se extendería mucho más. Menos mal que esas cosas son para distribuirlas en los pobres que se quedan en Cuba, como es el caso de la casa de la amiga mía que vivía en 1ra y 16 en Miramar que su casa fue entregada a una asociación que ayuda a……… a no ¡coño! Es un restaurante de palmares  la empresa militar………..huy…ya me callo.

………….Se llama Don Cangrejo……………

………El restaurante claro…………..

29 de septiembre de 2009

Josef comienza en la tierra (Parte 13)

A las 8 en punto de la mañana ya Josef hacía rato que estaba en la puerta de la escuela de Ciudad Libertad, así durante días que fueron meses Josef aprendió que el metal no era tan duro como parecía. Que se podía estirar, doblar, recoger, moldear y con un poco de maña fabricar con él la forma que te viniera en gana. Javier el profesor, notó tanto interés en Josef que cuando los alumnos se ponían con el comportamiento típico de la edad centraba todas sus energías en enseñar a la única persona que en ese momento le interesaban realmente sus clases. Así que Josef en unos 4 meses ya sabía construir a mano casi cualquier parte de un carro por complicada que fuera. Al quinto mes, Javier le dijo que ya estaba listo, que solo le faltaba práctica y que eso ahí no podía garantizárselo por la falta de medios. Josef, agradecidísimo salió feliz de que tenía un oficio terrestre y en silencio se burló de aquello desconocido que mandaba en el mar y a los que se metían en él que por un momento le hizo creer que estaría viviendo bajo el agua hasta el fin de sus días. Solo faltaba encontrar trabajo de eso. Los sueños se dispararon cual potente escopeta de aire comprimido de las que usaba para pescar. Quizás podría hablar con una muchacha terrestre, quizás podría vivir un poco mas.
Los días siguientes fueron una mezcla rara de grandes esfuerzos recorriendo todos los talleres que se encontraba a su paso para conseguir el trabajo que finalizaría con su nueva carrera de chapista de carros pero no era fructífera la búsqueda. Con un dinero que le quedaba, le pagó a un amigo para que le permitiera sacar la licencia de conducción lo cual no le fue difícil por el alto grado de aprendizaje que tenía y por las tantas veces que le había robado el carro a su padre desde que tenía unos doce años. Al cabo de un tiempo ya estaba un poco agotado cuando en un taller en playa un sujeto bastante raro pareció tomarlo en serio. De nombre Domingo Fizz y conocido por Fizz, lleno de tatuajes y con una visible y amplia experiencia en cualquier cosa menos en chapistería invita a pasar a Josef a un taller donde habían carros de policía destrozados y canibaleados como si algo del espacio exterior se hubiera estado alimentando de sus piezas. Josef pasa desconfiado y no escucha casi nada. Las imágenes que pasan por su vista están ocupando todo su ser lentamente como diciéndole que este va a ser el sitio donde pase muchas horas de su vida en lo adelante. De momento tiene deseos de echar a correr hacia su mar y seguir haciendo lo que había hecho hasta ahora, que malo que bueno, no quemaba, no hacía tanto ruido, no olía a esa extraña mezcla de grasa, gasolina y plásticos quemados. Fizz seguía balbuceando palabras a su alrededor mostrándole el sitio, Josef intimidado trató de desconectar con tamaña mala impresión y se centró en atender a quien le estaba explicando algo hasta que comenzó a oír de nuevo, sonidos del mundo real.

-Y entonces…. ¿te parece bien Josef?
-¿El que?
-¡Coño! No me has estado oyendo nada, que entras como ayudante de chapista y cuando llegues a un tiempo se te sube la categoría, te pagan 148 pesos pero ya tu sabes que aquí siempre nos buscamos “alguito”

“Alguito” era muy importante en cualquier trabajo, no obstante Josef no averiguó nada extra ya que en principio pensó que este era un sitio de aprendizaje y que cualquier cosa que le pagaran vendría bien, que su beneficio era otro. Fizz no paraba de hablar, cada día hablaba más y Josef en silencio hacía su trabajo que consistía en cortar partes de chapa para hacer los remiendos que le hacían a los carros en ese taller. Era un taller de la policía y los que trabajaban en el eran ex reclusos por regla general. Habían otros personajes que serán dignos de relatos futuros. Pero por el momento Josef estaba caminando con pasos fuertes hacía lo que el pensaba que era un buen cambio de su vida. Cuando se lo comentó a sus padres estos se pusieron visiblemente felices aunque no se explicaban como alguien tan conflictivo y rebelde como Josef había dado un paso hacia lo que relativamente se debía hacer. Pero así fueron las cosas. Josef era chapista ahora.

23 de agosto de 2009

Capitulo 23 Socialismo o Cadillac


El Cartel de Socialismo o muerte claramente deja ver el estado de las cosas. Son señales. Sin embargo el Cadillac verde, aún mas antiguo y frágil que el sistema donde vive, le pasan la mano, lo engrasan y lo ponen a punto porque el si va a sobrevivir. No es una metáfora. No dejan de hacerle malos ajustes al sistema cubano y de meter la pata con sus piezas. Los terribles mecánicos que remiendan sin ningún tipo de ética la maquinaria gubernamental cubana han metido la pata de nuevo. El sistema se le ha fundido otra biela. A día de hoy todavía no hay noticias de que el apresamiento de una persona inocente por gritar HAMBRE en la vía pública haya sido un error. Parece que los dos años de privación de libertad de Pánfilo (Juan Carlos González Marcos) van en serio. Pero ¿como yo soy tan tonto de no creérmelo? Si han sido capaces de ahogar gente por el supuesto delito de querer escapar a los Estados Unidos en un viejo bote de madera. No descansa la contrarrevolución dentro de Cuba. Y después el gobierno dilapida recursos en perseguir a los que consiguen por vías extraoficiales un poco de leche para sus hijos o se saturan de alcohol y gritan a manera de broma realista AQUÍ HAY HAMBRE. Me pregunto entonces cuantos años de prisión le espera a los responsables de poner en ridículo a todo un sistema de gobierno apresando un sujeto enfermo de alcoholismo por usar el vocabulario en público. ¿Qué peligrosidad hay comparado con los que pueden matar o fusilar a punta de dedo o de golpes de barra de acero disfrazados de obreros con pistolas en la cintura representando a un supuesto pueblo enardecido e indignado? ¿Quien es peligroso aquí? Al final va a ser que Pánfilo tenía una razón tan grande como la maquinaria que lo ha encarcelado.

Pánfilo al igual que el Cadillac sobrevivirá y el resto de la maquinaria que lo ultrajó, tratándolo como un vil delincuente ya le van quedando menos tornillos sanos. Ojala en un ultimo estertor cercano extiendan la débil mano justiciera sobre los que realmente le hacen daño al pueblo cubano desde sus Mercedes Benz y sus despachos climatizados. Esos que hablan de racionamiento una vez más, de ahorro desde sus yates, de austeridad en el seno de más de 700 guardaespaldas. Quizás la revolución al final tenga como los orates minutos antes de morir un poco de lucidez de mirarse a sí misma y reconocer que han hecho de todo lo sórdido que se pueda mencionar sobre la bandera y sobre el pueblo sin mas resultados que una burguesía militar y un pueblo amordazado cada vez mas sin sentido de la humanidad propio y con indiferencia hacia las modernas practicas de la esclavitud y la injusticia humana.
Por suerte, el cartel MUERTE está en el suelo.

-------------------------------------------------------

Capitulo 22 Habana en la mañana

14 de agosto de 2009

Capitulo 20 "Fast Habana"

Capitulo 20 de la serie de videos de mi ultimo viaje a La Habana. Imágenes corredizas de una realidad lenta e inacabable. Intento por sofware y tecnología de que las cosas sucedan rápido o al menos sucedan YA! La Habana, lenta, asfixiante, hermosa e impávida está bajo estos cuadros exactamente igual que hace 20 años porque ahí no pasa nada. La energía pasa por entre las personas sin tocarlas como si no se lo merecieran y todos seguimos esperando.

27 de julio de 2009

Como mantener un barco de mas de 100 años

Este barco viene desde mis abuelos, Está hecho con plantilla (diseño) canario. Cuando estuve en Tenerife vi muchisimos que aun conservaban su estructura. Este barco está lleno de mis recuerdos, incluso desde antes de aprender a caminar ya navegaba en este pequeño héroe. A manera de agradecimiento aun se mantiene con cariño y sin recursos y se ve en esta secuencia como con medios artesanales se intenta subir a tierra para su reparación.

24 de julio de 2009

Ultimas desde La Habana (El Hombre del catre)

Aun no se sabe a ciencia cierta porqué. No se tienen datos. Solo que un hombre puso una cama en medio del malecón habanero, una de las calles más transitadas y peligrosas de la Ciudad de La Habana, sin más. Cualquier aporte será bienvenido. Gracias Dunier (desde Cuba)








¿¿Será un segundo Pánfilo??

13 de julio de 2009

Homenaje a las victimas de la masacre del remolcador 13 de marzo

La Masacre del 13 de Julio de 1994

1.- Los Hechos

Hundimiento del Remolcador “13 de MARZO”

El día 13 de julio de 1994 a las 3:00 a.m. aproximadamente, 68 personas de nacionalidad cubana que intentaban salir de la isla con dirección a los Estados Unidos se hicieron a la mar en un remolcador ("13 de Marzo", reparado en su totalidad y con un motor nuevo) al servicio de Fidencio Ramel Prieto, jefe de operaciones del puerto de La Habana y secretario del Partido Comunista de Cuba en aquel lugar, desde el puerto ubicado en la ciudad de La Habana. La embarcación utilizada para la huída pertenecía a la Empresa de Servicios Marítimos del Ministerio de Transportes.
Según testigos presenciales que sobrevivieron al naufragio, apenas zarpó el remolcador “13 de Marzo” del puerto cubano, comenzaron a ser perseguidos por dos barcos (Polargo 2 y Polargo3) de la misma empresa estatal. A unos 45 minutos del viaje, cuando se encontraba a siete millas de distancia de las costas cubanas - y luego de que trataron primeramente de acorralarlo en un lugar conocido como “La Poceta”-, otra embarcación (Polargo 5) perteneciente a la mencionada empresa se sumó. Iban equipadas con tanques y cañones de agua.
La embarcación de la empresa estatal cubana denominada “Polargo 2” bloqueó por delante al viejo remolcador “13 de Marzo”, mientras la otra embarcación denominada “Polargo 3” la embistió por detrás, partiéndole la popa. Las embarcaciones estatales se ubicaron en los lados laterales (Polargo 3 y Polargo 5) lanzándoles agua a presión -a todas las personas que se encontraban en la cubierta- mediante los cañones que poseían. La presión de los chorros es igual a 1500 Kg f por pulg. cuadrada y utilizaba agua salada extraída del mismo mar. Nunca terminaban los chorros.
El clamor de las mujeres y niños que se encontraban a bordo en la cubierta del remolcador “13 de marzo” no impidió que cesara el ataque. Dicha embarcación se hundió con un saldo de 37 personas muertas.
Muchas de las personas perecieron en el naufragio debido a que se vieron obligadas a refugiarse en el cuarto de máquinas por la alta presión de los chorros de agua que les lanzaban a todos los que se encontraban en la cubierta.
Lanchas guardafronteras se encontraban en la escena un poco alejados para que el hecho no tuviera matices militares, pero estaban allí contemplando el genocidio. Los sobrevivientes de la tragedia afirman que están vivos por un milagro, pues en el instante en que estaban a punto de morir, aparece un barco griego por las cercanías y al notar las lanchas guardafronteras que estaba viendo el hecho deciden finalmente prestar socorro. Estaban actuando al parecer con la idea de no dejar testigos. Gracias al barco griego hay 31 supervivientes.
Los sobrevivientes también afirman que los tripulantes de los tres barcos estatales (Polargo 2, 3, 5) no prestaron socorro a las víctimas. Regresaron a sus espigones vacíos. Una vez rescatados, los mismos fueron trasladados al puesto de guardacostas cubano de Jaimanitas, ubicado al oeste de La Habana. De allí, fueron trasladados al Centro de Detención de Villa Marista. Las mujeres y los niños fueron liberados y los hombres permanecieron detenidos.

Negativa del Estado cubano a recuperar los cadáveres de las víctimas

En los días posteriores al naufragio, familiares de las víctimas que perecieron ahogadas se dirigieron a las autoridades cubanas a fin de rescatar los cuerpos que se encontraban en el fondo del mar. La respuesta oficial fue que no contaban con buzos especializados para rescatar los cadáveres.
Las autoridades cubanas dicen que no contaban con medios de izaje para sacar a flote la embarcación y rescatar los muertos. El perito dijo a uno de los sobrevivientes (Jorge García Mas) que el remolcador 13 de Marzo estaba hundido en un punto a 3,5 km de profundidad, el sobreviviente le desplegó una Carta Náutica que llevaba consigo e increpó al perito a que buscara esa cota de profundidad en el mapa, cosa que no podía hallar porque la cota mayor en ese sitio el veril no rebasa los 800 metros. Jorge afirma que ellos tenían dos medios importantes para sacar el remolcador: La grúa Pablo Sandoval y la Magnun XII (capaces de izar embarcaciones gigantescas hundidas a mas de 1000 metros ) y que si esa fuera la razón, por qué no le entregaron el cadáver de su nieto que se ahogo en la superficie, o el cadáver de Fidencio Ramel que fue impactado por un chorro de agua y se ahoga en la superficie, por qué no le entregaron el cadáver de Rosa M. Alcalde a sus familiares, quien sirvió de sostén a muchos sobrevivientes que imaginaron que era una balsa porque ella flotaba.
La organización sin fines de lucro “Hermanos al Rescate” -que se dedica a rescatar a los balseros cubanos que intentan escapar de la isla- solicitó autorización al Gobierno cubano para sobrevolar el lugar de los hechos, a fin de ayudar a rescatar los cadáveres, pero la petición fue rechazada de inmediato. Ninguno de los cuerpos de los ahogados ha sido rescatado por las autoridades cubanas hasta la fecha, a pesar de que el hundimiento del barco remolcador “13 de Marzo” tuvo lugar en aguas territoriales cubanas.

2.- Las Víctimas
Niños desaparecidos:
1- Hellen Martínez Enríquez - 5 meses
2- Xicdy Rodríguez Fernández -2 años
3- Angel René Abreu Ruiz -3 años
4- José Carlos Nicle Anaya -3 años
5- Giselle Borges Alvarez -4 años
6- Caridad Leyva Tacoronte -5 años
7- Juan Mario Gutiérrez García -10 años
8- Yasser Perodín Almanza -11 años
9- Yousell Eugenio Pérez Tacoronte -11 años
10- Eliecer Suárez Plasencia -12 años

Jóvenes desaparecidos:

11- Mayulis Menéndez Tacoronte -17 años
12- Miladys Sanabria Cabrera -19 años
13 - Joel García Suárez -20 años
14- Odalys Muñoz García -21 años
15- Yaltamira Anaya Carrasco -22 años
16- Yuliana Enríquez Carrazana -22 años
17- Lissett María Alvarez Guerra -24 años
18- Jorge Gregorio Balmaseda Castillo -24 años
19- Ernesto Alfonso Loureiro -25 años
20- María Miralis Fernández Rodríguez -27 años
21- Jorge Arquímedes Levrígido Flores -28 años
22- Leonardo Notario Góngora -28 años
23- Pilar Almanza Romero -31 años
24- Rigoberto Feu González -31 años
25- Omar Rodríguez Suárez -33 años
26- Lázaro Enrique Borges Briel -34 años
27- Martha Caridad Tacoronte Vega -35 años
28- Julia Caridad Ruiz Blanco -35 años

Adultos desaparecidos
:
29- Eduardo Suárez Esquivel -38 años
30- Martha M.Carrasco Sanabria -45 años
31- Augusto Guillermo Guerra Martínez -45 años
32- Rosa María Alcal de Puig -47 años
33- Estrella Suárez Esquivel -48 años
34- Reynaldo Joaquín Marrero Alamo -48 años
35- Amado González Raíces -50 años
36- Fidencio Ramel Prieto Hernández -51 años
37- Manuel Cayol -50 años

TESTIMONIO DE UNA MADRE SOBREVIVIENTE AL HUNDIMIENTO DEL REMOLCADOR "13 DE MARZO"

El 13 de Julio de 1994, ocurrió la mundialmente conocida MASACRE DEL REMOLCADOR 13 DE MARZO frente a las costas cubanas por el régimen cubano. Ese día setenta y dos hombres, mujeres y niños abordaron este pequeño barco con el único propósito de escapar hacia los Estados Unidos. La embarcación fué perseguida por la guardia costera castrista durante unos 45 minutos. No fué hasta entonces que el gobierno cubano comenzó a embestir el barco cargado de refugiados indefensos hasta provocar su fatídico hundimiento. El testimonio de una madre sobreviviente a la tragedia: María Victoria García Suárez será vívidamente expuesto a continuación. Ese día, María Victoria perdió a su esposo, su hijo de 10 años, su hermano, tres tíos y dos primos. Su testimonio desgarrador revela lo que le sucedió a su hijito una vez que estaban en el agua.
María Victoria García Suárez. 30 años de edad. Madre sobreviviente que pierde a su hijo en el Remolcador 13 de Marzo.
Les confieso que aunque vivamos juntos, me resulta muy embarazoso conversar con mi hija sobre este asunto. Y no es porque se niegue a hablar, sino que ambos experimentamos sensaciones de dolor compartido que impiden una adecuada fluidéz en la charla.
Ella describe con mucha exactitud los momentos trágicos vividos y logra involucrarme como un protagonista más del suceso. Al final terminamos desgastados.
Desde el fatídico día hasta hoy, van dos veces que la entrevisto. Y siempre repite lo mismo, como para no dejar lugar a dudas sobre la veracidad de lo expuesto. Ahora añade mayor riqueza a sus argumentos.
Malli, como suele llamársele en la casa, no conoce el odio ni la violencia. Su niñez transcurre dentro de una atmósfera de amor y comprensión. Precisamente por la falta de ingredientes de crudeza en ella, se multiplica el impacto de esta amarga experiencia y le abre un enorme surco de dolor en su corazón.
Este conmovedor relato lo obtuve una tarde en una de las dos habitaciones de mi casa. Estaban presentes también, mi hijo Jorge Félix e Iván el sobrino.
"Con los matules al hombro cogimos la guagua. Mi grupo lo componen: Juan Mario mi hijo, Ernesto mi esposo, Joel mi hermano, Eddy y Estrella mis tíos, Eliecer y Omar mis primos, María Miralis y Xicdy esposa e hija de Omar. Además, Armando Morales Piloto amigo de Eddy, Julia Caridad y su hijo Angel René, y Yaltamira con José Carlos; se agregó Espiga. Dentro de la guagua ya venían Lázaro Borges (Felo) chofer y primo de mi papá, su esposa Lisset y la hija Giselle, y Guillermo el tío. Arrancamos sin saber a donde.
Diez o quince minutos después, paramos. Pensé en la policía y corrí la cortina de la ventanilla a un lado para ver. Estábamos en la rotonda de Cojimar recogiendo otro grupo. Eran bastante. Luego de saludarnos, continuamos.
Dejé abierta la cortina para curiosear. Ibamos por todo Via Blanca rumbo a la Habana hasta el Paso Superior. Al llegar al semáforo de Vía Blanca y Fábrica, en vez de doblar a la derecha para el puerto, continuamos recto y más adelante entramos en la Benéfica.
En el parqueo se apagó el motor; como esperando por alquien que no estaba pero me doy cuenta que hacíamos tiempo. Felo tenía puesto Radio Reloj por el altavoz.
No demoramos tanto, partimos enseguida. Dos policías nos saludaron a la salida. Bordeamos a patrullas hasta frente a la fábrica de cementos. Allí, doblamos a la izquierda en el Anillo y pronto llegamos al punto. El muelle queda un poco más allá de la planta de Tallapiedra, en la acera de enfrente.
Desperté al niño; estaba dormidito y nos bajamos. Alguno dejó olvidada una mochila en el piso. La recogí y entregué después. Felo mete la guagua en la rampa, la cierra y deja puestas las llaves en el chucho.
Entramos en el remolcador, uno tras otro y sin hacer bulla. Un hombre nos guía diciendo: Sujétense bien. Cuidado no resbalen. Aléjense del motor. Por la derecha; por la izquierda. Péguense a las paredes del casco.
El niño a mi lado no hallaba respuestas a sus inquietudes. Quedamos en ir a un Campismo y la realidad ante sus ojitos es otra. Por eso no se cansa de preguntar: "Mamá, a donde vamos?
Y yo le repito: a pasear... a pasear, entonces me empina la mirada de lado y hace shis, shis, como si friera huevos. No está conforme, refunfuña y repite: contrá... oyemé...
Subí a la cubierta bajo protesta de mi esposo cuando me lo pidieron.Abajo, él trató de sujetarme, pero le dije: sígueme y no lo hizo. Conmigo habían otras madres con sus hijos, éramos pocos allí.
Me acomodo por la parte de popa debajo del toldo que sirve de techo y nos sujetamos del palo que tiene la campanita arriba. El niño lo meto dentro de un corralito en la misma base del palo. Navegamos un rato y es cuando el niño me pregunta, mirando hacia atrás: Mamá, que es esa luz? Entonces yo miro y compruebo que otro barco nos sigue. Si mi hijo, es otro barco, le dije sin quitar mi vista de esa dirección.
El niño continúa insistiendo. Sacude sus manitas y los ojitos parecen desorbitárseles: Mamá, mamá, se acerca...!
Alguien desde alante avisa que somos perseguidos, y siento que vamos más deprisa pero los de atrás se nos adelantan. Comienzan a tirar chorros de agua y nos empujan duro por el costado. Trato de cubrir con mi cuerpo el del niño. Escucho los gritos de una mujer aterrorizada: Mi hijo..., mi hijo...!
Parece como si un chorro de esos le arranca el niño de entre los brazos.
Estábamos ahí mismitico donde atraca el Galeón. La gente en el Malecón lo vieron todo. No podía mirar bien de frente, porque las luces que alumbran encandila la vista.
Apuntan los chorros sobre mí y casi quedo desnuda. Parecían hincados de clavos sobre las espaldas y los muslos; pero el niño aunque estaba empapadito, no fué castigado. Me viraba de un lado para otro y le servía de escudo. Pobrecito!, apretado contra mi pecho me decía bajito: Ay mamita, que es ésto... Dios mío sálvanos...! Yo le daba aliento diciéndole que no tuviera miedo; que resistiera un poquito... que lo malo pasaba pronto. Pero seguían y seguían los chorros y los golpes.
Los que estaban cerca de mi huyeron de los ataques, algunos fueron lanzados brutalmente contra los hierros y maderas. Quedé sola con mi hijo aguantada del palo; temía moverme y ser lanzada también. No tuve más remedio que esperar que se cansaran o nos mataran.
Yo estaba de espaldas a la popa, y el niño me advierte: Cuidado mamá, viene pa'arriba de nosotros! trato de portegerme apretándome contra el niño y el palo. Aquello parecía un tiburón que venía a tragarnos. Llegó arriba de nosotros hasta que se monta encima y parte el barco por atrás. poco faltó para que me exprimiera contra el palo. El niño grita temblando y lloroso: Nos rendimos, nos rendimos...
Otro hombre llama: Jabao.. Jabao, déjanos ya... mira que hay mujeres y niños...
Y el asesino respondió burlón: Eso no era lo que ustedes querían? Ahí tienen, ahora arréglenselas como puedan o muéranse!
Nuestro barco se hundía y yo desesperada no hallaba que hacer. Cogí al niño y lo cargué. Pobrecito, rezaba, estaba como espantado. Se comía las uñitas y presentía lo malo.
El agua comenzó a subir, mejor dicho, nosotros a bajar. Le dije al niño: Papi, sal del corralito y encarámate sobre mí. Ahora abraza tus piernecitas por mi cintura y sujétate de mi cuello con tus bracitos... apriétame fuerte y no me sueltes... coge aire bastante y cierra tu boquita. Todo se lo fuí diciendo en la medida que la situación se iba agravando, y él obedece.
-Si mamá, fueron sus últimas palabras con una vocecita que casi no se oía. Poco a poco fuímos bajando hasta que el mar nos traga completos. No sé cuando bajé ni como subí. No se si morí o volví a vivir. Parece que moví rápido las piernas y salimos a flote por dos veces. El niño seguía abrazado como dormido. Entonces lo llamo: Joanmi, Joanmi, pero no me respondía. Había perdido todas sus fuerzas por el agua tragada, estaba como desmadejadito.
Me mantengo a flote moviendo rápido las piernas. Miro alrededor y me aguanto de un bulto flotante; parecía una balsa, pero era Rosa ya muerta. Recuerdo sus gritos de locura durante los ataques. Sigo aguantada de ella y pido auxilio; temía demorarme y que el niño se muriera. Otras personas a las que nada más se le veían las cabecitas, también gritaban. Y aquellos barcos que nos hundieron, daban vueltas formando un remolino; no podía mantenerme así por mucho tiempo. Entonces descubro una caja flotando con un grupo de personas encaramadas. Trato de alcanzarla con el niño a cuestas y empujando a Rosa. Me acerco a la distancia del brazo. Algunos me tienden los suyos para acortar el tramo; pero al soltarme de rosa para agarrarme de la gente, lo hago con tanta fuerza y desesperoque todos me vinieron encima. Entre éstos y los de atrás que me agarraban las piernas para salvarse también, se desprende el niño y se me vá. Grité desesperada: Cójanme al niño, auxilio se me ahoga!, pero nada, todo fué inútil. Se perdió ante mis ojos. y lo más triste, no tenía fuerzas para nadar solito, había tragado mucha agua.
Junto a otros, permanecí sujeta al borde de la caja. Los remolcadores retrocedían cuando alguno trataba de darle alcance buscando socorro. Por fin unas lanchas de Guardafronteras tiraron salvavidas amarrados a sogas.
Un día como hoy, siento una terrible verguenza ajena de ser cubano, y si lo que hay escrito en esta entrada tiene algo incierto por favor comentarlo con pruebas sensatas y honestas.

28 de abril de 2009

Cap07 Julio el Pelicano

Julio es un pelicano que llegó de la florida. Los muchachos con sus ansias de cazar todo lo que se mueva le rompieron un ala a pedradas a pesar del cuidado que tratan de tener los pescadores para que estas cosas no ocurran. Pero Julio le tocó lo peor, inválido tuvo que quedarse viendo como sus compañeros volvían a la florida tranquilamente en su vuelo pausado y alto. Cuentan los pescadores que cuando regresan, ya no quieren a Julio, lo miran de malas maneras y si es posible lo atacan con furia de venganza. Algunos dicen que porque Julio dejó abandonado en la florida mujer e hijos, otros que por problemas políticos pelicanienses. Nadie sabe la verdad. Solo que Julio cada día implora un poco de pescado para sobrevivir. Siempre fue libre y ahora, mas que el ala le duele depender de los que tienen la comida. El no puede hacer nada, no puede pescar, no puede irse, los de allá no lo quieren por quedarse. Con suerte sobrevivirá con lo que le den el resto de sus días hasta que suceda algo bueno como que se le sane el ala derecha rota por las piedras y emprenda vuelo de nuevo o sobrevivirá el resto de sus días sin ningún cambio en su triste situación. Lo que más le entristece es que no sabe si ese cambio está cerca o nunca va a suceder. Mientras, va tirando más o menos………. y……
........¿De que estaba hablando?......

26 de abril de 2009

24 de abril de 2009

Cap04 La canción de nuestros Padres

Apto para ver en HD(Alta Definicion) y pantalla completa presionando los botones al efecto en la parte inferior derecha de la ventana del visor una vez comenzado a reproducirse el video.

Cap03 Despacio.....despacio.

En la Habana se camina despacio porque no hay adonde llegar. No es el paradigma de los lugares y si de las contradicciones. Puedes ver un BMW o un Audi de última generación propiedad de un estado donde no se pueden comprar medicamentos contra el cáncer o pintar las escuelas.

En la Habana las guaguas no circulan, bajan escaleras de tantos baches y desniveles que hay en las calles. Ir a 60 kilómetros/ hora es romper la velocidad de la luz. Porque la luz, como las demás cosas físicas en La habana no obedecen a leyes terrenales. La luz en la Habana es viscosa y tiene vida propia. Por eso oirás a los Cubanos diciendo todo el tiempo, se fue la luz, vino la luz. No importan las fuertes inyecciones de petróleo o dólares, la luz es de las pocas cosas que se mueve con libertad en La Habana. Por las calles ves a los Cubanos mezclados con las almas que ya no están, en un breve momento vi la mía, pero cuando fui a hablarle se escurrió por un pasillo obscuro e interminable. Me dio miedo entrar. Quisiera que viniera conmigo adonde estoy ahora pero lo mas que he logrado es que se acerque al mar y huya despavorida terradentro otra vez. La Habana no está en este tiempo ni en ningún tiempo posible, es de esos sitios donde la gente muere esperando ser normal como el resto de los mortales pero ese valor se les está negado. En La Habana, o susurras, o eres un alma. No tienes celulas, sino noticias y en los momentos felices puedes suspirar. La Habana es un sitio de suspirantes.

22 de abril de 2009

Cap02 Mi Habana, tu Habana

Todas las tropelías pasadas se olvidan en el mismo momento en que andas un poco por sus costillas. Me refiero a La Habana, esa ciudad tuya, mía y de todos. Llegas a casa malhumorado por los trabajos que te costó llegar pero un abrazo cálido te hace olvidar que ayer rabiabas o llorabas de nostalgias o impotencias. Todas las marcas desaparecen para dar paso a simples besos de un solo lado de la cara con la profundidad azul del mar cercano. El amor y los sueños van juntos de la mano esquivando el humo y las contramareas. Quizás cuando menos te lo esperas ya has encontrado el camino de tu vida y cuando menos lo esperas lo vuelves a perder. Nos fuimos de la Habana pero ella fiel nunca se fue de nosotros. La llevamos a cuestas, a rastras, encima y debajo. Nos pesa, nos traba y a veces no deja ni respirar. Pero para amar hay que sostener, aguantar y vivir con lo que se nos da a nuestro alcance. Es fácil olvidar. Es solo una simple ciudad derruida en una isla cercana, pero cada grano de arena que tiene nos rasga con el cariño y el odio de una pésima relación abandonada. La Habana es una mala mujer, por la cual estamos dispuestos a morir en duelo, a viajar miles de kilómetros, a volar si es necesario.
Ay Habana de mis sueños, quien te perdiera, quien tuviera el poder de borrarte de mí. Déjame ser suizo, africano, boliviano o de cualquier lugar hermoso del mundo. Déjame vivir en Río o en Nueva York, pero déjame como yo te dejé de una vez. No me gastes mas mis horas de fotografías y pensamientos, no me hagas ver en tus sitios a las personas mas lindas del mundo ni me hagas respirar el hedor de tus calles como algo materno. No me hagas saborear la sal disuelta en el aire como energía vital. Si puedes mi Habana... Déjame.

Cap01 El Aterrizaje

Llegar es como cuando te acercabas de niño al hospital con esos catarros que te tienen en cama el día entero a pesar de estar de vacaciones. Sabes que quizás te vas a curar de algo, pero que te va a doler la cura porque te van a pinchar. Nada más abrir la puerta del avión la humedad viscosa, pegajosa es quien te da el primer abrazo. Y ese olor. Olor a abandono, a humo de motores, a cemento lleno de moho. Piensas que es solo ahí pero después constatas que va a ser en toda la estancia en cualquier lugar que estés. Desciendes como todo en la Isola, muy despacio, en cámara lenta casi todo el tiempo por un pasillo atestado de trabajadores de todas las partes del aeropuerto rezando (can I help you?) no se porque en inglés si es un vuelo de España – soy cubano – respondo por instinto ¿Por qué? Quizás la respuesta debiera ser (No thanks) o, no gracias, pero no. Con un soy cubano ya no te brindan mas ayuda. ¿Es que los cubanos no necesitaríamos ayuda? ¿Es que somos tan fuertes que podemos acarrear bolsos y maletas con una sola mano? ¿O es que somos de los que mas dejamos propinas, menos en nuestro propio país? No sé. Ni siquiera se porque mi respuesta tan absurda pero tan solo de saberlo ya se centran en las demás personas del vuelo y no nos ofrecen mas nada a nosotros.
Al salir, después de todas las tribulaciones burocráticas de aeropuerto ya se oye reggeton en todos los carros que están afuera y se ve la poca iluminación a la que los ojos no están acostumbrados. Habrá que acostumbrarse porque esa iluminación llegará a ser bonita y quizás romántica para algunos. Todos los elementos que te irán rodeando van a ser vitales en una experiencia única que no vas a olvidar jamás así hayas viajado por el mundo entero. Cuba es especial, siento decirlo pero nunca he oído lo contrario. Quizás esta pobre iluminación sea la responsable también que te fijes en mas detalles fuera de el corto campo visual que te daría una luz blanca y fuerte como la de cualquier ciudad europea, quizás te recuerde que no naciste en un mundo iluminado y si en un mundo con estrellas, campos y olor a hierba de todos tipos. La falta de iluminación lejos de ser depresiva como lo es para alguno empieza revolver esos viejos instintos de usar tus medios para sobrevivir, aguzar vista y oído en un sitio citadino pero medio salvaje. Es hermoso volver y para los que van por primera vez indescriptiblemente emocionante en las dos formas posibles negativa y positivamente pero eso sí, estarás completamente convencido todo el tiempo que estás vivo y aunque el sitio donde estás parezca un sueño borroso entre la penumbra y el humo se abrirán puertas dentro de cada ser humano y en el caso de los cubanos puertas grandes y emocionantes al destapar la temible caja de los recuerdos que cada uno de nosotros tiene guardada ocupando el mayor espacio de nuestra memoria.

21 de abril de 2009

Y entonces me fuí a La Habana......



Después de 10 largas horas cuando ves tierra comprendes con la euforia que gritaría Rodrigo de Triana al ver un pedazo de esta isla que parece estar tirada como a nadie le importa en medio del Caribe. Solo que Don Triana no estaría pensando en tener problemas en una aduana impredecible y atroz, protegida por leyes absurdas prestas a expoliar a cualquier visitante entretenido. Ya estaba advertido. Aunque la aerolínea permitiera el transporte de dos equipajes de 23 kilos cada uno y uno de mano de 10 esta regla no servía de mucho, ya que como sabemos estos controles de pesos es para vigilar cuanto se carga el avión y cuanto tienen que soportar por cada bulto los trabajadores del aeropuerto que a veces tienen que cargar con ellos. Pero lo raro, lo inexplicable es que al terminar el viaje y recoger tus maletas solo puedes entrar al país 30 kilogramos de los mas o menos 50 que te dejan cargar en el avión (¡WARNING!) 30 kilogramos, deben saberlo si van a viajar a la isla del absurdo, solo 30 kilos. Quizás detrás de todo esto haya una buena intención. Pensemos positivo, quizás la isla se está hundiendo y haya que controlar todo el peso que se mete en ella. Quizás la aduana no quiere que tú, viajero ambicioso y conocedor de las carestías de las familias o amigos que tienes dentro te dañes las vértebras con tanto equipaje. Pero no he comprobado aun estas hipótesis por lo pronto, voy pensando en positivo y no me paso de los 30 Kilos porque te los cobran en Moneda fuerte y bastante caro, lo que me lleva a otra idea. Puedes hundir la isla o puedes joderte las vértebras si pagas, este mundo está muy mal, el dinero lo puede todo, incluso crear leyes de libre albedrío en contra de los bolsillos de los viajantes. Tengo que decir que el trato en la aduana fue excelente, correcto y muy rápido. Me quedé impresionado de cómo habían hecho algunos cambios para agilizar el cobro...Perdón los tramites de la aduana. Le pregunté al agente que me atendió que como habían logrado hacer esta mejoría me respondió mirando a todos lados…..
- Han llenao esto de cámaras…y los que miran las cámaras están siendo mirados por otras cámaras….no hay invento….
Por suerte no llevaba nada que les pudiera interesar. Llámese cositas tecnológicas, solo mi cámara en mano por la cual como siempre hago, haré que ustedes, visitantes de este blog vean por mis ojos lo mismo que vea yo.

16 de marzo de 2009

Un sueño


Siempre sueño con el mar. es como esa parte de mi vida que he dejado abandonada. Pero el no me deja. Viene a mi cada noche para dejarme saber que está ahí. que por muy lejos que esté el sabe de mi, me recuerda. Un día volveré a él, lo sé.

Videos tu.tv

4 de marzo de 2009

El rastro de Madrid

Hoy he vuelto a preguntarme porque blogeo. Sigo sin descubrirlo. Quizás lo que cuente no tiene ningún uso, nada más que ser un espejo de la memoria andante. Mi blog es el sitio donde la memoria se mira al espejo. Pero aún así, no lo tengo claro. Eso sí, me gusta venir aquí y ver que los recuerdos están guardados en un sitio donde puedo visitarlos, verlos que están escritos y no en un sitio nebuloso y confuso que con el tiempo se va centrando en olvidarlos.
También me gusta hacer videos, es un entretenimiento trabajoso, difícil y a veces costoso. Pero es interesante para mí, un fanático de las memorias ver a todas las personas que se quedan conmigo dentro de mi cámara. Madrid es un sitio excelente. Cuando hace sol saltan los colores quizás más que en casi toda Europa y de hace unos días a esta parte me he prometido mirar el sitio donde estoy, donde voy, donde vivo. Esta ciudad está viva. Debemos mirarla, respirarla, soñarla y quererla como el resto de los sitios que están en nuestras almas. A propósito, es costumbre en mis videos tener una especie de alma guía, por lo general una persona que quiera mucho, esta persona siempre se mezcla en el entorno que retratan mis cámaras y raras veces intervienen en un cuadro completo, es como un punto que me centra en la realidad, porque en general cuando filmo también sueño y no logro centrarme en nada terrenalmente correcto. Por eso mis videos son raros y a alguien que entienda le parecen de una calidad técnica horrible. Gracias. En este video esa persona guía a la que quiero mucho le he dedicado unas fracciones de segundos porque me hace sonreír, he puesto la escena en blanco y negro porque al verla me he quedado todos los colores para mi, esos segundos son vitales para que mi ánimo se cargue a seguir escribiendo, a seguir filmando. No la busquen. Es como una musa o una cosa rara de estas mitológicas que solo habita en mis sueños.


El rastro de Madrid.

Debe su nombre a que en la zona donde se instala se ubicaban antaño varias tenerías o curtidurías en torno a la calle de la Ribera de Curtidores cerca del matadero que se encontraba en la ribera del Río Manzanares, por lo que al transportar arrastrando las reses ya muertas con sus pieles desde el matadero hasta las curtidurías, se dejaba un rastro de sangre Una oscura leyenda atribuye también el nombre a la sangre que dejaban los condenados a garrote vil, que eran ejecutados públicamente en este lugar. El término también significaba las afueras, límite hasta donde alcanzaba la jurisdicción de los alcaldes de Corte.
Puede parecer agobiante, pero muchas veces nos metemos en sitios absolutamente saturados de gente. La mayoría de las cosas que se puede comprar aquí tienen mejor precio que en otros sitios, y además, hay una tradición de tapeo por la zona muy interesante, con bares muy típicos.

Un Madrileño dice del rastro:
Puede ser cutre, peligroso, incómodo, sucio, desordenado y hortera, pero al mismo tiempo es uno de los lugares mágicos de Madrid. Hay que ir temprano, sin prisas, sin prejuicios, con cuidado pero recorriéndolo entero, calle a calle, puesto a puesto, rincon a rincón. Hay de todo, objetos vulgares a precios astronómicos y preciosidades secretas que se pueden conseguir a precios ajustados. Todo depende del tino, la paciencia y la capacidad de mirar y ver del comprador. Y, además, no es obligatorio comprar, se puede disfrutar mucho paseando y preguntando. Recordar cosas vividas, objetos que usamos y perdimos y que ahora allí regresan a nuestro encuentro. Y aprender, de la gente que vende en la calle (duro oficio) de los tenderos con historias, de los compradores que saben lo que buscan. Es verdad que hay mucha morralla, mucha bandera y mucho objeto del todo a cien, pero rascando un poco aún aparece el espíritu del Rastro de toda la vida.
Muebles, juguetes, ropa, cámaras de fotos, relojes, radios, cromos, revistas, libros, objetos diversos. Todos de segunda o tercera mano, algunos verdaderas joyas con historia.

26 de febrero de 2009

No mezclar Ron con limón

Algunas personas se alimentan del pasado. Yo por ejemplo. No engorda. El pasado NO es una animal que tu matas y te comes, no. Tampoco es una planta que cortas y una vez consumida muere para siempre. No es algo que haya que replantar, regar o cuidar porque existe por si solo y se regenera aun en contra de la voluntad del que lo sufra o lo disfrute según sea el caso. Genera la misma polémica que las demás cosas humanas o terrenales como el amor, la guerra o la evolución. Está unido en una relación enfermiza a la memoria. Uno no puede existir sin el otro, son complementos que a su vez por si solos también son capaces de actuar sobre los estragos o los logros de la vida de cada cual. A pesar de todo lo anteriormente dicho, el pasado es como un animalito que a veces te mima, o te hace reír. Recordar los viejos tiempos, o no necesariamente buenos te puede ayudar en un día tedioso ó monótono. Cuando vives en un sitio seguro. La memoria te puede enseñar quien eres, cuando te quejas de que tu teléfono móvil de ultima generación no le caben tantas canciones Mp3 como quisieras, o de tu flamante carro que no tiene la potencia de el de al lado para que no te adelante esos escasos segundos en los que queremos salir primero de un semáforo para no ir a mas ningún sitio que un monótono trabajo donde no eres nada mas que una absurda herramienta. Es un buen momento para echar mano de la memoria, pensar que una vez reímos sin nada. Recordar que el mar era nuestra única pregunta y fin. Que ver un pez saltando daba suerte para ese día y la ilusión de conseguir un amor prohibido era la meta más imposible que teníamos. Nuestras metas ahora son otras. Metas que no están en nuestras manos ni en nuestra palabra, que las tenemos por seguir la corriente a una sociedad que te exige eso. Tener metas, mientras más grandes mejor. Incluso las imposibles metas materiales de las que se alimentan muchos. Por eso no me adapto, y me gusta no adaptarme. Ningún tiempo pasado fue mejor, solo que el actual es diferente. Hay palabras que te hacen pensar….

Estimado Yoyi:
Veo que con frecuencia te embarga la nostalgia que se agudiza cuando uno está lejos de su tierra y de su gente y lo comprendo. Sin embargo hay que impedir que las cadenas de esos recuerdos no sean un lastre que te impida vivir el presente con plenitud sin perder la esperanza en un futuro mejor...
Un abrazo

Hay personas que navegan sobre la razón, el pensamiento y la experiencia. También cualquier día es bueno para cambiar. Cambiar es el principio de las cosas nuevas ya sean buenas o malas. Quizás es lo que necesito para ver el sitio donde vivo de manera diferente.

Quizás ha llegado un momento de hacer cosas distintas, mirar al suelo, al cielo. Ninguna vaga esperanza de vivir tiempos hermosos y simples va a volver porque es matemáticamente imposible. Quizás debo fijarme en los techos de Madrid o en las calles de la hermosa Barcelona, en los prados de las sierras de Ávila o en los hielos de la inmensa cordillera pirinea. Creo que ha llegado el momento de estar aquí. Después de más de 7 años, estoy viendo venir un alma que debe ser la mía. Se cansó como todos de esperar que las cosas mejorasen en mi sitio natal. No va a ser por ahora y se iba a morir sin fe, sin tierra y sin mi, así que quizás por eso ha venido. No hay nada que disculpar. Aquí estamos, no valemos para cambiar las cosas porque en principio no nos ponemos de acuerdo para nada, somos rebeldes inútiles. No se puede responder a una coz con una coz y es lo que venimos haciendo generacionalmente por siempre. No sé. Cuando pasan muchos años y no se llega a ningún sitio quizás uno deba cambiar de rumbos, este que llevamos quizás navega por el borde de ese disco que es la tierra y que algunos por educación piensan que es redonda. Hoy es un día raro. Como siempre estoy diciendo y pensando cosas que quizás nunca voy a hacer, pero no está mal darle vueltas a la chola, olla, bola, cabeza o como quieran llamarle. Mañana no he dicho nada. Esto no ha valido de nada, era solo un pensamiento.

20 de febrero de 2009

Aquellos sitios de juegos (part 02)


Otro gran sitio de juegos. El parque Almendres. ¿Quien no fue a este sitio a alquilar botes en su tiempo? a buscar un sitio apartado, silencioso, con un misterioso río que corría en silencio cómplice de lo que estuvieras haciendo. También era buen sitio para estudiar, para leer. En la sombra de sus árboles me leí las colecciones de Julio Verne, Emilio Salgari, Jesus Díaz, Eduardo del Llano, los libros de historia, etc. ahí en su momento, vendían yogurt de sabores de esas botellitas de cristal de cuarto de litro que ya no se ven, bombones a doce pesos la caja (carísimos) 5% de un salario medio. y en periodo especial cuando todo estaba completamente paralizado había una pizzería tan oculta que se podía ir a comer pizzas sin colas y nadie lo sabía. Recuerdo que la descubrí por el olor, estaba al final, colindando con el bosque de la Habana y no me lo quería creer, se rumoreaba que en realidad era el uso por cuenta propia de un sitio del estado. acuerdo que se estilaba mucho en aquella época cuando los administradores no querían cerrar por reparaciones eternas sus cafeterías estatales que tanto dinero daban aun mas en la gran crisis por al que se estaba pasando. El golfito era un sitio de risas y reuniones, era tan simple que el reto era emborracharse y jugar entonces para agregarle emoción a la cosa. Por las noches era un sitio de miedo, de mitos e historias. A veces nos quedábamos hasta tarde contándonos terribles historias de miedo y después no había valor de ir solo hasta casa. yo recuerdo que aunque fuese en dirección contraria, para ir a mi casa subía de nuevo a la calle 23 que era mas céntrica y después bajaba por 26 o 24 según fuera la iluminación con las historias de aparecidos frescas aún en la memoria. Buen sitio, buen recuerdo.


De Mario Benedetti.....

16 de febrero de 2009

Aquellos sitios de juegos (part 01)

Hace poco volví a este sitio. Es la Isla Japonesa del 1830, sitio que en el pasado fue casa del ministro de obras públicas de Cuba Carlos Miguel de Céspedes. De pequeño me colaba saltando varios muros con toda la pandilla del barrio para jugar en este sitio para nosotros misterioso y acogedor. Correr por sus túneles y pasadizos perseguidos por el que le tocaba era emocionante. Jugar a las espadas en el borde del puentecillo y el que se cayera al agua perdía, tomar por asalto la fortaleza cruzando a nado el foso de mar que la rodea y enfrentado a una feroz tribu de niños de otro barrio a pedradas en las cuales a más de uno hubo que darle puntos, era lo mejor de la época y el sitio. Hace poco volví y todo es pequeño, silencioso. No por eso el mar infinito deja de hacer su música contra las piedras coralinas colocadas cuidadosamente por artistas japoneses de la arquitectura. De ahí su nombre. La isla Japonesa del 1830.

 Años después, un buen sitio de pesca, también un buen sitio de amor con las novias del barrio y única manera que la visitáramos de noche dado el miedo que le teníamos y la mitológica historia de que ese sitio por las noches se hundía y resurgía cada día al amanecer, se que no es verdad, pero en cada mañana de sábado cuando podíamos acudir a tan hermoso lugar se veían en todas las piedras un goteo intermitente, salían pequeños cangrejos de todos lados y había un fortísimo olor a mar y a algas. Olor que me trae miles de recuerdos de toda una vida.
 En los 90s se convirtió en un sitio en dolares y entonces si que no pudimos acercarnos más los chicos del barrio, ya no lo cuidaba el viejecillo que le daba de comer al mono que estaba encerrado en una jaula y se enfurecía cada vez que pasábamos tirándole cuanta cosa nos encontráramos en el camino, ahora lo cuidaban gente uniformada con armas y walkies. Era un reflejo de todo, dólares, prohibiciones, uniformados. 
Esta ultima vez que fui, yo tenía dolares, pude pasar, me quedé atónito como el señor que tanto me persiguió con palos y piedras para echarme del sitio fue el mismo que me sirvió la cerveza amablemente. 
- ¿recuerda unos niños que le tiraban cascaras de mango al mono y se tiraban al mar cuando usted los perseguía? - le pregunté sin mas. 
- El mono murió hace veinte años - dijo sin inmutarse - y esos niños, están intentando venir a molestar todos los días, a todas horas. 
Filmé lo más que pude para llevar conmigo esa parte de mis recuerdos (como siempre hago) y al salir vi a los niños, en short de escuela, rotos, desteñidos, a piedras contra las matas de uvas caletas expoliadas por los pequeños nativos, tratando de subir al muro, tratando de entrar a a fortaleza de los dolares
 - ahí en la orillita hay un pedazo de andamio - le dije a uno que me escuchó con extrañeza - si lo pones en el muro ya saltas. 
Malas ideas, malas ideas. todos entraron y en menos de un segundo mi mente se fue con ellos, correr descalzo, sin mas ropa que un short corroído por el salitre y las piedras, a gritos, a veces es un alivio para la memoria.

5 de febrero de 2009

Sabiduría

Los heroes que se van yendo de la memoria......

Mi Isola está plagada de héroes, héroes grandes, héroes anónimos. Gente que con el decursar del tiempo y la vorágine de la vida diaria vamos olvidando poco a poco como esa mancha de café en el mantel de nuestras madres que se va borrando, no por el detergente sino por el cansancio. Hay héroes en todas las esquinas, en todos los sitios, en todos los tiempos. Para mí, son irremplazables en la vida. A través de ellos aprendí a decir verdad, a soñar, a luchar por los sueños por muy utópicos o desalmados que sean y suelen serlo, no hay otra forma de llamar a los sueños mas que con estas palabras que para algunas personas pueden ser una ofensa. Los héroes están por lo general enfermos de sueños y en casos mas graves hasta de esperanza. La vida los lleva por los caminos mas duros y a veces hasta suelen comportarse como todo lo contrario, quizás por modestia, quizás por costumbre o porque la mayoría de las veces ellos mismos no saben que son héroes de alguien. Desde que tengo uso de razón ellos van pasando poco a poco por mi memoria hasta que se van, por eso intento que algunos se queden para siempre. Lo peor es que quizás en momentos en que estuvieron enfrente de mí, ni siquiera reparé en ello, lo vengo a pensar ahora, cuando ya no están. Cuando el tiempo y la situación me llevan a aferrarme a no olvidar las cosas que me han hecho como soy porque no quiero ser como el sistema donde vivo, pretende que yo sea. Quiero ser como nací y para eso debo asistir a mi pasado casi todo el tiempo, es eso lo que nos hace un poco humanos.

De pequeño no había juguetes en ningún sitio y los padres a veces se echaban en cara a si mismos una carestía tan penosa como esa, ya que quizás otra cosa no, pero los niños en cuba, los hijos, suelen ser sagrados. Es normal ver a una madre no comer o no vestirse por darle de comer a sus hijos, es normal ver a un padre recorriendo muchos kilómetros por conseguir algo de proteínas para sus retoños, además es un acto de orgullo, es una costumbre cubana y de ahí vienen muchos héroes. Uno de los juguetes mejores que tuve en todos los tiempos fue un fusil de madera que hizo mi padre a golpe de serrucho, lija y pintura, por desgracia como éramos dos había que pintarlos diferentes y se pintó con lo que se pudo, el de mi hermano azul claro y el mío era rosado. No daba ni una pizca de respeto aquel fusil, en los juegos.

Cuando “mataba” a alguien este nunca se moría, ni siquiera se inmutaba con los decibelios de las ráfagas mezcladas con saliva pulverizada que salía de nuestras bocas. Pero ese era mi juguete, el que me hizo mi padre, el mejor del mundo. Aunque fuera rosado, me duró casi hasta el día de hoy. Ahora en mis manos es muy muy pequeño y ya no es rosado, las capas de plywood que ha ido soltando lo han dejado en un desvencijado e irreconocible pedazo de madera contrachapada.
Un día andaba por ahí, no me acuerdo con quien, ni como. Solo que vi doblar por la esquina de un barrio destrozado y lleno de baches un pequeño autobús, tan pequeño como la caja de un refrigerador antiguo, con pequeñas rueditas y eso si, atestado de niños. Niños y más niños corriendo detrás del curioso artefacto esperando su turno. Por desgracia los detalles se me han borrado, creo que incluso a manera de broma delante llevaba un rotulo que decía (leyland) que era la marca de unos antiguos autobuses que corrían por las calles de Cuba, eso si, recuerdo que el volante estaba en el medio y lo conducía un señor muy delgado, de pelo blanco. Este señor mágico gozaba viendo la cara y el escándalo de los niños por “dar una vuelta.” Parado me quedé un rato mirando semejante sueño aparecido en la realidad. Estuve muchos días soñando con ese pequeño autobús. Era como si de pronto el mundo no fuera gigante, como si las cosas fueran más fáciles para un pequeñajo como yo. Le contaba con lujo de detalles a los de mi aula y no me creían, incluso de broma empezaron a llamarme Gulliver, nombre que me gustaba pero no duró mas que el día que hice la historia para tomar posesión de nuevo mis apodos el yoyi, o el flaquito.

Meses estuve escudriñando todas las calles de los sitios donde estuve con mi madre o con cualquiera de la familia a ver si aparecía de nuevo la ilusión rodante pero nada, quizás pasaron años y la guagüita no aparecía. No recuerdo si en silencio lloré por no haber pedido una vuelta o al menos haber preguntado donde vivía ese señor de pelo blanco que manejaba una guagüita del tamaño de una caja de cartón grande. Lo dí por perdido, como se pierden los sueños, como se pierden los héroes.
Un buen día, mi padre fue a casa corriendo a buscarme al mediodía. A la misma velocidad me sacó y me llevó a su trabajo sin decirme el porqué de tanto apuro. Al entrar en la base Náutica del INDER donde trabajaba me encontré con otro tesoro gigante, la replica de un pequeñísimo Jeep Land Rover rojo y el señor del pelo blanco, de ojos grandes y tristes aunque con una sonrisa humilde perenne en su rostro. Mi padre con orgullo me lo presentaba como haciéndome un regalo, pero los niños son raros, ni siquiera levanté la mano para responder a aquel mago que me tendía la suya. Recuerdo con mucha vergüenza que me quedé paralizado mirándolo y mirando el Land Rover.
- ¿quieres montar? - Me dijo con una voz seria como si le fallara, me senté dentro del carrito en menos de lo que puede contarse y otra vez el mundo dejó de ser ajeno, gigante y hostil para mí. Al sentarme dentro de ese pequeño engendro rojo sentí que había crecido, que ya era lo suficientemente mayor como para dominar todo lo que me rodeaba, la pequeña magia mecánica me hizo crecer de un tirón lo que después crecería en años, pero seguía siendo un niño, me bajé y no di ni las gracias, mis palabras solo fueron ¿Y la guagüita?
- La están arreglando – contestó aún disfrutando de mi fascinación.
- ¿Puedo montar mañana en el yipi (Jeep)?
- Todos los días que quieras, se va a quedar aquí por un buen tiempo.
Cada día, al salir de la escuela, sin quitarme siquiera el uniforme iba directo al trabajo de mi padre, este a duras penas me hacía casi por la fuerza comer algo porque no me interesaba mas nada en el mundo que montar en el Jeep rojo de Funes. Solo dios sabe cuantos miles de millas recorrí con mi imaginación en lo que con la boca hacia un ruido ensordecedor de un motor de Jeep con los fallos incluidos y los cambios de marcha. Recuerdo un día que me enfermé y no pude ir a montar en el Jeep de Funes, estuve en cama varios días y después mi padre me escuchó de nuevo haciendo como un motor en marcha y acelerando.
- Tiene buena compresión – le dijo a mi madre entre risas – eso es que ya está bien.
Hoy, muchos años después y como casi todo lo que hago, tarde, doy las gracias a Oliverio Funes por ser un héroe y ojala donde quiera que estés, me perdones por no habértelo dicho en ese momento y seas perdonado por los héroes que tuviste a tu alrededor y quizás te faltó decírselo, que a pesar de los ojos tristes y el pelo blanco o de una forma de ser no tolerada por ti, te quieren y te tienen por siempre en la memoria como un ser querido.


Nota: según se ve en la foto, al no haber tienda de materiales ni herramientas en Cuba, despues que este genio fabricara entre otras cosas esta pequeña replica de un Lan Rover real, le obligaron a inscribirlo como un coche propiedad del estado segun se lee en la matricula "estatal" que casi es tan grande como el frente del Jeep, Supuestamente lo había fabricado bajo la colaboración del " estado" el motor era un Briggs Stratton de dos cilindros (12HP) que se arrancaba con un pequeño cranque (manivela) y las ruedas eran de carretilla. No tenía cambios, solo marcha alante y atras y la la palanca era el tubo de una bomba de aire de bicicleta.

2 de febrero de 2009

¿Por cuanto somos Lo que somos?

Coooñoo asere que frío, dice en buen cubano un amigo español. No lo dice por complacerme, tampoco por agradarme ni hacerme reír. Lo dice porque lleva tanto tiempo oyéndome que se le ha pegado, como mismo a mí se me ha pegado el vale, el hay que joderse, y que te follen para decir, está bien, esto es una mierda y vete pal coño e tu madre. He tenido que aprender los insultos y la gama de palabras obscenas mas usadas para defenderme del entorno hostil que existe a todos los niveles en todos los sitios del mundo. Aquí no es la diferencia. Esta sangre árabe y celta que llevamos en las venas nos conducen al histerismo comunicativo, a la violencia de palabra y al descontrol sobre la meditación de cada momento. Si meditáramos cada segundo de nuestras palabras quizás fuéramos mejores personas. El cerebro es una computadora grande, puede analizar casi 300 palabras en menos de un segundo, es mas puede oír hablar a tres personas a la vez y quedarse con la mayoría de lo que nos quieren decir, si no, no existieran los coros, digo yo.
Desde hace un tiempo a esta parte intento perder esa reacción en cadena cada vez que veo cosas agresivas delante de mí, como que maltraten a un compañero mío en el trabajo por ser joven y no ser adivino. O que se burlen de otro por ser gay aunque sea mejor persona que todos los que le rodean y supuestamente no lo son. Son cosas feas que pasan y no están en mi controlarlas, pero suelo pasarme con el hacha de mi lengua y cortar muchas cabezas de un solo tajo cuando desenvaino y esto no debe ser, me aconsejan, pero no tengo la suerte de ser inglés o suizo, soy como soy y aunque esté todo el tiempo poniéndome parches a la conducta tiendo a explotar, cada vez menos por suerte. Nos estamos poniendo viejos y mi frase de estos tiempos es disfruta que me has cogido viejo y cansado. No se porqué me da risa, me da risa. La cuestión es, ¿por cuanto somos lo que somos? El porque lo sé, todas las tradiciones, africanas, españolas, la rebeldía y bla bla bla pero ¿por cuanto? ¿Por cuánto somos lo que somos?
Recuerdo cuando hicieron las elecciones esas en Cuba que todo el mundo tenía que votar a favor, fue un pataleo para opacar la ebullición de la genial idea del proyecto Varela aprovechando un hueco legal en la todavía poco justa constitución Cubana. Había que votar no se qué pero un socio del barrio me había hablado del proyecto Varela y me parecía justo lo que decía, así que no voté a los que querían lo contrario, sabía que no se lograría nada, pero aun así por encima de los miedos de mi familia y amigos dije que NO incluso sabiendo que estaba en tramites para salir de Cuba y que cualquier cosa puede cerrarte las rejas de la isla por insignificante que sea.
El porque hice eso, no viene al caso. Hoy me pregunto el por cuanto. Dentro de un tiempo iré a Cuba, quisiera visitar a Yoani pero todo el mundo me pide que no lo haga, que hay gente parada en su puerta del DTI o el G-2 o las SS o la CIA o lo que sea. Que te fichan, que te graban, que te observan, que te preguntan. Y yo me digo, entonces por cuanto podría yo decir NO y visitar a esa persona que admiro tanto. He tenido pequeños NOs en mi vida. Algunos me han traído problemas, otros han pasado desapercibidos. Pero justo hoy me escribe una amiga que vive a pocos metros de mí que lleva más de cinco años de castigo sin poder ver a su familia por decir un día NO. Ella, no es disidente, no habla de política, no hace contrarrevolución, quizás hace mas revolución que los que vigilan a Yoani porque con el dinero que manda a Cuba paga los salarios de tres del DTI y quizás varios médicos. Pero un supremo todopoderoso le prohíbe entrar a Cuba por más de cinco años. El panorama lo conozco de cerca. La madre sufriendo, un padre en cama y eso que le da igual tu condición humana porque no eres mas que una pequeña cabra salida de la alambrada de púas de un terreno decadente y árido. Entonces ¿por cuanto somos lo que somos? ¿Porque el mundo no es justo? ¿Por qué si es justo, pero no ven lo injusto de su vecino? Hace unos días cogí un periódico de la calle para quitar la nieve del parabrisas del carro y leí un pequeño titular de unos Cubanos que protestaban por la permisividad y el apoyo de la política española con el sistema cubano dentro de la isla. Y entonces, si mi amiga va a una aeronave española con su pasaporte cubano y más de mil euros gastados en un pasaje a SU CASA como es posible que el personal español, le pueda decir que no se puede montar en el avión que va a La Habana. ¿Como pueden hacer extensible la ilegalidad desde Cuba hasta miles de kilómetros de distancia? Yo mismo me rendí cuando supe que mi padre murió en el lapso de tres meses que esperé mi permiso de entrada a Cuba. Nos rendimos todos, se rindió el que vio como los familiares se perdían en el mar, el que sufrió palizas y mítines por decir NO, el que se ahogaba de asma corriendo para coger una guagua rumbo a un penoso trabajo que le daba para subsistir 10 días de un mes que tiene 31.
Creo que nos rendimos, nos dejamos rendir, si no ¿porque siguen las peleas entre cubanos en todas partes del mundo si aparentemente queremos lo mismo? ¿Por qué hay gente de las dos partes aparentes (estado cubano-disidencia) monitorizando cada palabra de cada persona de a pie para ver con quien estás, como piensas. ¿Porque nos perseguimos de ambos lados? Me pregunto por cuanto y como no lo se, por eso no persigo a nadie, leo de todo y me siento libre. Cada pensamiento merece respeto, cada opción, cada decisión. Lo que no impide que hoy maldiga de todo y use todas las palabras mas terribles del mundo para los que no dejan que mi amiga vea a su madre por un capricho decadente y torturador. Y como digo mi amiga, digo miles. ¿Cuando se va a acabar esto caballeros? ¿Cuando todos vamos a decir no? incluso los que ejecutan estas ordenes del mas allá (literalmente) Decir que tengo un sueño sería parafrasear algo que se ha usado mucho en estos días. Pero sí, tengo un sueño. Todos Juntos trabajando en Cuba, haciendo que la nación de nuestros hijos y nietos sea decente, sea lo que soñamos todos en teoría de todos los bandos. Queda poco amiga… se que vas a ver a tus padres bien, que todo va a estar bien, por lo pronto ten mi abrazo, de muchos minutos, ten mi fe, ten mi esperanza y cuando te hayas ido de mi presencia déjame romper algo con un puño y gritar en ingles, cubano y español todos los improperios que me sé para los causantes de este triste momento.

28 de enero de 2009

Josef y Ciudad Libertad (Part 12)

-Quisiera ver al director- Soltó sin más a una asombrada secretaria que se le resbalaban las gafas de aumento por el sudor de la nariz en un sitio a 32 grados y con poquísima ventilación.
- ¿tiene reunión con el?
- no, solo quiero hablarle un momento.
- Ehhh…… - El titubeo produjo unas vibraciones tan extrañas como la situación que estaba creando Josef al ir a preguntar sin más por el director de Ciudad Libertad, centro estudiantil del oeste de La Habana.
- Bueno, espera aquí un momento que le aviso ¿eres familiar?
- Nop…
- ¿Es por algo de notas?
- Nop!
- y… ¿me puedes decir para que es?
- Si…quiero estudiar.
La humilde secretaria lo miró más raro todavía. En esas latitudes era difícil encontrar a un muchacho de 18 o 19 años intentando estudiar, era realmente raro. Se sumergió en las oficinas y no tardó nada en salir invitando a pasar a Josef. Mas personas de la que trabajaban en el sitio salieron lo mas discretamente que pudieron a mirar a tan extraño ejemplar. Josef ignoró a todos, fue directo a la puerta que un día fue blanca y tenía un agujero en el sitio del picaporte muy grande donde además se podía ver que el mobiliario interior eran las mismas mesas de escuela solo que un poco mas cuidadas y sin los carteles propios del arte rupestre estudiantil.
- Buenas, soy Carlos, cuéntame. – el director le dio la mano a Josef con todo protocolo de respeto y educación, lo invitó a sentarse y tomó el también una de las sillas de madera del lúgubre sitio que hacía de despacho. Pasaron unos incómodos minutos antes de que Josef empezara a hablar. ¿Como explicar que no había estudiado casi nada en su vida?, que se había escapado de casi todas las escuelas, que ninguno de sus padres podían con el y que la misma vida, la misma jodida vida que tenía de pescador en el mar le había aconsejado bajo pena de muerte que hiciera algo en la tierra. ¿Como decirle que estaba cansado de ser casi un pez?, que quería caminar, que quería adaptarse, ser casi como los demás e incluso poder conversar con alguien de la tierra y menos con los pensamientos propios. Tejió en pocos segundos la forma de decirlo, más o menos de manera que pudiera entenderse y no pareciera raro como para que le llamaran una ambulancia en el mejor de los casos o la policía.
- Quiero estudiar…. No he estudiado nada en mi vida. Me la he pasado pescando, estoy cansado de ser un pez, quiero caminar, quiero adaptarme, quiero ser casi como los demás, quiero conversar con alguien de la tierra y menos con mis propios pensamientos. Mis padres no han podido hacerme estudiar pero de hace un tiempo a esta parte yo he creído que es necesario y por eso quiero aprender algo que me permita vivir sin meterme en el mar la mayor parte de mi vida, quiero aprender un oficio.
A Juzgar por la cara del director parecía que este día prometía, que no iba a ser un tedioso día de miles de ir a trabajar, rellenar y firmar papeles, de hablar con algún alumno rebelde o conflictivo y darle la misma charla que le tenía asegurada a todos por defecto. Josef, a pesar de haberse aparecido de la nada con un historia rara daba buena impresión, así que sin pensarlo siguió adelante tratando de apoyar la rara petición sin siquiera pensárselo un segundo. Era raro, muy raro pero a la vez reconfortante ver que alguien tenía ánimos o energía para empezar, era como las sonrisas que se dan en los sitios tristes u olvidados que brillan el doble.
- ¿Y… que quieres estudiar mijo?
- Chapistería. Me han dicho que eso da dinero y se puede sobrevivir de eso…
Sobrevivir. Sobrevivir era una palabra a la orden del día. Una clave que abría puertas. Una puerta que hermanaba o enemistaba personas en estos tiempos que corrían. El director levantó el auricular de un viejo teléfono negro que parecía estar allí desde que ese sitio era un cuartel militar de gobiernos anteriores.
- ¿Javier? Me hace falta que vengas un momento…..si ahora..Te espero.
¿Josef me dijiste que te llamabas?
- Si, Josef.
No entiendo bien que quieres, en todo caso tendrás que esperar a septiembre, no puedo matricularte ahora además tienes que traer..
- No quiero matricularme, ni notas ni nada de eso. Solo quiero ir a las clases y aprender.
Javier entró por la puerta, era el profesor de chapistería. Tendría poco mas de 30 años y cuando el director le contó se quedó también un poco perdido. Miró a Josef de arriba abajo varias veces para asegurarse que no era algún tipo de psicópata o algo por el estilo pero para asombro de Josef asintió sin pensarlo más.
- ¿cuando quieres empezar?
- ¿mañana puede ser?
- Si, las clases empiezan las ocho en punto.
- Pues mañana a las ocho estoy aquí, gracias, muchas gracias.
Tomó su bicicleta 20 que recién le había comprado a algún sujeto de su barrio y se fue a casa sin mirar atrás. Javier y Carlos se le quedaron mirando hasta que se perdió por las puertas de la escuela gigante. Después se miraron entre si, aun sin salir de su asombro y sin comentar nada cada uno se fue a su sitio. Hoy...el día prometía.