12 de noviembre de 2007

Memoria Latente

ESTOY INTENTANDO RECUPERAR LOS VIDEOS DE ESTA ENTRADA....PERDONEN EL FALLO


Este olvidado vídeo en youtube ha recibido recientemente unos comentarios que me impresionan sobremanera. Que el simple hecho que yo me dedique a almacenar mis recuerdos en vídeo y en las páginas de youtube haya servido para también guardar y mostrar los recuerdos de otras personas es algo para mi grandioso. Mis cámaras llevaban tiempo apagadas, pero estas enormes recompensas hacen que con mucho cariño comience a quitarles el polvo de nuevo, hace que comience a pensar en ir de nuevo a cazar imágenes, recuerdos, atardeceres. Esas imágenes que llevamos dentro y que la vorágine de la vida desarrollada Europea o Americana va sepultando bajo una capa de lodo tecnológico y desarrolllado. Yo no quiero olvidarme de esto. Yo no quiero que nadie se olvide de esto. Quisiera que estas imágenes se queden para siempre, que sean nuestro refugio y escudo, que nos lleven por siempre a la paz del lugar hermosísimo y amado de donde venimos, que sea nuestro verdadero lugar y el de nuestros hijos. Nuestra tierra es hermosa y está llena de recuerdos y sentimientos.
EStos son los comentarios de este video:

Joseif escribió .......................
una amiga mía me relató una historia vivida en ese lugar que me lo describió tan bien que yo le dije donde era y que lo había visto en youtube. Anoche en su casa cuando me contaba sus vivencias entré y le puse este vídeo, quedó impactada, yo también he estado en ese lugar muchas veces de campismo hasta tres semanas en mi juventud, acampé atrás de esa entrada de mar, gracias por ese vídeo tan lindo.



habananueva escribió .............

Soy solo una Cubana más que escogió el exilio por que no soportó mas vivir sin libertad, en ese tu vídeo Amanecer Cubano un amigo me sugirió que lo buscara en las paginas de youtube por lo bien realizado que estaba, cuan no seria mi sorpresa al descubrir que mi primer intento de salir de CUBA fue precisamente por ese lugar y en esa piedra donde tu te detienes debajo en esa cueva de rocas, mi refugio a esperar la llegada de la lancha, ese intento fracasó, de ahí salí directo a la tenebrosa seguridad del estado cubana, pero aun así con tenacidad y esfuerzo logré llegar varios meses después a esta ciudad Miami por igual vía pero esta vez a través de Pinar del Rio, gracias por tu vídeo, gracias por hacerme revivir esos momentos que hoy desde aquí los veo como parte de la historia de mi historia, de la historia de cualquier cubano, nunca hubiera podido tener esas imágenes a mi país de nacimiento. No puedo regresar ni aun de visita así que solo tendré ese recuerdo a través de ti para mostrar a mis familiares y amigos y para mostrarme a mi como la vida puede sorprendernos a cada instante, muchas gracias.


Este es otro video de ese mismo lugar que quizas no has visto habananueva y joseif. Se los regalo y me voy a cargar mis cámaras.

Pues en este lugar pasábamos los días y los días de campismo pero en plan "guerrilla" o sea sin comida y sin ná, yo solía pescar y comíamos de eso. Un día el tiempo estaba tan malo que no pudimos pescar y la gente empezó a comerse los caracoles y los quitones. Teníamos un tronco de uva caleta que quizás aun esté ahí que le decíamos el sofá, porque nos sentábamos a tocar guitarra y créeme que era una buena forma de irse, cualquier cosa que te alejara era una forma de irse, casi llorábamos al volver a la semana o a los quince días. Recuerdo que siempre teníamos problemas con los guardafronteras que venían a decir que estábamos esperando una lancha y en mas de una ocasión nos quisieron llevar presos. Una vez me negué rotundamente a ir con ellos a Santa Cruz que era donde tenían la estación de esa zona y el policía por suerte desistió porque me iba a tener que llevar arrastrado, por regla general cuando les veíamos venir a lo lejos nos escondíamos en la maleza de uvas caletas o nos íbamos corriendo al camping mas cercano para confundirnos entre los campistas de verdad. Después volvíamos. Una vez no teníamos agua e hicimos espaguetis con agua de mar, ya te puedes imaginar lo salados que quedaron, no nos lo pudimos comer pero cuando vino el guardia a lo mismo de siempre le brindamos. Por suerte no comió porque no se que hubiera sido de nosotros. Eramos niños que huíamos de algo. Necesitábamos estar ahí, lejos, ocultos. Volver a la amada Ciudad de la Habana era terriblemente triste en tren de Hersey. Lo cogíamos en la parada que se llama La Cañada a cuatro kilómetros de Bacunayagua. Solíamos ir de madrugada, llegábamos a las cuatro de la mañana y a esa hora entrábamos por aquel monte lleno de barrancos escarpados pero nos conocíamos cada piedra, cada agujero, cada cueva, de hecho hay una piedra que se llama la carabela donde nos reuniremos algún día de nuevo todos por juramento solemne.....
nos vemos en la carabela.

Aquellos fueron dias hermosos a pesar de todo. A pesar de la pobreza, las tristezas. Creo que con veinte pesos o un poco más nos alcanzaba para hacer todo aquello. No teníamos ni siquiera para pagar un camping real, aunque era mil veces mejor y preferíamos estar ahí, sin la rumbantela por los altavoces rajados de un campismo, sin el escándalo o las borracheras del personal campista común. también fui mucho a campismos normales claro. pero el único lugar cerca de la habana aislado por un gigantesco muro de piedras naturales, donde podías quedarte dormido en la costa mirando las estrellas y mirando al mar era ese. El único lugar donde sabías que nadie nadie se atrevería a entrar de noche, solo nosotros, era ese. Ese era nuestro lugar. Ojalá las generaciones de jóvenes actuales también se escondan ahí. Sueño volver y verlos, quizás cantar con ellos. ese era nuestro sitio y el tuyo. A el fuimos con alemanes, colombianos,chilenos,españoles y todos coincidían en que era un santuario de naturaleza y aislamiento. De paso los guardafronteras se preguntaban ¿que coño hacía un alemán ahí también esperando una lancha? ja ja hermosos recuerdos.