3 de enero de 2007

El Fanbás (parte I)

Salí del metro. Afortunadamente hacía un calor terrible para ser primavera. El asunto de madrugar para ir al consulado no me hacia ni la mas mínima gracia, pero como bien decía una persona muy querida por mi -A lo único que le tengo miedo en España es a la parte cubana- caminé algunas manzanas mientras miraba a las personas que ya se encontraban trabajando, el que barre, el que conduce, el policía. Mientras yo dormía ellos ya estaban trabajando. Pero este día me tocó madrugar. En el consulado tenía entendido que había que venir muy temprano porque daban pocos turnos para mal atenderte, maltratarte y darte un par de papeles que había que rellenar para el permiso de entrada en Cuba. Llegué a lo que sería el consulado. Está al lado de una iglesia y es una entrada de un edificio de apartamentos convertido en oficinas. Por supuesto que aun no habrían abierto así que me senté en un contén de acera a esperar, cosa en la que somos especialistas y así medio dormido me puse a meditar sobre las cosas y las no cosas de la vida.
En la lejanía sentí que decían mi nombre. Esperé a estar seguro para volver la cabeza. Soy bastante vago para todo. Cuando sin dudas alguien pronunciaba mi nombre me paré y al volverme vi que era alguien que estaba durmiendo en la puerta de la iglesia tapado con periódicos. Me extrañó mucho. No conocía a nadie que viviera en la calle. Así que me acerqué y miré quien era.
Cuando los ojos se me acostumbraron a la penumbra del portal creí reconocer una voz y no me equivocaba, era el Fanbás, un amigo de hace muchos años. Habíamos estudiado juntos en la secundaria del fanguito y estuvimos trabajado un tiempo juntos en los barcos de pesca, de ahí su apodo (Fanbás) nuca supe porque usaba esa palabra, en realidad el no tenia donde vivir, la casa de sus padres se había derrumbado y lo habían mandado para un albergue que estaba en lo que fue una posada en la calle 51 por puentes grandes y el se negaba. Entonces vivía en los barcos. Era un negrón atractivo, mujeriego, borrachón y jodedor, siempre estaba buscando “un mango pa meterlo al fanbás” lo que traducido es buscar una mujer pera estar con ella en una especie de habitación que tenia acondicionada en el cuarto de los compresores de las neveras.
Sin pararse del piso me dio la mano con mucha alegría, aun yo estaba estupefacto y lo rematé con la tonta pregunta de – ¡coñó! ¿Estas aquí?
Me senté junto a el inmediatamente. Le caí a preguntas. Resulta que su novia de muchos años (de los últimos tres años en cuba) había venido para España. Diana, una flaquita que también estudiaba con nosotros. Llevaba casi un año en España y el un par de meses. Pero se le notaba la mirada cambiada. El brillo de pícaro había sido sustituido por unos ojos medio cerrados y una cara seria y predecible. Es que no estoy bien aquí, me repetía continuamente y se masajeaba las manos como si se estuviera muriendo de frío, como si aun estuviéramos helando pescado dentro de una nevera. Cuando le comenté que había ido a pedir el permiso de entrada para ir a cuba echó una carcajada. Resulta que eso no era ahí y aunque lo fuera no podría porque para coger turno había que ir desde el día antes a dormir en el portal de la iglesia - Como en Cuba – remató con solemnidad. A medida que se fue aclarando el día empecé a ver caras de gente también tumbadas en la escalera de la iglesia, eran más cubanos. Vestidos de todas formas posibles, de todos los colores y edades. Todos por igual tirados en el piso para esperar su oportunidad de arreglar alguna cosa con los temidos funcionarios cubanos. Empecé a cogerle odio a ese edificio, era un lugar de vergüenza, de humillación. Ya me estaba dando cuerda cuando el Fanbás dijo – hasta aquí quieren que seamos iguales la fuerza hermano - y se rió escandalosamente a lo que respondió un siseo de mandar a callar por alguien que ya había encontrado al fin el sueño por muy incomodo que estuviera.
Afuera de esas escaleras el mundo seguía dando vueltas a pesar de todo. Había guerra en Irak y un tsunami dando vueltas por ahí a ver a quien arrasaba. Seguro en África alguien despertaba junto a nosotros aquí en España y soñaba con tener una vida mejor. Quizás incluso tuvieran la suerte de comer ese día y sobrevivir para el otro pero aquí en España, nosotros seguíamos tirados en el piso. Ni mal ni bien, acomodados, cogiendo el sueño en una escalera. Esperando por los funcionarios cubanos. Esperando.
Decidí irme. Le pedí el teléfono al Fanbás y me lo dio gustoso, el día mejoró con su primera sonrisa de verdad, de las de antes, una sonrisa pequeña de quien tiene poco para dar pero aun así no se mide para compartirlo. Me dio un poco de su sonrisa, la recibí y la guardé muy dentro. Por los buenos tiempos. Hay mucho que contar del Fanbás. Mucho.
Bajé la escalera hacia el metro y en eso ya venía Diana. No se si antes dije que el Fanbás estaba ahí guardándole turno a Diana para hacer sus cosas de consulado. Inscribirse, renovar el pasaporte, que te roben, que te roben, que te roben y que te roben. Las gestiones normales del consulado Cubano supongo que en todos los países.
Me invitó a un café y se alegró mucho de verme, también con esa cara de tristeza común cuando ves a alguien y dices, me gustaría verte en los tiempos de antes cuando nos escapábamos juntos de la escuela y nos íbamos a bañar al malecón y después nos metíamos horas secando la ropa para que nuestros padres no se dieran cuenta. Acepté gustoso, solo que el Fanbás y yo nos pedimos cerveza. El camarero nos miró con una sonrisa, tenía unos bigotes quijotescos, retorcidos hacia arriba con mucho cuidado. Una camisa blanca impecable y un chaleco mostaza – ¿sois cubanos eh?- asentimos con la cerveza ya bajando por la garganta y mirando como un carnero degollado – los cubanos sois los únicos que desayunáis cerveza, y que dejáis propinas – nos quedamos callados analizando lo dicho y agrego el hombrecillo –aunque estéis tristes, siempre estáis pa fiestas.
Alguien se asomo a la puerta ¡Caballeros! ¡Ya abrieron! La mitad de los que estaban en el bar a esa hora, bebiendo cerveza, lentamente se incorporaron y pagando fueron uno por uno saliendo a la puerta. Ya había suficiente luz como para fruncir el ceño. La imagen que tengo era dantesca. Podrían ser cientos los que fueron saliendo de portales, bancos, parques, carros aparcados, con abrigos, con niños. Todos callados, todos cabizbajos, todos o casi todos con las manos en los bolsillos apretando los valiosos papeles que venían a acuñar, sellar, firmar, archivar, legalizar, lejitimizar, verificar y toda esa clase de crímenes contra la honestidad del hombre. Todos con sus vidas en blanco y con letras arial narrow a dos espacios. Poco a poco entrando por una angosta puerta donde casi cabían de uno en uno. En orden propio, como domesticados Por los años, por la vida o por la fuerza.
Bajé al metro enseguida. Huyendo recordé dos frases de nuevo. A lo único que le tengo miedo en España es a la parte cubana y la otra Hace falta una carga para matar bribones.

23 comentarios:

elyoyin dijo...

averiguando y averiguando di con que el nombre de Fanbás le venía del cuarto de compresores de las neveras porque eso se llama en ingles Fan Back que literalmente es ventilador trasero pero técnicamente es cuarto de maquinas en cuanto a refrigeración se trata. El vivía ahí y en vez de decir me voy a mi casa, decía, me voy pal fanbá

fernando dijo...

Pues sí compadre es como trasladarte innmediatemente a Cuba. Yo siempre lo comparo con las colas que tenía que hacer para sacar pasaje en la Virgen del Camino.
Yo soy de Pinar y estudiaba en La Habana, la beca estaba en Alamar, y ese era mi castigo un par de veces al mes. Eso, o morder en la Autopista, te hablo del PERIODO, ya tú sabes del ESPECIAL (1991 - 1996). Después me quedé pinchando en La Habana y para colmo la jeva era de la Isla, que desgracia compadre.
Pues cada vez que voy al dichoso consulado me traslado por arte de magia a cualquier terminal o agencia de pasajes de Cuba, es igual y peor que todas las colas juntas. A veces me imagino en la Virgen del Camino, otras en la cola de Cubana de Aviación y así...Todas experiencias de colas y madrugadera.

Hay algo que mecionas que me llamó mucho la atención al ir por primera vez al consulado, no sé si se lo hicieron para joderlos, pero está entre la RELIGIÓN y EL CAPITALISMO, por un lado tiene un pedazo de iglesia y por el otro una agencia de FORD...toma...
Pero a pesar de eso me quedan algunos buenos recuerdos de la gente que he conocido en la cola, con algunos incluso he hecho una buena amistad. Es que la cola es casi una jornada de trabajo...
Bueno hasta otra...
Espero la segunda parte...

elcorsarionegro dijo...

Yo todavia no he tenido que luchar con eso, pero se que me tocara dentro de poco, joder, que nos hemos portado mal y nos merecemos el castigo!

Anonymous dijo...

Eso me recordo al consulado de otro pais donde estuve. Que tetrico, nos trataban a patadas. Alli recorde que los cubanos no eramos merecedores de que se nos trataran con respeto mediante un simple USTED: Dime...Sientate...Ahora no puedo, coge un turno....No esta listo todavia, ven otro dia....(despues de haberte metido, un viaje a la Capital, ida y vuelta el mismo dia, bajarte corriendo del bus a las 3 o 4 de la mañana, despues de dos horas y pico de viaje, salir corriendo, montarse en el metro, seguir corriendo..aplastando a los nativos...empujar, no por falta de educacion, sino porque los "salaos" funcionarios del Consulado podian no atenderte, sin derecho a pataleo....) Demore unos 6 años, en volver al terruño, demasiado malos recuerdos de los mios.Por suerte mis padres me fueron a visitar a donde vivia.

Aqui en Miami, cuando hice el papeleo para visitar Cuba,fue a traves de una agencia de esa, sin cola, ni madrugones, y todo me llego bien. Claro que ha muchas personas no les han ido tan bien....con las cuestiones de Cuba nunca se sabe...

elyoyin dijo...

bueno a tres metros de la puerta del consulado hay una puerta gestoria que te lo hace todo si pagas bastante dinero.sera esta gente del gobierno??¿¿hacen colas??

St. Jose dijo...

"Inscribirse, renovar el pasaporte, que te roben, que te roben, que te roben y que te roben. Las gestiones normales del consulado cubano supongo que en todos los países."


Supones bien. En la embajada de aquí (Chile) tratan como les da la gana. Y renovar el pasaporte, un ojo de la cara y la mitad del otro.

Saludos!

elcorsarionegro dijo...

Es eso amigos, antes eramos ciudadanos de 2da, ahora que estamos fuera ni siquiera ciudadanos, pero no nos pueden quitar el orgullo de ser cubanos!!!!

Lara dijo...

Yo soy un ser iracundo y lleno de odios a eso que llaman "el aparato".

Dichos esto, voy a ser breve: me disparé la dicha cola para ver a mi madre que se moría.

Me dijeron que no, que jodete; que no vas a ir.

Mi madre murió.

Y me juré nunca nunca nunca nunca más pisar la Isla, con o sin "el aparato"

Si, hemos generado y tolerado algo tan perverso.

Avergonzada de todo eso que cuentas, vivo.

elyoyin dijo...

me pasó lo mismo con mi padre, pero porque el aparato maldiga la isla no quiere decir que la isla este maldita.toda esa gente se irá, pagando o sin pagar un día y dios quiera que pisemos sus calles nuevamente, casi como diría Pablito, de lo que fué la habana ensangrentada. claro respeto tu punto de vista y lo apoyo, aunque en mi caso no se cumpla.

elyoyin dijo...

corsario: yo aqui en españa soy ciudadano casi, puedo hablar, pensar y hasta escribir, en cuba si no eramos nada, ni papeles teníamos porque todo se nos estaba prohibido y era ilegal

Anonymous dijo...

¿entonces llegamos a la conclusión que el personal consular de cuba en el mundo son unos presidiarios convictos delincuentes de mierda?

waxaxo dijo...

Los funcionarios consulares de las embajadas cubanas, sobre todo los de bajo rango, que son los que te atienden y hacen todo el papeleo, mantienen una actitud despótica y discriminatoria para con todo lo que tenga que ver con cubanos. Incluso cuando mi suegro me puso la carta de invitación me contó que lo miraron mal, y mi suegro no es cubano.

A mi ese tipo de actitudes no me sorprenden, tal como se ha dicho, es como en Cuba, como lo malo de Cuba concentrado en un edificio, es la personificación de la mediocridad y la envidia, encarnada en funcionarios de bajo rango (que es casi lo mismo, o lo mas parecido al común de la gente bajo cierta circunstancia de poder). Yo he llegado a pensar que es envidia... ellos necesitan hacerte sentir que son superiores porque en realidad se sienten chiquititos, pobres infelices, prisioneros de su propia mediocridad y hacen uso y abuso del poquísimo poder que tienen; pero que en realidad nos envidian...

Todo esto sin referirme a la política del MinRex para con los cubanos "de la diáspora"... Por cierto, no era que habían eliminado los permisos de entrada? que ahora sólo habilitando el pasaporte ya está????

Yo por suerte (o por desgracia, digo, por lo que implica) he tenido que ir sólo una vez al consulado, a inscribirme... y nada más, ya que no saqué PRE y tengo el pasaporte vencido, lo cual supongo es causa de que cuando vaya me estén esperando el presidente del comité de la embajada para darme un correctivo político...

Saludos


W.

elcorsarionegro dijo...

A eso me referia Yoyin, en cualquier lugar del mundo con el tiempo y ayuda te puedes convertir en un ciudadano mas, con todos tus derechos, pero para nuestro pais no valemos, solo nos ven como fuente de ingresos, nos dan el pasaporte y si les da la gana nos autorizan o no a entrar o salir de nuestra tierra y en la forma que les de la gana y te lo transmiten o no como si fuera una dadiva, que falta de respeto!!! señoeres, que falta de respeto!!

mitambor dijo...

Tropezar con "el funcionario cubano" siempre me amarga el dia. Como soy desertor, yo ignoro totalmente toda esa historia de los consulados (el pasaporte se me vence en el 2008... por allà vamos a ver...). Pero por desgracia he tenido que cruzarme con los "compañeros" y las "compañeras" de Transcard, por teléfono o email, y siempre me sorprenden con un tràmite insulso, una modificaciòn paranoica que no informan a los "usuarios", y el tono que utilizan, que se me antoja despectivo o como aburridos de escucharme, con aquella voz nasal... Pero como el raport de fuerzas es diferente, no tengo que "portarme bien", yo soy el que tiene el dinero y me desahogo, me pongo farruco, exijo, ironiso, etc... después me siento mejor. Porque en esta situaciòn hay mucho de mì también. Cada vez que cruzo con el funcionario cubano es como si regresara a la casilla de comienzo del juego. Es una predisposiciòn.

STORMFRONT dijo...

Hola Yoyin, soy nuevo por aquí, me gusta mucho como escribes, transmites el sentimiento que hay detrás de tus historias.
Amigos, yo tuve que ir al consulado cubano de Madrid, ese que está al lado de la iglesia, en el barrio de Salamanca la primera vez fue allá por el año 1995. Las putas autoridades españolas, a pesar de yo ser solicitante de asilo político, me pedían el pasaporte cubano en vigor para cualquier trámite migratorio. Incluso conociendo la situación de los cubanos y el abuso de sus consulados con sus conciudadanos. En aquella ocasión tuve que pagar unas 70 mil pesetas de las de entonces (cuando digo entonces no me refiero a la economía de España sino a mi economía particular que estaba más pobre que las ratas). Tuve que pagar esa bestialidad de dinero porque me cobraron a precios desorbitados cada uno de los once meses que yo estaba queda’o y otros conceptos estúpidos para “robarte, robarte, robarte”. No obstante tuve mi pequeña venganza particular pues les llevé unas cinco mil pesetas en monedas de una peseta que eran como una aspirina pero la mitad de gruesas y se tuvieron que poner a contarlas.
Posteriormente he entrado en contacto otras veces con el consulado de Madrid para diversos trámites y siempre he tenido la sensación -aquí expresada- de que me trataban mal porque tienen un poso de envidia. El año pasado regresé a Cuba por un asunto familiar después de once años sin ir y tuve que volver a contactar con el consulado pero esta vez hice todos los trámites por correo. Te clavan 25 Euros más por concepto de "trámite no personal" pero ahora puedo pagarlos y creo que la humillación, el mal trato y el folklore de esas colas ya valen ese dinero. Por tanto patra mí
merece la pena pagar si tienes tiene la necesidad, como es mi caso, de viajar a Cuba. Estamos de acuerdo que es un robo a mano armada pero ellos tienen la sartén por el mango (esperemos que no por mucho más tiempo).
La semana pasada un amigo fue al consulado de Madrid y su impresión fue positiva. Sus palabras fueron "me trataron como a una persona". Espero que esa sea la tónica general de los nuevos tiempos que se avecinan.
Un saludo amigos

elyoyin dijo...

bueno, ya vamos mejorando (me trataron como a una persona) lo que no es ni mal ni bien pero ya no es como un cabo de cigarro o como a un perro rabioso. tuve la suerte el año pasado de que mi esposa y su santa paciencia lograron hacerme tramites de renovación de pasaporte y cosas de esas. había una maldición típica de Cervantes para con sus enemigos que era ¡que entre abogados te vea! la mía es ¡Que en el consulado te vea!
una cosa graciosa, la puerta tiene camaras y adentro al pasar hay monitores, pero el negron del bigote como un escobillón siempre mira por la mirilla de la puerta jajaj aj ajajajja

mitambor dijo...

Es que el portero està acostumbrado a no creer lo que ve por la televisiòn y tiene que confirmar por la mirilla!

Anonymous dijo...

yo acabo de salir, llevo en alemania unos meses apenas, y pienso quedarme... por el momento no tengo problemas pero, se que pronto se me vencen los 11 meses y no se si luchar por el PRE, o sencillamente olvidarme de esta historia y luchar por la ciudadania alemana... ya se que aca no deberia preguntar esto sino solo referirme a lo leido. pero creanlo o no, es por esto leido que tengo miedo acer cualquier cosa. la burocracia cubana ya me ha costado demasiado. tengo 22 anos y no trabajo. no es facil....

elyoyin dijo...

si es buen lugar para hablar de esto ya que esto es un blog de gente que esta lejos. haces bien en quedarte y lo del trabajo ya lo arreglaras seguro. el pre es casi imposible pero recuerda que tampoco vale la pena, en cuanto tengas la residencia alemana podras ir a cuba cada vez que te de la gana y si te has pasado de los 11 meses sera mejor porque no tendras que pedir permiso para salir.suerte eres joven. las cosas te irán bien.

HAV-SDQ dijo...

Weeeeno, se que los consulados no brillan por sus magnanimidad, pero hay que reconocer algo, el consulado cubano aqui en Santo Domingo, es el reverso de la moneda con lo que cuentan uds y mi hermana en barcelona. Fui pensando todo lo peor del mundo, hasta que llegue alli, señores, hasta ayuda para llenar las planillas (dejense de cuentos, que todavia llenamos con errores las planillas) es verdad que el personal es SUPER reducido 2 personas, PA TODO EL PANDILLON DE CUBANOS QUE SE REUNE ALLI!!! uds se imaginan no? en la esquina hay un colmadon (dicese de bodega como las de la habana vieja donde consigues desde una fria hasta un condon) y atienden todo el dia, lo cual nos hace pensar Que es lo que hace que unos sean mas correctos que otros? en mi opinion la profesionalidad, y los taxes, pues esos los ponen desde la habana, y ellos lo que les toca es poner su cara para aguantarnos cuando nos explotamos, les digamos todas las "linduras" que muchas veces les decimos, y despues aun (los de aqui en Santo domingo) te sonrien,y te dicen "todo llega".

Anonymous dijo...

Hola Yoyin:

Me ha gustado mucho esta historia del fanbás, y también me ha gustado mucho recordar lo de las colas terribles en el consulado cubano.
Sobre en nombre de fambá, creo que puede ser un nombre que venga del inglés, como bien has dicho, pero te recomendaría que buscaras por la parte africana, porque "el fambá" es el cuarto de brujo, en la religión palera, así como dentro de las sociedades secretas abakuá. Así que si este chico era un negrón, no me extrañaría que al decirle "fambá", esto le sonara más a religión africana, que a un término anglosajón. Te lo dice un negro cubano que se ha pasado la vida metido en el mundo de la brujería. Un abrazo:
El kimbisero.

yoyi dijo...

en este caso el nombre viene de donde te explico del fan back rooms, osea del cuarto de ventiladores traseros del sistema de refrigeración de las neveras de pesca. en la chapa de la entrada decía esto porque los compresores eran general electric americanos bastante antiguos.entonces el fan bas siempre decía que se iba a dormir a ese cuarto con esa pronunciacion, por eso se le quedo ese nombre

Anonymous dijo...

Yoyi:

A mi siempre me han tratado bien en la oficina de intereses en washington. Claro, de una manera muy lejana y a travez de un cristal todo el tiempo. No se si sera porque saben que los de aqui tenemos mucho menos que perder en general.Y que somos quiza la comunidad exiliada con mas influencia en el gobierno del pais en que vivimos. Pero no he visto nunca que traten mal a nadie. Quiza sea el personal que mandan para aqui que es mas profesional. No se. Pero incluso he visto como le niegan la entrada a cubanos a cuba y se lo dicen hasta con cara de trizteza...........A travez del cristal.Seran lagrimas de cocodrilo??????????????? O sera que se tienen que portar bien porque tecnicamente estan en territorio suizo? (Como no hay relaciones la oficina de intereses es parte de la embajada suiza).Los suizos le habran leido la cartilla? Quien sabe........