11 de noviembre de 2006

Mensaje en la botella

Hoy andaba por las pistas del aeropuerto. Como siempre en el poco tiempo libre miro los aviones. Las ruedas, los mecanismos. Vaya cosas que ha hecho el hombre con tal de ir lejos. Viejas maquinas cansadas de cruzar el océano una y otra vez. Pájaros de aluminio, me encantan. Se que algún día volaré en uno llevado por mi mismo. El atardecer en las pistas es hermoso, se ven los cuerpos de las inmensas maquinarias a contraluz, moviéndose lentamente como si les costara.

De pronto miro al piso y hay una pequeña mancha de petróleo. Me da el olor. El poco sol que queda lo va vaporizando. Se ve como una distorsión en la atmósfera de los vapores de turbinas y reactores. El silbido es terrible, mas yo no lo oigo. Tengo el MP3 puesto a casi todo volumen con la versión en piano de cenizas del paraíso. Intentaré ponerlo en este articulo. Ya veré como me arreglo.

El olor a petróleo aunque pueda ser asqueroso, y lo es, me lleva lejos. Muy lejos en esas puertas que se abren cuando uno tiene esa caja de Pandora abierta que son los recuerdos y las nostalgias. Es enfermizo. Estaré enfermo. Me lleva al mar. Al barco de mi padre, a los pescadores, al río almendares, a mis carros viejos de mi alma, a mis manos negras de ex mecánico. A lo lejos las montañas imitan para mi placer un leve color azul ¿o serán vastas y tontas ideas mías? Si detrás estuviera el mar.

Mas tarde ya voy a casa. Un buen compañero me lleva e insiste en dejarme casi en la puerta. No dejo de alegrarme cada día de los compañeros que tengo. Como me hacen reír. Cada uno tan especial, tan humano. Camino lo poco que me queda cabizbajo miro un pie y otro. Aunque es viernes mi barrio está silencioso a las doce de la noche que llego a casa. Subo. Como. Leo el correo con el plato al lado de la computadora. La gente ha leído y me agrada. Por suerte no hay nadie en casa y pongo la misma música que he estado oyendo todo el día.

No se para que pongo estas cosas tan comunes y diarias. Debe ser por el olor a petróleo. Pongo el sonido del mar. Me recuesto, no duermo. Me voy por ahí, dentro de mi, muy lejos. Nunca supe en Cuba que uno podría navegar tan lejos dentro de uno mismo. Claro. Aquí no pasa nada. Todo bien, pero falta algo y me hago esa gran pregunta. ¿Qué me falta?¿que falta? A las tres de la mañana me preparo un trago bien cargado de Havana club y coca cola. Pasa por la garganta y acto seguido miro la transparencia del vaso, si es que la hay. A contraluz las cosas son mas hermosas, quizás es porque no se ven de frente sino solo las siluetas. A contraluz están mis pensamientos y por eso no llego a conclusiones con ellos. Menos el reloj, todo funciona mal. Cada cuerda del piano me hunde más en las ideas que una tras otra se van con la misma rapidez que llegan ¿Quién me entiende? Yo no me entiendo. Me prohibiré pensar un rato. Estaré tranquilo un rato. Aquí estaré. Le diré a los dedos que no toquen mas teclas con letras. Haré silencio de recuerdos. Un silencio.

4 comentarios:

Lisetcruz dijo...

Como siempre, bella musica y bellas imagenes. a mi me ENCANTA leer lo que otros sienten en determinados momentos, como la estan pasando, y me gusta tambien compartir mis ideas, algunas veces he sido criticada por eso. que si no hay que escribir trivialidades, que si no se que. pero que le voy a hacer? por eso me gusto "Lost in Translation" ("Perdidos en Tokio") y otras peliculas que hablan de sentimientos, a veces tan aburridas para muchos.
asi que no te limites, siempre habra alguien que te lea.
ahora mismo te mando unas fotos que van con eso que dices y que cuando las tire, pense en ti, por aquello que me dijiste "que envidiabas mi cercania al mar".
un beso y levanta ese animo, que estas cerca de dias que tendran demasiadas emociones para ti.

waxaxo dijo...

Ver el mar en el horizonte es un espejismo inevitable, determinado genéticamente en los que como bien ha dicho Virgilio, el agua nos ha rodeado como un cáncer. Y el cáncer, lamento decirle querido amigo, no tiene cura aun... te lo dice uno tan enfermo como vos.

Saludos

W.

Anonymous dijo...

Me aburría. Navegando por youtube encontré tus videos. De ahí, por curiosidad, a tu blog, y de la primera de tus entradas a la última.
He leído sin parar. Es extraño. Aunque me encanta escribir me cuesta leer algo que no me gusta.
Esto me gustó.
Enhorabuena

María
www.merimexico.blogspot.com

Antillana del Mar dijo...

Haré silencio de recuerdos¨ ...
Me actualizé ... confieso que entraba para ver tus videos en youtube y las cosillas nuevas del blog ... pero no me sentaba así ... tan dedicadamente a leerte!! ... y ha sido realmente bueno!! ... ¨El Paraíso de Madera¨¨El día que morí¨ ... me has despellejado con tus crónicas ... besos Yoyi ... ah! ... tengo nuevo blog ... recién comienza ... pero date una vueltica ... besos nuevamente ...